Una carta de amor estuvo escondida por 300 años en una casa de Toledo

Fue descubierta hace tres décadas, pero recién ahora pudo documentarse. Fue escrita con pluma de ave. Las reformas en una de las edificaciones del casco histórico de la tradicional ciudad española posibilitaron el hallazgo. Los muros de una antigua vivienda del casco histórico de la ciudad española de Toledo escondieron por 300 años una carta de amor, al parecer prohibido, que escribió con pluma de ave un enamorado caballero a una mujer toledana. La misiva, que salió a la luz hace unos 30 años con la remodelación de la vivienda y ahora fue documentada, recoge toda una declaración de amor de Don Alfonso de Vargas y Montes a su “muy amada” Doña María de Sierra.

“Es mi afición tanta a vuesa merced que me abraso en amores”, escribe en un castellano antiguo sobre papel verjurado (de grosor variable) don Alfonso, quien también alaba la caligrafía de su amada al afirmar no haber visto letra “mejor de mujer”, lo que evidencia que existía correspondencia entre ambos. Pero este amor debía ser prohibido y, de hecho, la carta, fechada el 29 de octubre de 1700, apareció escondida en una viga de madera e introducida en ella a través de una grieta en la pared, según explicó a la agencia Efe la propietaria de la vivienda que alberga la misiva, Marina Riaño. El papel estaba enrollado como un canutillo y atada con un hilo ya descompuesto –nada más tocarlo se deshizo– a una espiga de centeno o trigo, que la dama había utilizado para empujar la carta hasta el interior del muro. “Aquí está el tesoro, aquí está”, gritaron al encontrar la carta los albañiles, ya experimentados en obras de viviendas del centro de la ciudad y acostumbrados a los hallazgos, lo que ayudó a que la trataran con delicadeza para evitar su rotura. Riaño, una profesora de francés jubilada que recientemente fue nombrada Hija Adoptiva de Toledo, guardó la carta entre dos cristales para facilitar su conservación. Su hija intentó sin éxito localizar en el archivo municipal al autor de la misma, algo impensable en el caso de la dama porque en aquella época las mujeres no estaban censadas. La familia guardó en el domicilio la misiva hasta que hace un tiempo Manuel Palencia, historiador de Cuéntame Toledo, vio la carta y decidió descifrarla.  Aún la familia intenta averiguar quiénes eran los dos amados y Riaño no descarta que fuese una religiosa, pues en el catastro la vivienda aparece documentada como parte de las antiguas casas del seminario y podía estar ocupada por monjas. Sí se dedujo que ella había conseguido unos papeles para él y que la relación tenía cierta antigüedad. Lo que no se sabe, de momento, es si doña María respondió a su amado. Fuente: 

Leer también >>  La vecindad del mal

Diario Tiempo Argentino 21/4/2013

Una carta de amor estuvo escondida por 300 años en una casa de Toledo
4 (80%) 515 votos

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú