Una cumbre política en el exilio español

Perón y Frondizi. La conversación (El Emporio), de Luis Eduardo Meglioli, reproduce un diálogo inédito entre dos antiguos adversarios, luego aliados.

La profusa bibliografía sobre Perón y la historiografía argentina en general publicada hasta la actualidad han revelado escasos detalles sobre la reunión con Frondizi, y casi nada del contenido de la larga conversación de tres horas de duración (entre las 18 y las 21) de aquella fría tarde invernal del 13 de marzo de 1972. Así, Frondizi sólo reveló que encontró «a un anfitrión cordial y lúcido, con buena información sobre lo que ocurría en el país». Y agregó: «Era la primera vez que nos veíamos y la charla inicial insumió unas tres horas (…) en esas sesiones de trabajo fue naciendo el diseño del Frente». (…) Aquella tarde, cuando el reloj marcaba las 18, Arturo Frondizi tocaba el timbre en la puerta de la residencia. José López Rega abría la puerta y permitía el ingreso del ex presidente. La visita había sido convenida telefónicamente con el general Perón desde Buenos Aires, poco tiempo antes, la Navidad de 1971, cuando el líder desarrollista llamó a Perón para saludarlo por las fiestas de fin de año. Jamás habían tomado un café juntos. En ninguna ocasión se habían visto personalmente. Y si bien ambos se encontrarían de nuevo «para completar la primera conversación», dieciséis días después, el 29 de marzo de 1972, en la misma residencia, el destino quiso que volvieran a verse las caras por tercera vez, aunque muy fugazmente. (…) Giancarlo Elia Valori, amigo de Perón, y el dirigente desarrollista Rogelio Frigerio fueron los artífices de la preparación del encuentro. «Valori intuyó que el Plan Europa había empezado a nacer tras los dos encuentros que el 13 y el 29 de marzo de 1972 mantuvieron Perón y Frondizi en Puerta de Hierro (?) Como resultado de las reuniones, Frondizi declaró a la prensa que habían alcanzado acuerdos para la conformación de un frente cívico» . (…) Durante la conversación con Frondizi, Perón dejó en claro que el país se encontraba dividido en dos bandos, «uno constituido por la dictadura militar ejercida en nombre y representación de las Fuerzas Armadas, y otro formado por el pueblo argentino que, constituyendo la masa de una Argentina justa, libre y soberana, se opone a los designios de la mencionada dictadura que parece luchar precisamente por todo lo contrario». Poco tiempo antes, Perón había nombrado formalmente al doctor Héctor J. Cámpora como Delegado Personal y al teniente coronel (R) Jorge Osinde como Delegado Militar. (…) Frondizi : Yo creo, general, y lo he dicho públicamente, que aquella decisión suya de septiembre del 55 fue un gran servicio que usted le prestó al país. Perón : Yo creo que sí… Frondizi: Y le quiero relatar, si usted lo permite, esta anécdota… Perón: Sí, doctor, sí. Frondizi: Usted sabe que ellos iban a bombardear la Casa de Gobierno, pero primero la destilería… Perón: Sí… Frondizi: La Casa de Gobierno y la usina, porque con eso evitaban que pudieran bombear los residuos que entonces iban a subir en la ciudad e iban a tener que evacuarla. Y hace un mes, una periodista amiga mía habló con unos de los almirantes responsables de eso y le dijo: «¿Pero ustedes sabían que eso iba a ser la destrucción del país?», y uno le respondió, «¡Ah!, aunque se destruyera, pero con tal que Perón se fuera…» La chica casi se desmaya. A dieciseis años de distancia, general, que se diga esto… Por eso lo he dicho públicamente, no una sino cien veces, que usted le ha prestado muchos servicios al país, pero ése fue un gran servicio. Y en estos momentos, usted sabe que gran parte de la responsabilidad del país está sobre usted. Perón: Mala suerte, doctor… (risas) Frondizi: Y bueno, ¡qué vamos a hacer!.. (más risas). El destino, dicen, no se lo elige uno, ¿no? Perón: Lamentablemente no puedo estar allá, aunque me gustaría, para afrontar las responsabilidades desde allá mismo… Frondizi: Y? afróntelas desde acá. Perón: Sí, sí… Frondizi: Hay que afrontarlas. Usted no puede prestarse al juego de ellos. Perón: Claro, eso es lo que quieren. Frondizi: Por ejemplo, el último documento suyo creo que ha causado una impresión tremenda en todos los sectores. Cuando se publicó inmediatamente hubo dos reuniones de los generales de División, porque como el plan de un sector del gobierno era presentar al Movimiento Peronista como el movimiento que quería llevar a la extrema izquierda al poder… Perón: Sí, para arrasar con todo. Frondizi: Cuando si hay algo que al peronismo nadie le puede negar es que nacionalizó al movimiento obrero, en fin, todo eso que usted lo sabe mejor que yo, usted lo hizo, ¿no? Usted lo hizo y yo lo ví… Volviendo al tema del documento, cuando se publica todo eso se les viene abajo, porque su documento sirve para que el conjunto de los argentinos digamos: «Señores, estamos dentro», que es lo que ocurrió en la reunión de los otros días sobre la que usted habrá tenido referencia… Perón: Sí, lo leí… Frondizi: Yo dije hace unos días en una reunión de la CGE (Confederación General Económica): «Señores, nosotros hemos puesto la idea pero acá el Jefe del Movimiento Popular más importante de la Argentina ha dado una definición, y para qué voy a agregar yo algo más. Yo estoy de acuerdo». Perón: Yo también estoy de acuerdo…Y creo que eso es lo que hay que hacer, doctor… Frondizi : ¡Claro! Perón : No hay más remedio. Fuente: 

Leer también >>  Un rescate de los maestros de la escenografía

 Diario La Nación 16/9/2012

Una cumbre política en el exilio español
5 (100%) 280 voto[s]

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú