Saludo histórico entre Isabel II y el ex jefe militar del IRA Mc Guinness

Ha sido un instante. Ella sonreía. Él también. Él le ha hecho un comentario ­–en irlandés, según explicó después– y ella ha asentido, siempre sonriente. Puede parecer una banalidad, pero ha sido un momento histórico porque ella es la reina de Inglaterra y él un antiguo terrorista del IRA.

 Entre tantas fechas históricas que jalonan el proceso de paz en Irlanda del Norte, el 27 de junio de 2012 pasará a la historia como el día en que Isabel II y Martin McGuinness, se dieron la mano. Primero, en privado. Luego, en público. Ese gesto simbólico que rompe barreras ha tenido lugar esta mañana en el Teatro Lírico de Belfast. Para muchos, ese breve saludo ha enterrado para siempre la política del “nunca, nunca, nunca” que hace no tantos años proclamaban a gritos los dos bandos enfrentados en el Ulster. Nada más llegar poco antes de las once de la mañana –una hora más en la España peninsular– al Teatro Lírico, Isabel II se ha reunido primero en privado con McGuinness, acompañados ambos por el presidente de Irlanda, Michael D. Higgins, y el ministro principal de Irlanda del Norte, Peter Robinson. McGuinness estaba allí oficialmente como ministro principal adjunto de la provincia, aunque lo que de verdad importaba era su papel como número dos del Sinn Féin, el brazo político del IRA, reconvertido con el tiempo en el brazo único de los republicanos irlandeses que poco a poco decidieron enterrar las armas y buscar la unidad de Irlanda por la vía política. El anfitrión del encuentro ha sido la organización benéfica Cooperation Ireland, que trabaja por integrar a los dos bandos que durante años han vivido enfrentados en el Ulster: los unionistas protestantes partidarios del vínculo británico y los nacionalistas católicos que desean la unidad de la isla bajo la bandera irlandesa. Cooperation Ireland existe porque aunque el proceso de paz ha acallado las armas, la desconfianza entre las dos comunidades sigue estando profundamente arraigada. A ese breve encuentro privado asistieron como privilegiados testigos un cámara del palacio de Buckingham, Peter Wilkinson, y un fotógrafo de la agencia nacional británica Press Association. Se esperaba que la BBC difundiera las imágenes de ese encuentro privado, con el primer apretón de manos entre el monarca británico y el político republicano, pero el palacio de Buckingham explicó que esas imágenes no se difundirán por haber sido en privado. Después, la comitiva recorrió una exposición de pintura acompañada de una cincuentena de artistas locales. Luego, a la salida, la reina y el exterrorista se dieron la mano en público, a la vista de todos. Un instante histórico abierto a las cámaras de televisión. A los ojos del mundo entero. Aunque las imágenes se difundieron unos minutos después en diferido, no en directo. Ese apretón de manos quiere ser un símbolo del avance de la paz y de la determinación de dos bandos cruelmente enfrentados de superar esos enfrentamientos, que han dejado miles de muertos en el camino. No ha sido una decisión fácil para ninguno de ellos, que probablemente se ven el uno a la otra como víctima y verdugo respectivamente. Es un gesto que hubiera parecido una quimera hace tan solo 15 años. La decisión de estrechar la mano de la reina supone para el Sinn Féin un paso más en su transformación de grupo terrorista –cuyo objetivo era expulsar de los seis condados del Ulster que siguen bajo soberanía británica a todo lo que oliera al Estado británico– en un partido político que quiere dominar la isla entera con la fuerza de las urnas. El gesto de darle la mano a la reina de Inglaterra no es el del gusto de todos. La disidencia republicana lo ha tomado como una traición. Así lo atestiguan las pintadas de “Marty, cómo te atreves” que han aparecido cerca del domicilio familiar de McGuinness en Derry o las denuncias de “Judas” y de “traidor” lanzadas estos días por conocidos militantes de la línea dura republicana. Pero las fuerzas vivas tanto en Irlanda como en Reino Unido han ensalzado su enorme importancia simbólica. “Soy plenamente consciente de que represento a una comunidad profundamente herida por la violencia del Estado británico durante muchos años”, ha explicado McGuinness. “Para mí es una oportunidad de ofrecer la mano de la paz y la reconciliación a la comunidad unionista”, ha añadido. “Lo que esto demuestra es que tanto Martin McGuinness como Su Majestad están diciendo que el futuro es mucho más importante que el pasado”, ha dicho el político laborista Peter Hein, durante años ministro británico para Irlanda del Norte. A juicio de Peter Sheridan, consejero delegado de Cooperation Ireland y en el pasado alto cargo policial en Irlanda del Norte, ese apretón de manos “demuestra a la gente corriente que ahora podemos saludarnos unos a otros con respeto y sin que eso signifique que tenemos que estar de acuerdo”. “La inmensa mayoría de la gente en las dos comunidades sabe que el futuro pasa por trabajar juntos y entendernos y compartir el futuro juntos sin por eso olvidar el pasado, pero sin dejar que el pasado domine el futuro”, opina Michael Gallagher, cuyo hermano fue asesinado por el IRA y su hijo murió en el atentado de disidentes republicanos en Omagh poco después de que se firmaran los acuerdos de paz de Viernes Santo. por Walter Oppenheimer Fuente: 

Leer también >>  A 20 años del atentado a la AMIA

 Diario El País 27/6/2012

Informacion Adicional: 

 IRA, 40 años de lucha sangrienta contra la dominación británica – RTVE – 8/3/2009

 El origen del Ejército Republicano Irlandés (IRA, según sus siglas en inglés) se remonta al gran levantamiento popular que tuvo lugar en 1916 para combatir los más de 800 años de colonialismo inglés en la isla, aunque fue en 1972 cuando esta organización clandestina se convirtió en una verdadera banda terrorista. Fue tras el llamado «Domingo Sangriento», el 30 de enero de 1972, cuando 14 personas murieron por los disparos del Ejército Británico en la localidad de Londonderry.  El aumento de la violencia motivó que Londres decidiera eliminar el gobierno de Belfast e instalar un sistema de gobierno directo. En 1973, en un plesbicito realizado en Irlanda del Norte, el 60% de su población votó a favor de la unión con Gran Bretaña. Así terminaron 51 años de autogobierno en Irlanda del Norte y comenzó una guerra entre católicos y protestantes que se ha cobrado la vida de más de 3.200 personas, la mayoría civiles, y ha dejado unos 37.000 heridos. Divisiones internas El IRA lideró entre 1972 y 1999, año en el Irlanda recuperó su autonomía, la lucha contra la dominación británica en la zona. Aunque ese liderazgo no ha impedido que el grupo haya sufrido diversas escisiones.  La más importante fue la que tuvo lugar en 1969 entre el IRA Provisional, responsable de las campañas paramilitares de los años 70, 80 y 90, y el IRA Oficial. Del IRA Provisional surgirían ya en los 90 el IRA Auténtico y el IRA de la Continuidad. Durante más de 25 años el Ejército Republicano Irlandés fue autor de numerosos atentados en suelo británico en los que murieron civiles, militares y políticos de distintas tendencias.  Uno de los primeros tuvo lugar en noviembre de 1974 cuando murieron 21 personas y 162 resultaron heridas al estallar dos bombas en dos bares del centro de Birmingham. El 27 de agosto de 1979 dos explosiones en el condado de Down mataron a 18 soldados británicos; ese mismo día, el IRA asesinó a Lord Mountbatten, tío de la reina Isabel II, y a otras tres personas al colocar una bomba en el yate en el que viajaban. Atentado contra Thatcher En 1984 la banda terrorista intentó atentar contra la entoces primera ministra británica Margaret Thatcher mediante la colocación de una bomba en el Grand Hotel de ciudad costera de Brighton. La explosión del artefacto mató a seis personas pero Thatcher, que participaba en el congreso del Partido Conservador, resultó ilesa. No fue la única intentona del IRA contra un primer ministro británico: en 1991 la banda lanzó tres morteros contra el 10 de Downing Street, residencia del jefe del Ejecutivo británico. Su inquilino en aquel momento, John Mayor, también salió ileso del ataque aunque tres personas resultaron heridas. Primera tregua En 31 de agosto de 1994 el IRA decretó la primera de sus treguas, pocos días después de asesinar al portavoz del protestante Partido Unuionista Democrático, Raymond Smallswood. Apenas un año y medio después, el 9 de febrero de 1996 la banda terrorista dio por terminada la tregua e hizo explotar una bomba en londres que ocasionó dos muertos y centenares de heridos. El segundo alto el fuego del IRA se produjo el 19 de julio de 1997 y propició la firma, el 10 de abril de 1998, del llamado Acuerdo de Viernes Santo, que puso paz entre los partidos católicos y protestantes de Irlanda del Norte. Los gobiernos del Reino Unido e Irlanda del Norte, encabezados por Tony Blair y Bertie Ahern, auspiciaron el acuerdo de paz, refrendado en Irlanda por un 95% de la población y en el Ulster por un 71%. Dos españoles muertos en Omagh Pero el asesinato más sangriento del IRA estaba por llegar. El IRA Auténtico, una excisión opuesta al proceso de paz, mató en Omagh, al oeste de Belfast a 29 personas e hirió a otras 220 mediante la explosión de un coche-bomba. Entre las víctimas, dos españoles, un niño y una monitora. Días después, el 7 de septiembre, el IRA Auténtico declaraba el «alto el fuego total», allanando el camino hacia el desarme y la paz en Irlanda del Norte. En septiembre de 1998 se ponen en libertad los primeros presos por delitos de terrorismo en Irlanda del Norte y un año después, el 2 de diciembre de 1999, se constituye el gobierno autónomo norirlandés, presidido por el unionista moderado David Trimble. Pero apenas dos meses después, en febrero de 2000, Londres suspende la autonomía de Irlanda del Norte ya que el IRA no había comenzado el desarme, como habían acordado las partes. El propio Trimble terminará dimitiendo en julio de 2001 al no haberse hecho efectivo el desarme. La situación empeoraría en octubre de 2002, cuando el gobierno británico suspendió de nuevo la autonomía irlandesa, tras la crisis creada por el supuesto espionaje del IRA en la sede de las instituciones autónomas norirlandesas. Anuncio histórico Pero el 28 de julio de 2005 el Ejército Republicano Irlandés realizó el anuncio más esperado, el fin del terrorismo y su apuesta por la vía democrática para lograr sus objetivos. Los primeros ministros británico e irlandés anuncian un calendario para restaurar la autonomía norirlandesa. El 9 de octubre de 2006 el arzobispo Sean Brady, primado de la Iglesia católica irlandesa, y el líder del unionismo radical, el reverendo Ian Paisley, se reúnen por vez primera en Belfast para analizar el proceso de paz en una cita que fue calificada como histórica. El proceso culmina en marzo de 2007, con la restauración de la autonomía en Irlanda del Norte. Ese mismo mes, Ian Paisley y Gerry Adams, líder del Sinn Fein, brazo político del IRA, se reúnen por vez primera y acuerdan la formación de un gobierno de poder compartido. El 8 de mayo de 2007 Ian Paisley, como líder del Partido Democrático Unionista, y Martin McGuinness, del Sinn Fein, juran sus cargos como ministro y viceministro principal del nuevo gobierno autónomo. En julio de 2007 el Ejército británico finaliza sus 38 años de operaciones en la provincia y deja la seguridad de sus calles en manos de la Policía. Aunque desde 1998 el alto el fuego sigue intacto, hasta la fecha se han producido varios actos de violencia en el UIster con resultado de muerte. El último de ellos, el asesinato de dos militares en una base militar de Irlanda del Norte que ha tenido lugar el 8 de marzo de 2008 y que ha sido reivindicado por el IRA Auténtico. por Alberto León

Leer también >>  Por la crisis, Inglaterra vende un portaaviones que actuó en Malvinas
Saludo histórico entre Isabel II y el ex jefe militar del IRA Mc Guinness
4.5 (89.64%) 774 voto[s]

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú