¿Qué mató a Lenin?

Un médico y un historiador examinan las posibles causas de la muerte de Lenin.La hipótesis de la sífilis pierde fuerza frente a la aterosclerosis.Sin embargo, no descartan la acción de agentes ‘externos’ como el veneno. ¿Y si Lenin hubiera vivido 10, 20 años más? ¿Cómo sería la vida ahora? Probablemente, la historia de Europa, y la de todo el mundo, habría sido completamente diferente si Vladimir Ilich Lenin no hubiera muerto a los 53 años a causa de un ictus masivo. Pero las circunstancias de su fallecimiento tienen algunas sombras -en las que se podría esconder, incluso, la mano de Stalin-, que se han analizado en la Conferencia de Clinicopatología Histórica que organiza cada año la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland (EEUU).

El 21 de enero de 1924 fallecía Vladimir Ilich Lenin. La causa oficial: ictus masivo. La autopsia reveló que el estado de sus arterias cerebrales era pésimo (sufría aterosclerosis) y la historia clínica del ilustre paciente coincide con este fatal evento, ya que en los años previos a su muerte, Lenin sufrió varios infartos cerebrales cuyas secuelas arrastró durante ese tiempo. En 1922 sufrió dos ictus: el primero le dejó sin habla durante semanas; el segundo, le paralizó la mitad derecha del cuerpo. Las fotos del mandatario comunista en silla de ruedas, incapaz de caminar y con un aspecto enfermizo, son la muestra de un deterioro progresivo que se agravó cuando en 1923 sufrió un tercer accidente cerebrovascular. Fue aterosclerosis, no sífilis No hay duda, pues, de cuál fue la causa de la muerte. «Lo que le ocurrió a Lenin no es ningún misterio». Sin embargo, «¿qué provocó esos ictus en un hombre relativamente joven y, salvo por eso, sano?», se pregunta Harry Vinters, catedrático de Neurología y Neuropatología en la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA). Él y el historiador ruso Lev Lurie ilustraron a los asistentes a la conferencia con sus hallazgos e hipótesis sobre la muerte de Lenin. Lenin no tenía ningún factor de riesgo que justificara a aparición tan temprana de estos ictus: no era obeso ni hipertenso ni diabético, tampoco fumaba o bebía (no de forma llamativa), y hacía ejercicio con regularidad. En ausencia de estos factores, la teoría de que la neurosífilis fue la culpable de sus males ha sido una de las más extendidas y aceptadas. Pero Vinters cree que esta enfermedad de transmisión sexual no tuvo nada que ver. «La sífilis meningovascular deja huellas distintas en el cerebro. Los infartos, o ictus, son normalmente pequeños. No he visto evidencias de esto», explicó el médico en la conferencia. «El otro vaso que se suele ver afectado por la sífilis es la aorta y esto tampoco se describe en la autopsia», recoge una nota de prensa de la universidad. En cambio, Vinters cree que el origen de los ictus y la aterosclerosis (la acumulación de lípidos y colesterol en las paredes de los vasos sanguíneos) podría estar en sus genes. De echo, su historia familiar hacer pensar en cierta predisposición genética ya que su padre y tres de sus hermanos fallecieron por patologías cardiovasculares. La mano de Stalin Pero hay un fenómeno de los últimos días de la vida de Lenin que intriga a estos dos expertos. Sufría ataques graves, algo «bastante inusual en un paciente que ha sufrido un ictus», señala Vinters en una entrevista       Ultima foto de Lenin con vida concedida a ‘The New York Times’. Lev Lurie, su compañero de conferencia, tiene una teoría para explicarlo: Lenin fue envenenado. Desde 1921 hasta su muerte, «se sentía cada vez peor», señala Lurie. «Se quejaba de que no podía dormir y de que tenía jaquecas terribles». El veneno pudo ser, según el historiador ruso, el causante de estos males y, a la postre, de su muerte. Y su verdugo, el que ya se había convertido en su enemigo y que posteriormente sería su sucesor al frente de la Rusia comunista, Iosif Stalin, que utilizó este método para acabar con más de una vida. El posible envenenamiento de Lenin nunca se certificó ya que, sorprendentemente, su autopsia no incluye exámenes toxicológicos. Pero aún hay tiempo para explorar más allá esta teoría -su cerebro se conserva en Moscú- y alargar así la ya extensa lista de asesinatos de Stalin. por Cristina de Martos Fuente: 

Leer también >>  "Sólo en Buenos Aires hay 1.800 masones en actividad"

 Diario El Mundo 8/5/2012

¿Qué mató a Lenin?
4.4 (88.96%) 879 votos

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú