«Puedo escribir los versos más tristes esta noche»

 “Puedo escribir los versos más tristes esta noche; Escribir por ejemplo, la noche está estrellada y Tiritan azules los astros a lo lejos”. Cuántas personas escucharon recitar estas líneas poéticas?, cuántos pueden decir quién es el autor?, quién alguna vez no las utilizó como acercamiento romántico?. Quién no la escuchó cantada?.

Se trata del  famoso “Poema 20” que llegó a industrializarse y hasta se vende en coquetos cuadritos exhibidos en kioscos y librerías. Muchos responderán que el autor de esa hermosa pieza poética es Pablo Neruda. Pero hubo quien dijo de Neruda que es la más grande estafa de la literatura. Corría 1969, específicamente setiembre de ese año. En una nueva (en ese momento) revista “Buenos Aires”, que yo dirigía, realizada por un pequeño grupo  de periodistas, se llamaba la atención con un título en la tapa: Pablo Neruda es plagio?. La nota correspondiente  fue realizada por la única mujer de la entusiasta redacción: Lidia Gluzman, quien había entrevistado al poeta Miguel Argentino Puig, en una oficina de la Biblioteca Popular “Amigos de la Poesía”, en el barrio de San Cristóbal. Puig le mostró a Lidia seis carpetas con materiales en los que contaba que TODA la obra literaria de Neruda era un simple plagio que él había investigado durante mucho tiempo. “Miramos las seis carpetas y no puedo menos que decir que se trata de un trabajo a la par que minucioso y detallista, homérico” escribió Lidia. El “poema 20”, explicó Puig, fue tomado de un texto de Tagore (Rabindranath 1861-1941)) . “El poeta hindú dice: quiero decirte las palabras más hondas”, Si nosotros cambiamos puedo por quiero, resulta:”puedo decirte las palabras más hondas”. Si mutamos escribir por decirte y versos por palabras- sigue explicando Puig-diremos: “puedo escribir los versos más hondos”. Y en un cambio final decimos: “tristes por hondos”, tenemos: “puedo escribir los versos más tristes”. “Si quisiéramos fabricar otra metáfora, sin sentir ni  pensar nada pues digamos con sinónimos: “Anhelo expresarte las ansias más profundas”. “Hemos ido reemplazando y no sentimos ni pensamos absolutamente nada”. “Esta es una de las maquinaciones del que está considerado uno de los poetas más grandes del siglo XX”. “ Puedo asegurar, que así como hay academias de música o pintura, estoy en condiciones de poner una academia de poetas y en 20 lecciones saco Nerudas a Montones”, afirmó Puig. Más adelante dio más ejemplos a Lidia: “tenemos un verso de Neruda que dice: hasta donde las piedras no alcanzan. Walt Whitman” (N. York 1819-1892) había dicho” hasta donde mis ojos no alcanzan” , es decir si cambiamos ojos por piedras, hemos creado otra metáfora, pero qué sucede? : “hasta donde mis ojos no alcanzan” es lógico, pero  “hasta donde las piedras no alcanzan” es metafísico. En estos casos- dijo Puig- “el plagio se cumple llevando del orden de la lógica al orden de la metafísica”. “Tomemos otro ejemplo”: Whitman dice: “el hachero afiló el hacha y luego tactó el filo con el dedo”, es una imagen corriente, bien dicha nada más”. Neruda le toma esa imagen y dice: “Yo tacté con el dedo el filo de las estrellas”, es decir vuelve a la metafísica de la lógica”. “Esa relación se puede considerar plagio?, preguntó Lidia Gluzman. Con cierto tono enfático Puig respondió: “en uno o en diez ejemplos no, pero en cientos no hay ninguna duda”. Sucede, agregó el escritor y poeta argentino, “que Neruda tiene repeticiones constantes en sus poesías, porque como no tiene nada creado llegó a una burda repetición de cosas remanidas” Se puede considerar que desde su primer poema Neruda empezó a plagiar?, pregunto Lidia. “Si, respondió Puig y pienso que esa fue la razón que lo hizo adoptar un seudónimo que es Ricardo Eliecer Neftali Reyes Basoalto (12 de julio de 1904- 23 de setiembre de 1973). El adopta el de pablo Neruda y coincidentemente existe un poeta checo de 1884 llamado Juan Neruda. Ni eso se le ocurrió. Vemos hasta que punto toda su obra es una estafa. Recurre a todo tipo de exaltaciones y siempre busca en su última faz a Whitman quien dijo “América no me jacto de mi amor por ti”. Es honesto y humilde. Neruda también necesita de este tipo de exaltación y dice en “Canto General” América no invoco tu nombre en vano. En forma pedante y soberbia. “¿es paráfrasis?”  Rabindranath Tagore“El Jardinero” Tú eres la nube crepuscular del cielo de mis fantasíasTu color y tu forma son los del anhelo de mi corazón¡Eres mía, eres mía y vives en míos sueños infinitos!Tienes los pies sonrosados del resplandor ansioso de mi corazón¡Segadora de mis cantos vespertinos!Tus labios agridulces saben a vino de dolor.  Pablo Neruda “20 poemas de amor, poema 16” En mi cielo al crepúsculo eres como una nubeY tu color y forma son como yo los quieroEres mía, eres mía mujer de labios dulcesY viven en tu vida mis infinitos sueñosLa lámpara de mi alma te sonrosa los pies,El agrio vino mío es más dulce en tus labios, ¡ oh, segadora de mi canción de atardecer!  Finalizó diciendo Miguel Puig: “Neruda llama a esto paráfrasis pero no deja de ser un robo”. por Héctor H. Rodríguez Souza

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú