Revelarían cómo se fugó Eichmann a la Argentina

La justicia alemana analiza desclasificar 4500 páginas sobre la huída del arquitecto de la Shoah.

BERLIN.- En un fallo que podría revelar uno de los mayores misterios de la posguerra, la justicia alemana está a punto de decidir si publica las 4500 páginas de documentos clasificados relacionados con el escape del criminal nazi Adolf Eichmann a la Argentina y su posterior secuestro por agentes israelíes en Buenos Aires.

El criminal de guerra cuando fue juzgado en Israel

¿Cómo pudo Eichmann huir durante 15 años? ¿Quiénes lo ayudaron a escaparse hacia la Argentina? Estas preguntas, a pesar de remontarse a hechos de hace más de un lustro, siguen siendo secreto de Estado en Alemania, donde los servicios de inteligencia, BND, se resisten todavía a publicar los archivos.

El misterio podría tener ahora los días contados: el periodista alemán Gabriele Weber, asesorado por los abogados del estudio legal Guelen & Klienger, abrió una causa en el tribunal federal de Leipzig, para que los archivos puedan ser consultados y publicados en la prensa.

Eichmann tuvo una importancia fundamental en la planificación logística de la Shoah , el exterminio de seis millones de judíos de toda Europa. Al finalizar la Segunda Guerra Mundial fue capturado por el ejercito de Estados Unidos. En 1946 logró escaparse y se escondió primero en distintos lugares de Alemania y después en Italia, donde se hizo pasar por un refugiado de nombre Ricardo Klement.

Con este mismo nombre viajó a la Argentina en 1950 y luego llevó a su familia entera. Cuando fue secuestrado por el Mossad (servicio secreto israelí), trabajaba como obrero en la firma Mercedes-Benz. Luego fue sacado del país sin que lo supieran autoridades argentinas y procesado y sentenciado a muerte en Israel en 1961. Fue ahorcado en Jerusalén en 1962.

Alemania y el Vaticano

El de Leipzig es un proceso muy delicado. El BND ha argumentado en un comunicado que el mantenimiento del secreto es necesario, ya que los archivos contienen información proporcionada por “servicios de inteligencia extranjeros”.

La publicación de los documentos, según el BND, “podría afectar de manera negativa colaboraciones futuras entre otros servicios de inteligencia y los servicios de defensa alemanes”.

El hecho de que los documentos sigan siendo clasificados ha despertado numerosas especulaciones acerca de su contenido. El abogado de Weber, Rainer Geulen, aseguró a la revista alemana Der Spiegel que los archivos podrían contener información explosiva acerca de cómo Eichmann dejó Alemania. “Hay buenas razones para creer que recibió apoyo desde Alemania, Italia y el Vaticano”, dijo Geulen.

El periodista argentino Uki Goñi, experto en el caso Eichmann y que vivió mucho tiempo en Berlín (es autor del libro La auténtica Odessa , traducido también al alemán, acerca de cómo los criminales nazis se escondieron en la Argentina), está convencido de que la implicación de los servicios secretos extranjeros es una excusa para ocultar que, en realidad, Alemania no tenía interés en perseguir a los criminales escapados.

Leer también >>  El Zoológico festeja hoy sus 123 años

“El BND alega que la mayor parte de las 4500 páginas provienen de un servicio extranjero no identificado. Supuestamente sería el Mossad. Yo personalmente creo que es una gran excusa. Si existe un pedido de Israel de mantener el archivo secreto, Alemania debería demostrarlo”, dijo Goñi a LA NACION.

Según afirmó, se pueden hacer una serie de hipótesis acerca del contenido: “Es muy probable que el archivo Eichmann de la BND demuestre que Alemania sabía perfectamente dónde estaba y no hizo nada”. O también que “algunos de estos nazis hayan prestado servicios a la BND, como informantes, ya que en la BND, en la década de los 50, muchos ex nazis lo hacían”, aseguró.

La reticencia de los alemanes hacia la búsqueda de los nazis escapados está bien documentada.

“¿Por qué creen ustedes que el fiscal de Auschwitz, Frank Bauer, viajó a Israel para proporcionar información acerca del paradero de Eichmann en lugar de informar a su país?”, se preguntó Wilhelm Dietl, un ex agente del BND, autor de un libro acerca del rapto de Eichmann. “Porque no confiaba en que los alemanes quisieran de verdad encontrar a Eichmann”, afirmó en una entrevista con Der Spiegel .

Sea cual fuere el contenido de los documentos, Ricardo Eichmann, hijo de Adolf, un arqueólogo afincado en Berlín, está de acuerdo con su publicación. “Ha llegado el momento de abrirlos para la evaluación académica”, afirmó en un e-mail enviado a LA NACION, en el que, sin embargo, dijo que no podía añadir nada más sobre el tema.

.

Fuente: 

Diario La Nación 17/3/2010

Informacion Adicional: 

Quién fue Adolf Eichmann:

Uno de los actores cruciales en la deportación de los judíos europeos durante el Holocausto fue Adolf Eichmann (1906-1962), que nació en Solingen, Alemania el 19 de marzo de 1906.

En su juventud, se mudó con su familia a Linz, Austria, donde completó la escuela básica y empezó su entrenamiento en ingeniería mecánica, pero sin finalmente terminar sus estudios. En los tiempos inciertos de la economía de los años veinte, pasó de trabajo en trabajo, como jornalero, oficinista, y viajante de comercio para la Vacuum Oil Company AG. En 1932, a instigación de un conocido, Ernst Kaltenbrunner, que luego serviría como su jefe en la Oficina Principal de Seguridad del Estado (Reichssicherheitshauptamt o RSHA), Eichmann se afilió al partido nacional-socialista austriaco (nazi), y las SS. 
  En agosto de 1933, Eichmann se hizo socio de la “Legión Austríaca”, una asociación organizada en Bavaria para miembros del partido nazi de Austria sin empleo; aquí Eichmann recibió entrenamiento militar por unos meses. En 1934, con el rango de SS-Scharführer (sargento primero) Eichmann se unió a la Oficina Principal del Servicio de Seguridad (Sicherheitsdienst (SD)-Hauptamt) y seguía trabajando para esta organización cuando se unió a la RSHA en 1939. A mediados de los años treinta, Eichmann trabajó para la oficina del SD II-112, que tenía entre sus objetivos la vigilancia de organizaciones judías. Asignado a una sección a cargo de actividades sionistas, Eichmann negoció con oficiales sionistas y hizo un tour de inspección de Palestina en 1937; sus esfuerzos para promocionar una “emigración sionista de judíos de Alemania por cualquier medio” le fue útil para sus futuras actividades.

Leer también >>  "Entre mexicanos y argentinos se hizo la mayor restauración de una pintura en el país, con el mural de Siqueiros"

Después del Anschluss en marzo de 1938, durante la cual él personalmente dirigió un asalto contra las oficinas de la Comunidad Cultural Judía, Eichmann trabajó para organizar una Oficina Central de Emigración Judía en Viena (Zentralstelle für jüdische Auswanderung), que abrió oficialmente el 20 de agosto de 1938. Según sus propias estimaciones, la Oficina Central “facilitó” la emigración de 110.000 judíos austriacos entre agosto de 1938 y junio de 1939. La Oficina Central tuvo tanto éxito en su emigración forzada que creó un modelo — a menudo llamado el “modelo de Viena”– para una Oficina Central del Reich para la Emigración Judía (Reichzentrale für jüdische Auswanderung) que funcionó en toda Alemania. 
  

  Eichmann comenzó a dirigir la Oficina Central en octubre de 1939. En ésta tuvo menos éxito, particularmente porque la deportación de judíos empezó a reemplazar la emigración como estrategia para lograr una Alemania sin judíos. En esta área, Eichmann iba a jugar un papel crucial. En el verano de 1939, Eichmann se hizo responsable de promover la expulsión de judíos checos del Protectorado de Bohemia y Moravia recién anexado, y creó otra Oficina Central para la Emigración Judía en Praga, siguiendo el modelo de la oficina en Viena. Poco después del estallido de la Segunda Guerra Mundial, organizó el primer intento actual de deportación masiva del llamado Gran Reich alemán. Eichmann coordinó la deportación de unos 3.500 judíos de Moravia y Viena hacia Nisko sobre el río San, en la parte de la Polonia ocupada por los alemanes que sería designada como el Generalgouvernement. Aunque problemas con las deportaciones y un cambio en la política alemana les pusieron fin, los jefes de Eichmann quedaron lo suficientemente satisfechos con su iniciativa como para asegurar que él continuaría jugando un papel en el futuro. 
  

  Después de la creación de la RSHA en septiembre de 1939, Eichmann se trasladó del SD a la Gestapo y se convirtió en director de la sección (Referat) IV D 4 de la RSHA (Actividades de Liquidación, o Räumungsangelegenheiten) (1940), y después de marzo de 1941, IV B 4 (Asuntos Judíos, o Judenreferat). En octubre de 1940, Eichmann y la oficina IV D 4 organizaron la deportación de casi 7.000 judíos de Baden y Saarpfalz a áreas de la Francia no ocupada. Pero fue desde su posición en la sección IV B 4 de la RSHA, que Eichmann jugó su papel central en la deportación de más de 1,5 millones de judíos de toda Europa a campos y sitios de exterminio en la Polonia ocupada y en partes de la Unión Soviética ocupada.

Leer también >>  Murió una integrante de Madres de Plaza de Mayo

En el otoño de 1941, Eichmann, ahora un SS-Obersturmbannführer (Teniente Coronel) y el jefe de la sección IV B 4 de la RSHA, participó en las discusiones en las que se planeó la aniquilación de los judíos europeos. Como Eichmann iba a estar encargado de transportar los judíos de toda Europa a los campos de exterminio, el jefe de la RSHA Reinhard Heydrich le pidió que preparase una presentación para la Conferencia de Wannsee, donde oficiales de la RSHA aconsejaron a las agencias apropiadas del gobierno y al partido nazi sobre la implementación de la “Solución Final”. Eichmann también informó de estos planes a su red de oficiales, que lo ayudaría a llevar a cabo el trabajo de deportación en las áreas ocupadas por los alemanes, y en los países aliados del Eje. Prominentes entre estos “Eichmann-Männer” (hombres de Eichmann) eran su segundo Rolf Günther, Alois Brunner, Theodor Dannecker, y Dieter Wisliceny. En 1942, Eichmann y sus secuaces organizaron la deportación de judíos de Eslovaquia, Holanda, Francia y Bélgica. En 1943 y 1944 deportaron a los judíos de Grecia, el norte de Italia, y Hungría. Solamente en Hungría se involucró Eichmann directamente en el proceso de las deportaciones. Desde el fin de abril de 1944, seis semanas después que Alemania ocupó Hungría, hasta principios de julio de ese año, Eichmann y sus ayudantes deportaron a unos 440.000 judíos húngaros.

Al fin de la guerra, Eichmann cayó prisionero de los estadounidenses, pero se escapó en 1946. Al fin, con la ayuda de miembros de la iglesia católica, logró huir a Argentina. Ahí vivió bajo varios alias, el más famoso Ricardo Klement. En 1960, agentes del Servicio de Seguridad Israelí (Mossad) raptaron a Eichmann y lo llevaron a Israel a ser procesado. El proceso ante un juzgado de distrito en Jerusalén atrajo atención internacional, e historiadores generalmente atribuyen a la cobertura de su juicio (especialmente a través del libro “Eichmann en Jerusalén” de Hannah Arendt) el despertar del interés publico en el Holocausto.

El 15 de diciembre de 1961, Eichmann fue hallado culpable de crímenes contra la población judía. Fue ahorcado a medianoche entre el 31 de mayo y el 1 de junio de 1962; las autoridades judías cremaron sus restos y desparramaron sus cenizas en el mar más allá de las aguas Israelíes. 
Fuente: United States Holocaust Memorial Museum
  


 

Diario Ambito Financiero del 19/2/2003 – Archivo Días de Historia

Sobre el secuestro de Eichmann en Argentina, leer:
Isser Harel – La Casa de la Calle Garibaldi – El primer relato completo de la captura de Adolf Eichmann, escrito por el antiguo jefe del servicio secreto de Israel – Grijalbo, 1976.

 

Revelarían cómo se fugó Eichmann a la Argentina
5 (100%) 751 votos

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú