«Señores responsables del Museo del Cabildo…»

Seguramente, por mi limitada capacidad para navegar por Internet, visitando la página del Museo, traté en vano de encontrar la identidad del curador del Museo del Cabildo. 

  Señores, como ciudadano, a mis 64 años, noté en mis últimas visitas un concepto “minimalista” en la configuración, y recuerdo con nostalgia otras épocas donde veía satisfecha mi necesidad de observar objetos que, aunque de una manera un tanto anárquica, me daban un auténtico contexto de nuestro pasado. No sin asombro, veo como un monitor exhibiendo un audiovisual que nadie mira, fue ubicado sobre un mural, cubriendo una parte del mismo (se hubiera solucionado mejor sacando alguna de los tantos asientos destinados al personal de vigilancia). Abunda la infografía en las paredes, pero el manual Kapelusz ya lo leí y el Billiken no lo compro más. Quiero ver cosas, objetos, quiero apreciar una perspectiva sincrónica de la historia de mi país contada por la indumentaria, los utensilios, aquellos artículos que rodeaban a aquellos hombres y mujeres que dieron nacimiento a la Patria. Quizá una repasada a las ideas de Jorge Glusberg en “Museos fríos y calientes”, no estaría de más. El muñeco representando una persona en el “cepo”, ¿tenía que ser un negro? Ya en el patio, entrar al quiosco de souvenirs (caro), es una odisea insalubre, una nube de humo de cigarrillo ocupa el lugar destinado al visitante, contraviniendo expresas disposiciones en la materia. El excesivo celo demostrado por el personal ubicado en las salas, para evitar que alguien roce, aunque fuere inadvertidamente, alguno de los pocos objetos, es rayano en la descortesía … Luis Spagnuololuissp@lineaglobito.com.ar Fuente: 

Leer también >>  El 27 de septiembre de 1821, el Ejército Trigarante de Agustín de Iturbide entró victorioso a la ciudad de México

 Diario Clarín 29/6/2012

Informacion Adicional: 

Museo Histórico Nacional del Cabildo y de la Revolución de Mayo:

 El Cabildo es un edificio recuperado como un museo del siglo XXI y es el único testigo arquitectónico civil de los 200 años de vida independiente del país.  Como parte de las obras del Bicentenario, el 23 de mayo de 2010 finalizó la puesta en valor y nuevo guión museológico del Museo Histórico del Cabildo y de la Revolución de Mayo, dependiente de la Secretaría de Cultura de la Nación. Con una inversión de 3.146.000 pesos, el histórico edificio y centro neurálgico de los acontecimientos de Mayo de 1810, ha sido dotado de un nuevo diseño museográfico y se han habilitado espacios que plantean la revalorización de los bienes exhibidos con un mensaje más claro para los visitantes. Entre las novedades, se incorporaron modernos sistemas interactivos de comunicación que favorecen la participación del público. Desde su reapertura, en la Semana de Mayo, ya pasaron 26.784 visitantes, el doble que durante todo mayo de 2009. Por primera vez en su historia, el público podrá acceder al balcón principal del edificio y visitar todas sus salas además de ver sus históricos túneles, a través de una cámara subterránea. El nuevo guión también cuenta con dos pantallas que les permiten a los visitantes interactuar con la imagen del famoso cuadro del 22 de mayo y con un mapa con los puntos geográficos más importantes de la ciudad en los febriles días de la Revolución de Mayo. También se realizaron tareas de conservación y restauración de las piezas en exposición que fueron dotadas de nuevos soportes y exhibidores. Entre las obras más importantes, se destacan la puesta en valor de los techos de tejas; la reparación de revoques y pintura a la cal del edificio; la restauración de carpinterías de madera, umbrales de accesos, descansos de escalera y elementos de herrería; la puesta en valor integral de los espacios exteriores del predio; la renovación de todo el sistema de iluminación y del proyecto museográfico como la puesta en valor del acervo museal; y por último, la provisión de equipamiento tecnológico de apoyo para la exposición. Asimismo, se implementó un nuevo sistema de accesibilidad para personas con mobilidad reducida. La administración de la obra se llevó a cabo a través de la Oficina para Proyectos de las Naciones Unidas (UNOPS), organismo que se encargó del proceso licitatorio con fondos de la Secretaría de Cultura de la Nación. El equipo técnico a cargo de las obras estuvo dirigido por la arquitecta Elina Tassara, mientras que la nueva puesta museográfica fue coordinada por Gabriel Miremont y el equipo del propio Museo, dirigido por María Angélica Vernet. Fuente: www.cultura.gov.ar

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú