Revelan que un ex agente de la CIA envenenó a Neruda

Se trata del estadounidense Michael Townley, procesado por las muertes del general Carlos Prats y del ex canciller Orlando Letelier.     

El misterioso médico que habría inoculado un veneno desconocido a Pablo Neruda, causándole la muerte en una clínica de Santiago de Chile, sería Michael Townley, el doble agente de la CIA estadounidense procesado por las muertes del general Carlos Prats y su esposa, en Buenos Aires (1974), y del ex canciller Orlando Letelier, en Washington (1976). Así lo anticipó ayer Manuel Araya a la agencia de noticias Ansa. Araya es el chofer del Premio Nobel de Literatura 1971, querellante en el proceso que busca establecer la verdadera causa de la muerte del poeta. Townley, un estadounidense casado con la escritora chilena Mariana Callejas, militaba en 1973 en el ultranacionalista movimiento Patria y Libertad, una colateral juvenil del derechista Partido Nacional (PN), junto al Partido Demócrata Cristiano (PDC), los sostenes civiles de la dictadura que comandó el general Augusto Pinochet (1973-1990). Tras el golpe militar, Townley pasó a formar parte de los servicios de inteligencia y en su casa se experimentaba con el gas sarín y otras sustancias químicas que se inocularon a opositores a la dictadura. Desde la década pasada vive en libertad y bajo el anonimato que le confiere una identidad reservada que le otorgó la justicia estadounidense a cambio de su supuesta colaboración. Araya dijo que en dos semanas más se conocerán además los nombres de otros dos médicos vinculados con la muerte del poeta. «El doctor Sergio Drapper acusa a un tal Price, y por las características físicas que ofrece (estatura, color de piel y pelo y otros detalles), se trataría de Townley, él fue el que asesinó a Neruda, él y otros dos más que ya están identificados en la investigación que lleva el juez Mario Carroza», precisó el chofer.  El hombre que trasladó a Neruda desde su residencia marítima de Isla Negra hasta la Clínica Santa María de Santiago para que se sometiera a un chequeo y al día siguiente emprendiera viaje hacia México, se mostró confiado en el curso de la investigación. «Estamos en el camino correcto», dijo, y agregó: «Han aparecido más cosas raras» sobre ese 23 de septiembre, la fecha de 1973 en la que murió el poeta. Pese al optimismo derramado por Araya, aún falta conocer el resultado de diversos peritajes e, incluso, cuál pudo haber sido el veneno utilizado en el crimen. Hasta ahora, las pericias realizadas señalan que Neruda padecía de un cáncer de próstata con metástasis y no dieron resultado concreto sobre la posibilidad del envenenamiento. El informe de los exámenes radiológicos e histológicos redactado por el Servicio Médico Legal de Chile fue entregado al juez Carroza, que sólo tendrá un panorama completo cuando lleguen los análisis paralelos encargados a un laboratorio de Carolina del Norte, Estados Unidos.  Fuente: 

Leer también >>  Hallan en Israel osario de una pariente de Caifás

Diario Tiempo Argentino 3/6/2013

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú