«Sentíamos con el mismo corazón», escribió el ex presidente

En el libro «Cómo conocí a Evita y me enamoré de ella», se da a conocer un texto inédito que el líder justicialista escribió en su exilio en Panamá.

                           

Juan D. Perón y Eva Duarte, una relación intensa (Foto del libro Evita, el retrato de su vida)

«Eva entró en mi vida como el destino», dice Juan Domingo Perón en un texto escrito por él mismo en noviembre de 1955, durante su exilio en Panamá, cuando desde hacía sólo dos meses sobrellevaba en sus espaldas el golpe de Estado que lo había desalojado del poder y sentía en su corazón el vacío inmenso de la muerte de su mujer, ocurrida tres años antes, pero que se profundizaba en su hora de derrota política.»Trabajábamos días y noche; con frecuencia, durante semanas no nos veíamos y cada encuentro nuestro desde el punto de vista sentimental era una novedad, una sorpresa …», se lee entre otras revelaciones de Perón sobre su vida íntima con Eva en el libro Cómo conocí a Evita y me enamoré de ella , de Manuel Urriza, en base a un documento del propio Perón, casi desconocido hasta ahora, en el que se relatan de primera mano los primeros encuentros entre ellos, a partir del trágico terremoto de San Juan.

«Llegué al texto de Perón por una pista que me había dado Fermín Chávez, uno de los grandes historiadores del peronismo ­dice Urriza, el autor­ y en seguida comprobé que era un documento histórico excepcional. Perón lo escribe a poco de su caída, cuando el sentido común indicaba que todas sus energías y pensamientos estaban puestos en la política. Pero resultó que el hombre se hizo tiempo para rendirle un homenaje a su amor por Evita».

Leer también >>  Stalin en el Subte, una presencia inadvertida

­ -Se hablo mucho de un «amor de conveniencia», a partir de la política y el poder. ¿Cree que hubo amor sincero entre ellos?

­ -Creo que fue un amor profundo y muy cierto. Que se reservaban momentos de ternura. Eso de que «Eva entró en mi vida como el destino» es muy fuerte. La mención al destino es muy propia de los criollos. Y Perón era un criollo hecho y derecho, hasta en el amor. Además, el libro derrumba ese lugar común del pensamiento más aniperonista sobre que Perón la usó a Evita o que Evita usó a Perón para su ascenso al poder.
Que se usaron mutuamente sólo con ese poder como horizonte. El horizonte de ellos era la revolución y el amor. Amor entre ellos y al pueblo trabajador. La vieja oligarquía argentina era incapaz de comprender una cosa y la otra. ­

-Pero no es el único documento sobre el amor entre ellos. Hubo una carta previa al 17 de octubre, en donde Perón le escribe a Evita sobre el deseo de dejar la política e irse a vivir juntos al sur, en una especie de exilio definitivo.

­ -Pero esa carta era medio «trucha» …

­ -¿Trucha? Nadie dijo eso hasta ahora. Todos los historiadores, incluso los peronistas, la dieron por válida …

­ -Trucha en otro sentido. La carta existió, la escribió Perón y eso es cierto, no hay dudas. Lo que quiero decir es que fue una carta de Perón para despistar a los miliatres que lo habían encarcelado. Con esa carta de amor buscó que los militares que lo sacaron del medio picaran el anzuelo de su retiro. El y Eva sabían que nada de eso era cierto, que estaban dispuestos a la pelea, que se coronaría con la noche de su libertad y su encuentro con el pueblo argentino, aquella noche del 17 de octubre de 1945.

Leer también >>  Un desolado Bicentenario

­ -¿Le consta que fue así?

­ -Bueno, esa es la conclusion a la que arribaron Fermín Chávez y muchos estudiosos del peronismo. Si no, no podría explicarse que el mismo Perón que le pedía a Evita un ostracismo romántico y para siempre, a los pocos días estaba anunciando su proyecto político frente a la más poderosa y trascendente movilización de los trabajadores argentinos. Es más, en este documento que editamos ahora el mismo Perón cuenta que cuando conoció a Eva ya tenía en mente su plan político. La carta de renunciamiento antes del 17 la escribió porque quería disimular en todo lo posible la estrategia que tenía en la cabeza. Este libro y este mensaje sobre Evita es el único y verdadero documento intimista sobre la vida en pareja de ellos. Y de primera mano. Hay en sus páginas un Perón poco conocido, el político que transformó el país para siempre se muestra como un hombre profundamente enamorado de una mujer maravillosa.

El libro abre una polémica. Así como muchos sostienen que Evita gravitó poco y nada en la gesta del 17 de octubre, en la obra, que prologa el histórico Antonio Cafiero, se lee del propio Perón otra versión de los hechos, según la cual, estando preso en Martín García, «en Buenos Aires, Eva Duarte trabajaba para mí. Tomó la dirección del movimiento, lo llevó hasta las localidades más alejadas del país y muy en breve puso una carga explosiva en el alma de la Nación ( …)».

Aun así, Urriza asegura que la mirada amorosa trasciende aquí a lo político: «Hasta ahora siempre se conocieron las menciones y textos de Evita a su amor sin límites por Perón, pero ningún documento que hablara sobre la reciprocidad de ese amor. Y menos en palabras de Perón. Este es el mérito que le veo al libro».

Leer también >>  Hace 40 años moría Franco

 

Multimedia: 

It look’s like you don’t have Adobe Flash Player installed. Get it now.

Evita renuncia a su candidatura a vicepresidente 31/8/1951 (Archivo Días de Historia)

Fuente: 

Revista Ñ 23/12/09

Informacion Adicional: 

En el libro «Evita íntima», de Vera Pichel (Planeta, 1994) en el capítulo 4 «Así conocí a Perón», también se reproduce el texto que Juan Perón escribió en su primera etapa de su exilio, en Panamá.

Bibliografía:
María Sucarrat – Vida sentimental de Eva Perón – Sudamericana, 2006
Alicia Dujovne Ortiz – Eva Perón. La biografía – Aguilar, 1995

 

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú