Restos de un reptil marino de 65 millones de años hallado en Santa Cruz

Investigadores del Conicet rescataron restos de un reptil marino prehistórico de 65 millones de años, al sur del Lago Argentino, en la provincia de Santa Cruz.

Cómo se veía el reptil – Foto de Reporte 360

Hace 65 millones de años, los pingüinos no sobresalían en el actual territorio de la provincia de Santa Cruz. Allí, en cambio, nadaban plesiosaurios, unos reptiles que se movían en el inmenso mar que había en la zona y en otras áreas del mundo.
El primer resto fósil de un plesiosaurio hallado en el extremo sur de la Patagonia argentina fue ahora rescatado por científicos del Conicet, liderados por el prestigioso Fernando Novas, con apoyo de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica.
«Era una bestia del mar», definió Novas, muy conocido por sus descubrimientos de dinosaurios. Los plesiosaurios no pertenecieron a la familia de los dinosaurios, pero fueron contemporáneos. «Fueron muy comunes en los mares prehistóricos de todo el mundo, hasta hace 65 millones de años. Después se extinguieron», comentó.
El resto fósil que ahora fue desenterrado tiene su importancia: «Hasta el momento, se habían identificado ejemplares de este grupo de reptiles marinos en la provincia de Río Negro, en la Antártida, en Australia y en Nueva Zelanda. Pero ahora podemos confirmar su presencia en el extremo sur de la Patagonia argentina. Este hallazgo nos permitirá detectar las relaciones de parentesco con las especies encontradas en la península antártica», señaló el paleontólogo argentino.
Diez años atrás, vecinos de la zona de El Calafate, en el oeste de la provincia de Santa Cruz, habían dado con los restos fósiles, pero llevó mucho tiempo encontrar el momento adecuado para poder desenterrarlos y saber de qué se trataba. Los restos estaban a tan sólo 500 metros del aeropuerto de la localidad de El Calafate. Hasta ese lugar, llegaron los científicos el 19 de noviembre de este año. Luego, excavaron y rescataron al fósil hasta el 2 de diciembre pasado. Extrajeron nada menos que cuatro toneladas de rocas con el ejemplar fosilizado.
El ejemplar desenterrado habría medido unos 9 metros de longitud. Cada aleta, alcanzaba 1,30 metro de largo. Tenía cuello largo, con cabeza pequeña y dientes puntiagudos. Cazaba peces y otros organismos marinos. Su hábitat era el mar que había hace 65 millones de años.
Los restos descansaban en una zona que en invierno queda tapada por las aguas del Lago Argentino, el más grande del país, recordó Novas, quien trabajó junto con Marcelo Isasi, Marcelo Miñana, Juan Funes, Jonhatan Kaluza, Felipe Buskers, y Martín D´Amato. Todos ellos tienen un deseo: «Nos encantaría que El Calafate tenga un museo para exhibir una réplica de esta bestia prehistórica».

Leer también >>  La inmigración en Argentina

Fuente: 

Diario Clarín 22/12/09

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú