Un falso error que reabre el debate sobre los 70

Clarín comprobó que la Cámara de Diputados votó el beneficio desde 1974. Según Rodríguez Saá, era a partir del golpe del 76.

En tiempos en que cualquier época histórica es revisada del derecho y del revés, curiosamente el peronismo se niega a abrir un debate sobre la responsabilidad de sus distintas facciones en la violencia política de los 70. El Congreso se asomó varias veces al tema, al votar reparaciones a víctimas de la represión, pero siempre lo hizo a libro cerrado. Y el último miércoles el Senado volvió a hacerle una gambeta: el bloque kirchnerista adhirió a la teoría de Adolfo Rodríguez Saá sobre el supuesto error de un proyecto enviado por Diputados y suspendió la concesión de una pensión vitalicia a ex presos políticos. El argumento fue que el texto original establecía que el beneficio regiría desde el golpe del 24 de marzo de 1976 y en el que iba a aprobarse se iniciaba el 6 de noviembre de 1974. Es decir, en pleno gobierno constitucional de Isabel Perón. Fue toda una impostura. El error nunca existió, según pudo comprobar Clarín al investigar cómo fue el proceso legislativo del proyecto. Lo cierto es que el texto votado en Diputados el 28 de noviembre, por unanimidad y sin discursos, surgió de un acuerdo en la Comisión de Previsión Social entre las propuestas del kirchnerista Juan Carlos Díaz Roig y Graciela Iturraspe, de Unión Popular. El 6 de noviembre de 1974, por ser la fecha en que se dictó el estado de sitio, figuraba en el proyecto de Iturraspe. La diputada bonaerense fue una de las casi 4000 personas que, se estima, fueron puestas a disponibilidad del Poder Ejecutivo en base a esa norma antes de la dictadura. La idea fue aceptada por el formoseño Díaz Roig, titular de la comisión, que en su proyecto hablaba del día del golpe. Aunque su proyecto también beneficiaba a detenidos por una ley votada en setiembre de 1974, el mismo mes en que Montoneros pasó a la clandestinidad. Se trata de la ley 20.840 de seguridad nacional, más conocida como “ley antisubversiva”. A cambio, Díaz Roig fijó el montó de la pensión, equivalente a unos 5.000 pesos mensuales. El diputado K le confirmó ayer a Clarín que no existió error en el texto enviado por la Cámara baja al Senado y justificó que la categoría de preso político abarque un tramo del gobierno de Isabel Perón. “Se los mantuvo detenidos sin juicio ni garantías constitucionales ”, dijo. Sobre los motivos de la actitud de los senadores se limitó a opinar: “Es un tema delicado, yo nunca tuve problemas con el proyecto”. Sin embargo, en los pasillos del Congreso se comenta que la inédito apoyo del bloque K, que conduce Miguel Pichetto, a una propuesta del PJ opositor para frenar la ley, obedece a alineamientos partidarios de otras épocas. Es decir, entre los que Perón echó de la Plaza y los que se quedaron. En el Senado serían mayoría los peronistas que reivindican al segundo sector. Y, por lo tanto, resisten la posibilidad de medir con la misma vara al gobierno de Isabel que a la dictadura militar. Por eso les irritó otro artículo que atribuye la ley a “la reparación de Delitos de Lesa Humanidad ”. En Diputados, en cambio, predominan los que simpatizaron –o que se identifican, sin ser de esa generación– con la resistencia, ya sea pacífica o con las armas, a la sucesora de Perón. Otro capítulo polémico es la propuesta de ofrecer una reparación monetaria a cerca de diez mil ex presos políticos que ya fueron indemnizados, por única vez, en los 90. “Es para compensar aportes jubilatorios que no pudieron hacer y para igualarlos con la pensión que ya dan Buenos Aires, Chaco y Mendoza”, dice Díaz Roig en defensa del proyecto. por Marcelo Helfgot Fuente: 

Leer también >>  Radiografía de la Argentina como un país imposible

Diario Clarín 10/7/2013

Un falso error que reabre el debate sobre los 70
4.8 (95.45%) 616 voto[s]

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú