Restituyen restos de maoríes a Nueva Zelanda

Se trata de una treintena de cabezas tatuadas que integraban la colección del Museo de Historia Natural de Estados Unidos y que serán devueltas a Nueva Zelanda.

El Museo de Historia Natural de Estados Unidos devolverá 35 cabezas de maoríes y dos pieles de muslo tatuadas al Museo Nacional de Nueva Zelanda, Te Papa Tongawera, y se espera que su arribo se produzca el próximo viernes. Los antiguos maoríes tenían la costumbre de conservar y venerar –durante algún tiempo, antes de su entierro– las cabezas de los guerreros muertos en combate. Conocidas como Toi Moko, estas cabezas momificadas –totalmente tatuadas– despertaron enseguida el interés de los primeros exploradores y aventureros europeos, que entre los siglos XVIII y XIX convirtieron el robo y comercio de estos restos en un lucrativo negocio. Los restos ancestrales de maoríes fueron muy populares entre coleccionistas de Norteamérica y Europa durante los siglos XIX y XX, y eran considerados una especie de trofeos de viaje. «Hemos estado yendo diez años y en ese tiempo repatriamos 170 cabezas tatuadas, aunque hemos tenido más éxito con restos óseos, principalmente debido a que el valor de las cabezas tatuadas para las instituciones es mayor que el de los restos óseos», expresó Pou Temara, que participó en la ceremonia de repatriación de la semana pasada, de 107 maoríes, donde expresó que los museos consideran arte a las cabezas maoríes tatuadas y por eso la reticencia por parte de las instituciones para devolverlos. «El compromiso verdadero con la repatriación de restos indígenas nos permite encontrar respuestas a un período muy oscuro en nuestra historia», dijo Arapata Hakiwai, portavoz del museo neocelandés. El día del arribo tendrá lugar una bienvenida oficial maorí por parte de líderes tribales y autoridades. Los restos serán devueltos a sus descendientes tras pasar un perÍodo de cuarentena, conservación e investigación. Los especialistas aseguran que las demoras en la devolución de estos restos óseos se deben a que están atrapados en la controversia que rodea el comercio de las cabezas, ahora consideradas cabezas talladas macabras, cuando no lo son. «La importancia de las cabezas tatuadas dio la vuelta al mundo, pero más que nada debido al comercio de cabezas. La preservación de los jefes es parte de la cultura maorí y siempre ha estado ahí», dijo el profesor Temara. Fuente: 

Leer también >>  A 120 años de la invención del cinematógrafo

Diario Tiempo Argentino 9/12/2014

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú