Servini imputó al matrimonio que crió al nieto de Estela de Carlotto

La jueza recaratuló la causa por la apropiación de Ignacio Guido. Además acusó al médico que firmó la falsa acta de nacimiento.

La jueza federal María Servini de Cubría recaratuló ayer la causa por la apropiación del nieto de la presidenta de las Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, e incorporó como imputados al matrimonio que lo crió en la ciudad de Olavarría. La medida se produjo cuando en torno a la investigación por la apropiación de Ignacio Hurban (Guido Montoya Carlotto) se planteó una cuestión de competencia por jurisdicción y a dos días del fallecimiento del juez federal de La Plata, Manuel Blanco, quien reclamaba que Servini de Cubría le remitiera las actuaciones. La decisión de la magistrada lleva también más tensión a su relación con Carlotto, teniendo en cuenta que tanto ella como Ignacio (Guido) no quieren que se investigue a los padres adoptivos, ya que aseguran que desconocían que se trataba de un hijo de desaparecidos en la dictadura. En la nueva caratula figuran así los nombres de quienes criaron a Guido, Clemente Hurban y Juana María Rodríguez, dos trabajadores rurales de Olavarría, y el médico que firmó el certificado falso de nacimiento de la criatura apropiada, Julio Alberto Sacher. El Juzgado imputó así formalmente a los padres de crianza de Guido Carlotto, cuya aparición causó conmoción, ya que se trataba del nieto de Estela Carlotto y un músico reconocido. La causa, que se tramita por el viejo Código Penal, como la mayoría de los expedientes de denuncias de la época, se inició en 1991 a raíz de una denuncia de Carlotto. De acuerdo a lo que explicaron fuentes judiciales, la anterior caratula refería a imputados que resultaron sobreseídos en la causa, ya que remitía a «Minicucci, Federico Antonio s/privación ilegal de la libertad (art 144 bis)», un represor cuyo hijo Carlotto sospechaba podría ser su nieto, como en otros tres episodios similares. Cuestiones de competencia La jueza dio vista a las partes para que expresen su opinión antes de resolver si acepta el pedido que había hecho el juez Blanco para que remitiera las actuaciones, ya que el delito se consumó en la ciudad de La Plata. Es que allí funcionó el centro clandestino de detención conocido como La Cacha, donde estuvo cautiva Laura Carlotto, hija de la presidenta de Abuelas. Ante el pedido de Servini, la querella de Abuelas de Plaza de Mayo ratificó su postura relativa al pase del expediente a La Plata, mientras que la defensa del médico Sacher pidió que se mantenga en el juzgado federal porteño, y se aguarda ahora el dictamen del fiscal del caso, Carlos Stornelli. Una vez que la jueza adopte una resolución y en caso de haber apelaciones, la definición quedará a cargo de la Sala II de la Cámara Federal porteña, ya que ese tribunal actuó en ocasiones anteriores. Las fuentes tribunalicias estimaron que un pedido de competencia a La Plata resulta «prematuro» ya que todavía no se han tomado declaraciones. Además, indicaron que si una sola de las partes opta por que el juicio oral se lleve a cabo por el antiguo Código de Procedimientos, el juicio oral estaría a cargo de un solo magistrado federal, que no puede ser Servini de Cubría. Indiscreciones. Los roces entre Carlotto y Servini de Cubría comenzaron el mismo día de conocerse la identidad de su nieto. La jueza, al tomar contacto con el estudio genético que confirmó que Ignacio Hurban era el hijo de Laura Carlotto, hizo pública la novedad a los medios alterando el estricto protocolo de privacidad que se maneja habitualmente en estos casos. Abuelas de Plaza de Mayo achacó a la jueza por su actitud que pudo ser lesiva para el proceso de revinculación del joven con su familia biológica, precipitando y obligando su presentación pública. La magistrada se molestó por las críticas, e incluso fustigó la declaración de competencia que hizo el juez Blanco. «Yo supongo que quieren desviar la investigación para que no se toque al padre de crianza, como lo llaman ellos. Para mí, son apropiadores hasta que no me demuestren lo contrario», sostuvo días atrás Servini de Cubría. Fuente: 

Leer también >>  Los secretos que guarda una cápsula del tiempo nazi desenterrada tras casi un siglo de olvido

Diario La Capital 5/9/2014

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú