Un testigo de 100 años de historia hidalguense

El Reloj Monumental de Pachuca se construyó cuando 95% de la población no tenía dónde ver la hora.

El monumento se encuentra en la Plaza Independencia – Foto Diario El Universal

Por 100 años ha marcado el tiempo de propios y extraños, cada segundo de la vida de los pachuqueños ha estado reflejado en el tañir de sus campanas. Ahora el tiempo le corresponde, sus largas manecillas darán el tic-tac de su existencia, la que ha visto caer una dictadura y también ser testigo fiel de un sueño revolucionario.

El gigante de 40 metros ha sido espectador y partícipe de la historia a lo largo del tiempo. Construido para festejar el centenario de la Independencia, ahora el Reloj Monumental de Pachuca no sólo marca la hora, sino también su propia historia al cumplir sus primeros 100 años.

En 1910, Porfirio Díaz solicitó a todos los gobernadores la creación de un monumento para conmemorar la Independencia. En Hidalgo, con el mandato del gobernador Pedro L. Rodríguez y con Alfonso M.Brito como presidente municipal, se sometió a concurso la obra, la cual fue ganada por Tomás Cordero y Osio, quien inició el proyecto en 1904 y un año después en 1905 fue detenido para continuar en 1907 y concluir en 1910.

Minuto a minuto el reloj ha marcado el tiempo de los hidalguenses. El cronista del centro histórico de Pachuca, Luis Corrales Vivar, señala que en esos años, 95% de la población en la capital del estado no tenía reloj. Pero los pobladores tampoco tenían la necesidad, ya que para conocer la hora, sólo era necesario escuchar; cada uno de las campanadas llegaba a los oídos de todos los habitantes.

Pero el reloj ha sido más que un monumento que da la hora, también la identidad de los pachuqueños, cada una de sus cuatro columnas ha sido testigo de la historia, la que está plasmada en los libro, y aquella que va de boca en boca. Le tocó la caída de la dictadura porfirista, que fue responsable de su creación.

Pero sobre todo es un reloj revolucionario. Inaugurado apenas dos meses y cinco días antes de estallar la revolución. A sus pies, marcó el tiempo a los pelotones de fusilamiento, a la fecha es uno de los monumentos más baleados en el estado, al contabilizar 200 disparos de la época revolucionaria, señala el decano periodista Juan Sánchez.

Leer también >>  El Louvre estudia si un boceto tiene trazos de la mano zurda del gran maestro florentino

La explanada donde se ubica el monumento, originalmente llevaba el nombre de Plaza de las Diligencias, ya que era la estación de estos vehículos que corrían a la ciudad de México; pero con la llegada del nuevo reloj, su nombre cambió a Plaza Independencia. Este recinto de la ciudad ha sufrido infinidad de variaciones en estos años. Tuvo tres kioskos, jardineras y árboles han sido cambiados sin tomar en cuenta a urbanistas y arquitectos.

En 1978 la plancha sufrió nuevamente algunos cambios para construir un estacionamiento y un centro comercial que pretendía detonar el comercio en el centro histórico; sin embargo, la concesión de dos locales a la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU) ahuyentó a la población hidalguense y el proyecto fracasó. A la fecha permanece sólo el estacionamiento.

Afloran “males”

El lugar, alerta Corrales Vivar, puede sufrir un colapso ya que el peso de las jardineras provocó algunas fisuras. Pero no sólo la plancha de la plaza ha tenido problemas. En 1996, el reloj estuvo “enfermo”: se le detectaron hongos y una inclinación de cinco grados, por lo cual durante el mandato de Omar Fayad Meneses como alcalde de la ciudad se decidió su restauración.

Durante meses dejó de dar la hora, la población acostumbrada a sus campanadas dejó de percibir su tic-tac; una enorme estructura cubrió al coloso, que además presentaba algunos grafitis por lo que fue necesario trabajar sobre el mármol de carrara y cantera blanca de su construcción.

Pero antes, en sus 74 años, el carrillón similar a la del Big-Ben, ya había sufrido algunas averías y dejó de dar la hora, sólo podía anunciar los cuartos.

Sus dolencias han sido curadas en estos años y el esplendor de su nacimiento ha vuelto al cumplir sus 100 años. Sus cuatro fachadas con estatuas que identifican a la Independencia, Libertad, Constitución y Reforma en su estilo neoclásico, se encuentran listas para recordar el 200 aniversario de la Independencia y los 100 de la Revolución.

Guardadas en el tiempo de sus manecillas, el monumento ha visto pasar la alegría y desesperanza de los hidalguenses; mítines políticos como el del presidente Álvaro Obregón, cuya visita ocasionó que las calles de la ciudad que eran verdaderos lodazales, fueran pavimentadas. También ha sido testigo de festejos políticos y deportivos.

Pero en sus 100 años las campanas no han repiqueteado de alegría, ni doblado de dolor, aun en la fecha más difícil para los pachuqueños: la inundación del 24 de julio de 1945, en donde un torrente de agua arrasó con todo a su paso por las céntricas calles de Allende, Morelos e Hidalgo.

Leer también >>  Luces y festejos en la Avenida de Mayo

Una fecha importante, señala Sánchez, fue la visita de un grupo de escaladores conocidos como hombres moscas entre los años de 1920-1930, quienes ante la mirada atónita de los pachuqueños de esos años, escalaron con los dedos las cuatro columnas del monumento.

Fiestas especiales

Historias viejas e historias recientes se conjugan en un solo lugar: el reloj, para cuyo cumpleaños la alcaldía de Pachuca encabezada por Edna Geraldina García Gordillo prepara una serie de festejos. Entre ellos se encuentra un particular espectáculo de luz y sonido y se volverá a escuchar desde la torre la melodía del Himno Nacional Mexicano.

Geraldina García consideró que las fiestas del centenario y bicentenario son las más importantes para los mexicanos, por lo que los festejos se realizarán con esmero. La emisión de un timbre postal, la aparición en latas de refrescos, así como la colocación de estatuas en diferentes partes de la ciudad para realizar arte urbano, son parte de las actividades que se tienen preparadas para esos días especiales.

No hay fecha que no se cumpla ni plazo que no llegue y en septiembre, después de 100 años, el reloj estará de gala para recibir los honores por su centenario.

 

 

 

 

Fuente: 

Diario El Universal 30/8/2010

Informacion Adicional: 

Quién fue Porfirio Díaz:

Presidente de la República de México.. Nació en Oaxaca en 1830 donde estudió la primaria y continuó el seminario y el Instituto de Ciencias y Artes de la misma ciudad inició el estudio de leyes. Simpatizante del Plan de Ayutla, al triunfar ese movimiento se le nombró subprefecto de Ixtlán. Durante la Guerra de Tres Años combatió al lado de los liberales. Lucha contra la intervención francesa, jefe de una brigada en Acultzingo en abril de 1862; participa en la batalla del 5 de mayo; y en 1863 en la defensa de Puebla. En 1865 vence a los imperialistas en Tehuitzingo, Puebla, en 1866; obtiene varias victorias sobre los imperialistas.

Al año siguiente sitia Puebla y la toma el 2 de abril, da la batalla de San Lorenzo, persigue a Leonardo Márquez y toma la capital del país el 21 de junio. Asume los mandos civil y militar;  y el 15 de julio le da posesión de la plaza  a Juárez. Oaxaca lanza la candidatura de su héroe militar, para presidente, pero el Congreso Nacional determina la reelección de Juárez. En 1871 reelecto Juárez y derrotados Lerdo y Díaz, éste se lanza a la lucha con el Plan de la Noria. En marzo de 1872, al morir Juárez, desaparece la causa fundamental de la rebeldía; por lo que el general Díaz se acoge a la amnistía, luego de forcejear en lo político con el presidente Lerdo. Unos meses después se vuelve a levantar, ahora en contra de Lerdo mediante el Plan de Tuxtepec. Poco después remite al Congreso la iniciativa para incorporar  a la Constitución el principio de la No Reelección. Obtiene el triunfo en las elecciones, como candidato único. Toma posesión de la presidencia el 5 de mayo de 1877 y termina en noviembre de 1881.

Leer también >>  Malvinas: comenzó la entrega de los resultados de ADN a las familias

Durante su primer periodo presidencial se encamina hacia la centralización en todos los órdenes; combate el contrabando y reorganiza los ingresos fiscales; combate el bandolerismo y va dominando a sus adversarios. Terminado el periodo ocupa otros cargos, incluido el de encargarse del gobierno de Oaxaca. En 1884 vuelve a la presidencia de la República, haciéndose reformas a la Constitución para reelegirse, dejando el poder el 25 de mayo de 1911. Durante los 35 años del porfiriato se construyen más de 20,000 kilómetros de vías férreas; el país quedó cruzado por la red telegráfica; grandes inversiones de capital extranjero, e incremento de la industria nacional. A partir de 1893, con la llegada a la Secretaría de Hacienda de José Yves Limantour, se sanearon las finanzas, mejorando el crédito nacional y alcanzando gran confianza en el exterior el presupuesto alcanzó superávit; se organizó el sistema bancario.

Aunque a fines de 1907 manifestó que ya el país se encontraba maduro para la democracia, en 1910 se lanzó a  una nueva reelección. Se tuvo que enfrentar al Partido Antirreeleccionista, encabezado por Francisco I. Madero y a la rebelión surgida el 20 de noviembre de ese año. En 1911 se embarcó en el vapor “Ipiranga” con destino a Francia.  Murió en París en 1915.

Fuente: Diccionario Porrúa de Historia, Biografía y Geografía de México.
Cortesía de Editorial Porrúa Hermanos S.A. de C.V. Tomado de www.bicentenario.gob.mx
 

Un testigo de 100 años de historia hidalguense
4.3 (85.63%) 430 voto[s]

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú