Un paseo por el Delta histórico

La casa que perteneció al escritor Haroldo Conti es la principal atracción de un nuevo circuito guiado, que también incluye el chalé del ex presidente Sarmiento.

Las aguas cobrizas del río Luján se funden con los tonos ocres del paisaje otoñal. En esta típica postal de Tigre comienza un viaje histórico por algunos brazos del Delta del Paraná.

Es fácil advertir por qué Haroldo Conti, el premiado escritor oriundo de Chascomús, secuestrado y desaparecido en la dictadura militar, se enamoró del Delta, provincia de Buenos Aires . Como tantas figuras de la historia del país, contrajo el “mal del sauce”. Según los lugareños, se trata de una enfermedad incurable que ataca a todo aquel que visita las islas y ya no les deja pensar en otro lugar. Así como Conti, reconocido por sus novelas “Sudeste” y “Mascaró, el cazador americano”, Jorge Luis Borges, Marcos Sastre, Horacio Butler, Leopoldo Lugones y Sarmiento fueron seducidos por el encanto de esta región y el misterio que guardan sus islas.

Haroldo Conti eligió su refugio del Delta para escribir la novela “Perfumada noche” – Foto Diario Clarín

A medida que la lancha avanza, el oleaje parece susurrar historias. Mara, la guía del Centro de Guías de Turismo de Tigre y Delta del Paraná invita a viajar hasta un pasado no tan lejano y revelar algunos secretos y anécdotas.

En el cruce de los ríos Luján y Reconquista, la mansión de estilo ítalo-francés del Museo de Arte Tigre fue construida en 1912 como el exclusivo Tigre Club, donde funcionó el primer Casino del país. Allí acaba de inaugurarse una muestra de fotos de Carola Rousso, que evoca a Haroldo Conti. Más adelante, a un costado del Museo Naval, estaban los astilleros Cavenasi, donde trabajó Conti y aprendió el oficio que aplicaría para construir su propio barco.

Leer también >>  Restauraron el vestidor que usaba Eva Perón en el edificio de la Legislatura

El Delta atrajo a inmigrantes europeos, especialmente italianos, que se afincaron en el continente y en las islas y fundaron los primeros clubes de remo, como el Canotieri Italiani, el Rowing Club Argentino y el Tigre Boat Club, del que Conti era socio.

La Estación Fluvial era utilizada sólo por los habitantes de Tigre, dedicados casi exclusivamente a cultivar frutales. Esa actividad dio lugar a la creación del Mercado de Frutos junto al antiguo puerto, donde desde 1983 funciona el centro de productos artesanales y regionales más grande del país. La base de las artesanías típicas de la zona es el mimbre. Sarmiento trajo la primera vara de mimbre desde Chile en 1855, para que fuera el sustento de los pobladores. La casa-museo del ex presidente, de madera de ceibo y timbó, llama la

Una caja de cristal protege la casa-museo de Sarmiento – Foto Diario Clarín

atención desde la orilla del río Sarmiento.

El paisaje incluye remeros y lugareños, los mismos personajes de los cuentos de Haroldo Conti, que retrató magistralmente a sus vecinos: el isleño, su barco y su perro fiel. Conti decía que “un hombre sin barco no está completo”. Mientras construía su embarcación –a la que bautizó “Alejandra”, por su primogénita– escribió “Sudeste”, su primera novela, una completa descripción del entorno de isla, arroyos, ríos, bosques, fauna y embarcaciones.

El Museo Haroldo Conti se levanta junto al arroyo Gambado. Es la típica casa levantada sobre palafitos. La cocina, que conserva el mobiliario original, era su lugar preferido para escribir. Junto a la ventana está la mesa que fue testigo de sus trazos y la pava con la que cebaba los mates que compartió con sus amigos Rodolfo Walsh y Eduardo Galeano, a quienes albergó más de una vez, según cuenta su hijo Marcelo.

Leer también >>  Así hablaba Juan Perón sobre la empresa colonizadora española

La guía Mary Bruzzone es la hija de Tito, vecino y amigo de Haroldo, en quien se inspiró para crear a Mascaró, el protagonista de su última novela, premonitoria de su propio destino. El Municipio de Tigre recuperó la casa de Conti y creó el Rincón del Escritor, otorgando al Delta un circuito cultural y la posibilidad de revivir sus días en la isla y acceder a su biblioteca. En honor a Conti, el 5 de mayo –fecha de su desaparición en 1976– fue declarado “Día del Escritor Bonaerense”. Entre pinos, ceibos y cortaderas, el canto de calandrias y benteveos completa el ambiente agreste y el aroma de madreselva seduce, así como inspiró a Haroldo para escribir “Perfumada noche”.

Sentados en los mismos bancos en los que Conti disfrutaba de la paz de su recreo, las guías ofrecen chocolate caliente, café, mate y tortas caseras con dulces del Delta. Se respira una mezcla de perfumes. El sol refleja en el río sus destellos dorados, una ola golpea contra los botes y los pájaros acompañan el regreso.

por Mercedes Tombesi

Fuente: 

Diario Clarín 14/8/2011

Un paseo por el Delta histórico
4.4 (88.53%) 816 votos

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú