Un día triste… (Murió Claudio Díaz)

Con profundo dolor, nos enteramos del fallecimiento de Claudio Díaz, un gran periodista, pero también un amigo de ley y un excelente compañero de trabajo. A modo de homenaje, Días de Historia reproduce la columna escrita por Gustavo Mura, en su blog www.gustavomura.com

Se fue un ángel al cielo. Se fue un amigo. Qué pelotudez leer que tan solo se fue un militante de la causa K, un guerrero moyanista, un peronista de la JP, un soldado de Evita, un anti Clarín. Digo qué pelotudez no porque sean mentiras, es recontra cierto todo eso. Pero me duele que solo contabilicen que se murió una bandera política.

Y cuando la política pase qué? Y cuando el peronismo vuelva a virar y la derecha y la izquierda montonera se llamen a silencio como durante los 90, qué? Verguenza debería darle al que hizo la «necro» en Télam, que fue copy-paste en el Argentino y los demás medios K.

Porque Claudio fue mucho mas que eso. No es que Claudio no se hubiera opuesto a que su nombre y su cuerpo sean utilizados como se esta haciendo. Pero no creo, porque yo sí lo conocí a Claudio, que hubiese permitido que hagan de él un mártir, porque él no fue víctima de un dardo envenenado de la política, no murió a causa de ella, sino víctima de una enfermedad, que por su tozudez y obcecación no quiso combatir como hubiera sido conveniente.

Claudio fue compañero de eternas madrugadas en Radio Mitre, empresa del Grupo Clarín, para la cual trabajó durante muchos años hasta que se fue por una reducción de personal, indemnizado. Y luego reincidió en el grupo porque fue periodista del Diario Clarín, cuando empezaron los zonales y a él le confirieron la corresponsalía Morón. Después llegaría la ruptura con el Grupo por cuestiones ideológicas.

Leer también >>  El corpiño cumple 100 años

Claudio fue amigo en muchas noches largas, oídos en las mañanas de café, y depositario de millones de confidencias. Al igual que yo de él.

Claudio fue un tipo que a pesar de tanta amistad y tanto amor entre ambos no dudó en romper relaciones conmigo (una renuncia a la amistad) por un tiempo, en aquellos 90, por el solo hecho de que yo me había mofado de Evita, sin saber que él la veneraba tanto. A los pocos días todo volvería a la normalidad, disculpas mediante.

Claudio no solo le renunció a Clarín por convicciones, previamente le había renunciado a Radio 10 por el mismo motivo. De esa emisora se fue siendo Jefe de Informativo, agarró el saco del perchero y nunca más volvió. Le envió una carta a Hadad explicando los motivos sin esperar respuesta.

Siempre sus renuncias fueron por convicciones. Como cuando nos fuimos juntos de Telefé porque el menemismo había copado el canal y el amarillo era el color del noticiero que dirigía Larrosa.

Porque eso fue Claudio. Un tipo que confiaba a ciegas en sus convicciones y no dudaba en llevarlas a cabo, o ejecutarlas. Hincha de Boca hasta la médula, pero primero del Gallo de Morón, al cual también le escribió un libro, con toda la historia del Oeste. Pero de ese libro no habla Télam, ni Martín García, el autor del obituario. No se si porque no lo sabe, o porque sabiéndolo no tenía sentido porque no sumaba para la causa. (Tal vez después de que alguien le haga llegar esto lo modifique y lo incorpore al texto).

Claudio tenía (tiene) familia. Ahí están Mónica, Claudia (sus hermanas), las sobrinas que él amaba con todo corazón, y su madre, su motor, su amiga, su inseparable socia: Jenny. La hacedora de las mas ricas berenjenas y morrones para asado que haya habido jamás.

Leer también >>  Las marcas del horror todavía son visibles en las paredes de la ESMA

Rezo por Jenny desde hace tiempo, desde que le detectaron el puto cáncer que le sacó la vida a este amigo de 52 años.

Claudio era un tipo que venía a casa con el Chapo, otro gran amigo, cocinaban pizza, sentaba a mis hijos en sus regazo y se largaba a hablar de sus pasiones, fútbol y política.

No lloro hoy, lloré hace meses cuando supe de su enfermedad. Me quedaron asados pendientes. Me quedaron muchas cosas por hacer junto a él.

Que suerte tengo yo de poder canalizar todo mi dolor, toda mi bronca por esta pérdida a través de la escritura.

Claudio era mas que una bandera Sr. García. Claudio era vino tinto, era cazuela, era el Comandante en las reuniones de amigos de Radio Mitre, era mondongo, era Piazzolla, era puchero, era el autor del personaje del Dr. Demonios, era literatura, era fútbol, era un defensor que pisaba la pelota dentro del área al estilo Juan Simón, era el que pedía parrillada de mariscos en Lo Rafael junto a la Osa y el Tano, era un seductor de ojos azules para las minas, y buscaba seducir con esa mirada a los hombres que pretendía convencer de algo… Era un tipo alegre con posiciones polémicas en la calle, era un depresivo cuando llegaba a su casa.

Claudio era DECENTE. No lo pusiste ahí Télam. Solo recordaste y mal informado que Claudio viajó a Cuba. No pusiste que le ofrecieron quedarse a vivir allí, que se lo propuso el mismísimo Fidel, pero Claudio prefirió seguir peleándola en la Argentina.

Claudio era HONESTO. Eso tampoco lo dijeron. Tal vez porque esa era la diferencia con muchos de los que hoy levantan su bandera. Esos muchos que lo usaron, que lo reflotaron cuando la 125 porque vieron a un loco de convicciones que renunciaba a un cargo gerencial y desafiaba a los ejecutivos mas altos de Clarín discutiéndoles en la cara que no iba a claudicar en sus ideas porque ellos se lo exigieran. Que se fue dando un portazo de la mismísima «Catedral» de la calle Piedras… Que hizo y dijo lo que muchos otros tibios que aún siguen laburando en Clarín y la van de «progres» no son capaces de decir ni hacer.

Leer también >>  El intendente de la tercera fundación

Claudio fue un diamante para la CGT.

Claro está Claudio tenía convicciones, como ya dije, y no iba a renunciar a ellas, ahora que podía, y por eso se sumó a la causa. En realidad, creo que la causa se sumó a él, porque él nunca la abandonó.

Tantas convicciones tenía que estoy seguro que, de todas las formas posibles de morir, Claudio hubiese elegido esta, la del cáncer (sino lo hizo)…

Porque sería una forma cercana a experimentar lo que sufrió su querida y amada Eva.

Adios querido amigo, nunca te voy a olvidar.

por Gustavo Mura

 
 

Fuente: 

www.gustavomura.com 6/8/2011

Un día triste… (Murió Claudio Díaz)
4 (80%) 699 voto[s]

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú