Un viaje fotográfico por la historia del barrio de Barracas

Sus tradiciones, su vida social y sus edificios emblemáticos, en imágenes de ayer y de hoy.

Recorrer el sinuoso pasillo central del Hospital Británico es como caminar tres siglos de historia. Allí, el antiguo sanatorio y la Junta de Estudios Históricos de Barracas inauguraron la muestra «Contrastes de Barracas. Un recorrido fotográfico por su historia y sus tradiciones», que repasa la vida del barrio en imágenes.

La exposición fue ideada por el Hospital Británico, como un homenaje al barrio que acompaña sus días desde hace más de 120 años. Está dividida en ejes temáticos que desfilan por los capítulos más distintivos del lugar, como su vida social, las fachadas y los edificios históricos, entre otros. Todas escenas representativas que dan cuenta de los acontecimientos principales que impactaron en la vida de sus vecinos y que contribuyeron a formar una identidad propia.

La combinación de fotos históricas con otras más actuales muestran el contraste: cómo fue cambiando la fisonomía del barrio a través de los siglos. Basta de Demoler y Proteger Barracas, dos organizaciones que tratan de salvaguardar el patrimonio de la ciudad, acompañan al hospital y a la junta en esta iniciativa.

Las fotos exhibidas -muchas de ellas inéditas- pertenecen a varios legados, por ejemplo el Archivo General de la Nación, el Archivo Enrique H. Puccia, u otras que son propias del hospital.

El comienzo y el final de la muestra en el Hospital Británico marcan dos hitos históricos para el barrio: la inauguración fue el 1° de junio, porque ese día, en 1580, se fundó la ciudad de Buenos Aires, y el cierre se realizará el 30 de agosto, porque en esa fecha, pero de 1853, se creó el Primer Juzgado de Paz de Barracas al Norte, lo cual dio nacimiento al barrio.

«El barrio era muy distinto. Barracas era una zona de quintas de veraneo, con casas esporádicas, con una marcada diferencia entre dos clases sociales. En 1871, la terrible epidemia de fiebre amarilla azota el barrio y, en 1940, la gran inundación fue un momento dramático para la población barraquense», destacó Graciela Puccia, presidenta del archivo histórico que creó su padre.

Leer también >>  Hallan autorretrato inédito del célebre poeta francés Charles Baudelaire

Las imágenes más antiguas se remontan a fines del siglo XIX y principios del XX. «Se buscó plasmar desde lo embrionario de Barracas hasta la actualidad. Barracas fue uno de los primeros territorios que fueron habitados tras las dos fundaciones de la ciudad», señaló el gerente de Relaciones Institucionales del hospital, Sebastián Dates.

Barracas también tuvo gran influencia en la literatura. Los organizadores contaron que en sus paisajes transcurren El matadero, de Esteban Echeverría, y Amalia, de José Mármol. «Son fotos fuertes que sirven para entender el camino que, desde lo social, lo político y lo económico, nos transformó como sociedad», agregó Puccia.

La muestra se podrá visitar de lunes a viernes, de 12 a 18, en Perdriel 74. El hospital organiza visitas guiadas, especialmente pensadas para alumnos de escuelas primarias y secundarias del barrio. Las escuelas interesadas pueden llamar al 4309-6794 o mandar un mail a rrii@hbritanico.com.ar

por Cynthia Palacios

Fuente: 

Diario La Nación 20/7/2011

Informacion Adicional: 

Historia del barrio de Barracas:

El nombre del Barrio de Barracas tiene su origen en la palabra barraca, cuyo significado es el de una construcción precaria de vivienda, construida con materiales rudimentarios.

Grandes hombres de la literatura han elegido a este barrio para incluirlo en sus obras. Lo podemos encontrar en el libro de Ernesto Sábato, Sobre héroes y tumbas o en Adán Buenosayres de Leopoldo Marechal. Supo ser cuna de reconocidos payadores como Félix Hidalgo y Cesar Cantón o Villoldo, autor de los tangos La Morocha y El Choclo.

Este tradicional barrio de Buenos Aires, vio su nacimiento en el siglo XVII, por aquel tiempo, a orillas del Riachuelo comenzó la instalación de unas rudimentarias construcciones, “las barracas”, donde se almacenaban productos y especialmente cueros que entraban y salían de la ciudad.

Leer también >>  El secuestro de Fangio por los castristas

En el año 1783, ocurrió un hecho de importancia indiscutible en la historia de este barrio. Doña María Josefa de Alquizalete, trasladó a su quinta de Barracas el Oratorio y Capilla Pública de Santa Lucía, la que casi un siglo después, en 1869, se transformaría en sede de la parroquia del mismo nombre.

Desde sus orígenes y hasta comienzos del siglo pasado, el barrio fue el elegido por las familias más ricas de la Argentina, quienes vivían en lujosas casonas y quintas. Familias de apellido Montes de Oca, Balcarce, Alzaga, fueron sus moradores. Cuando se vio atacado con la epidemia de fiebre amarilla, al igual que su vecino, el Barrio de San Telmo, se vieron obligados a huir hacia otros lugares más seguros y fue así como se transformo totalmente.

Fue entonces que comenzó la llegada de inmigrantes, especialmente italianos, entonces el barrio pasó a ser un barrio popular, de gente trabajadora. Aparecieron los cafetines con mala reputación, refugio de malvivientes. Contrario a esto, se convirtió en un pujante y próspero barrio, con mercados, fábricas y autopista.

El histórico barrio tiene entre su patrimonio, el puente de Gálvez, construido por don Juan Gutiérrez Gálvez e inaugurado el 1º de diciembre de 1791. Varias veces en su historia se vio destruido por las crecidas del Riachuelo. En 1871, fue inaugurado un nuevo puente de hierro, obra del ingeniero Prilidiano Pueyrredón. Para 1903 se debió construir otro puente que perduraría hasta 1931, en ese año fue inaugurado el que aún perdura a un costado del moderno puente Pueyrredón, construido en la década de 1960. El puente Barracas (nombre popular con el que es conocido) le dio a Barracas gran valor estratégico que se vería reflejado con el correr de los años y ante diferentes enfrentamientos militares. Cumplió con este destino durante las invasiones inglesas, el sitio de Buenos Aires de 1852, o durante los sucesos que en 1880 culminaron con la federalización de la ciudad.

Leer también >>  El aviador inglés Jeff Glover relata su experiencia

Ya para mediados del siglo XX, el barrio de Barracas comienza a perder su pujante fervor, se cierran fábricas, la estación de trenes, Hipólito Irigoyen, es clausurada y como broche final, la construcción de la Autopista provoca la desaparición de edificios y dos plazas.

Fue vecino de este barrio, un ilustre ciudadano, el almirante Guillermo Brown, quien en 1812 adquirió una propiedad en la actual avenida Martín García.

El 13 de Diciembre de cada año; según Ordenanza Nº 43.599 B.M. Nº 18.581 del 25/07/1989 y Decreto Nº 8.674/1986 B.M. Nº 17.932 del 15/12/1986. Se instituyo como “Día del Barrio de Barracas” y “Semana de Barracas”.

Sus calles y plazas
“Las callecitas de Buenos Aires tienen es que se yo, viste”. Con esta frase comienza el conocido tango “Balada para un loco”, de Ástor Piazzola y Horacio Ferrer. Las calles del Barrio de Barracas se puede decir que también. Una típica calle de barrio donde los chicos juegan todavía a la pelota y va desde el ferrocarril Belgrano hasta el Riachuelo, es la calle Agustín Magaldi.

La calle más angosta de la Ciudad de Buenos Aires, Santa Magdalena, esta en el barrio de Barracas, su calle tiene pisos de baldosas. Montes de Oca y Osvaldo Cruz, Tres Esquinas: es una tradicional esquina que alcanzó la fama por ser la inspiradora del tango “Tres Esquinas”, un canto a los orígenes, de Angel D Agostino y Angel Vargas.

Barracas, se conecta por tres puentes con el lado opuesto del Riachuelo. Estos son Puente Victorino de la Plaza, Puente Pueyrredón (a la altura de Vieytes) y el nuevo Puente Pueyrredón (Av. Montes de Oca).

Fuente: www.mibuenosayres.com

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú