Protagonista y tribuna del Bicentenario de la República

Un día como hoy, pero del año 1845, nacía “El Paraguayo Independiente”, el primer periódico que conoció la República del Paraguay y sirvió para afirmar la soberanía nacional. A partir de entonces comenzó la rica historia del periodismo nacional.

Si bien surgió unas décadas después de la gesta independentista, el periodismo paraguayo acompañó el devenir histórico de la sociedad paraguaya cumpliendo un importante papel en las comunicaciones de nuestro país.   

Iniciado por el presidente Carlos Antonio López, quien fue el fundador del primer medio de prensa escrito del Paraguay, cuya primera publicación salió a luz un día como hoy, pero de 1845, el periodismo estuvo presente en la vida cotidiana y fue caja de resonancia en los más importantes hechos que tuvieron lugar en el país, a lo largo de 166 años.   

Hasta la aparición del periodismo en el Paraguay, en nuestro país las comunicaciones, especialmente las de carácter oficial, eran realizadas a través de chasques que llevaban las informaciones por medio de un sistema de postas distribuidas en el territorio y a lo largo de los viejos caminos coloniales. Muchas de estas postas, con el correr del tiempo, dieron origen a más de un pueblo o ciudad.   

En la capital paraguaya, las medidas decretadas por el Gobierno eran dadas a conocer por medio de pregoneros, que salían a la calle a dar las informaciones a viva voz. Dichas noticias eran distribuidas por intermedio del secretario de Gobierno, quien salía de la guardia del Palacio precedido de una corneta y acompañado de un oficial y dos soldados con bayoneta calada, a fijar ejemplares del decreto en lugares públicos notorios.   

Antecedentes de la prensa escrita
  
Como antecedente de la prensa escrita en el Paraguay, circulaba en el país una hoja periodística, cuya publicación fue decretada el 28 de marzo de 1841, por el segundo Consulado, para dar a conocer las disposiciones gubernativas, pero impresa en la ciudad de Corrientes. El primer número salió el 1 de enero de 1842, que adoptó su nombre de El Repertorio Nacional recién el 28 de marzo de 1844, cuando apareció su primera edición totalmente impresa en el país.   

La historia del periodismo en nuestro país se inició, en rigor, el 1 de febrero de 1843, con la adquisición en Buenos Aires de una prensa y la contratación de un técnico, Juan D. Gard, quien también se encargó de la instrucción de futuros operarios. La máquina impresora llegó al Paraguay un año después y fue instalada en una dependencia de la antigua Casa de los Gobernadores.   

La primera publicación fue el Acta de Reconocimiento de la Independencia por el Imperio brasileño, el 14 de septiembre de 1844. Este reconocimiento se dio cuando vino al país el plenipotenciario brasileño José Antonio Pimenta Bueno.   

Nace la prensa paraguaya
  
Pimenta Bueno, a la par que en nombre del Imperio brasileño reconoció la Independencia y soberanía del Paraguay, ofreció la protección del Imperio en la campaña que el Gobierno paraguayo había emprendido en pos del reconocimiento de su soberanía como República independiente. Inclusive, convenció al presidente López a suscribir un tratado de alianza defensiva, que garantizaba la libre navegación de los ríos Paraná y Paraguay.   

Leer también >>  Ordenan a Uruguay eliminar la Ley de Amnistía por el caso Gelman

La firma de este tratado era muy importante para el Brasil, pues le garantizaba el acceso a sus territorios del Alto Paraguay, por eso su interés porque el Paraguay obtuviera el reconocimiento de la Argentina, pues eso redundaba en beneficio de la accesibilidad del Brasil a dichos territorios. Para coadyuvar en la obtención de dicho reconocimiento, Pimenta Bueno persuadió al presidente López de la conveniencia de la fundación de un medio de prensa, cuyo primer número vio la luz, como dijimos, el 26 de abril de 1845, fecha que marca el verdadero inicio del periodismo paraguayo, que conoció de 118 números lanzados entre la mencionada fecha y el 18 de septiembre de 1852.   

Estaba dirigido por Carlos Antonio López, quien también era su principal redactor. Colaboró estrechamente con él, Juan Andrés Gelly. Estaba totalmente impreso en el país, y tenía como prédica la defensa de la soberanía paraguaya ante las pretensiones hegemónicas de los porteños. Este periódico defendió, además, la libre navegación y los límites territoriales de la República. Su lema era Independencia o Muerte.   

La publicación de El Paraguayo Independiente se suspendió el 18 de septiembre de 1852, con motivo del reconocimiento –el 15 de julio de 1852–, de nuestra independencia por parte de la Confederación Argentina. Había cumplido su misión.   

En sus más de siete años de publicación, El Paraguayo Independiente acumuló los principales argumentos en respaldo de la República. El periodismo nació en el Paraguay identificado con su independencia.   

Desde entonces, el periodismo nacional acompañó, como lo señalábamos, la historia paraguaya. Estuvo presente en las guerras –de la Triple Alianza y del Chaco– y a lo largo de los días en que fue construyéndose y reconstruyéndose la vida republicana paraguaya. En las páginas de los cientos de periódicos que desde aquel lejano 26 de abril de 1845, se publicaron en el Paraguay.   

Muchos de aquellos periódicos tuvieron vida efímera, otros no tanto y algunos marcando verdadera época, tanto por su permanencia en la palestra pública como por su condición de señeros de la vida nacional.   

Actividad riesgosa
  
El ejercicio de la prensa en el Paraguay siempre entrañó riesgos. En la historia del periodismo paraguayo hay demasiadas muestras de lo peligroso que ha sido siempre su ejercicio.   

A lo largo de los años numerosos nombres jalonan el duro camino transitado en pos de las comunicaciones, desde los empastelamientos de imprentas, clausuras de periódicos, secuestro de ediciones, persecuciones a periodistas, confinamientos, destierros, inclusive asesinatos, como los casos de Blas Garay, Carlos García o, uno emblemático, como el caso del periodista radial Santiago Leguizamón hace dos décadas.   

Leer también >>  No hay perdón para Billy el Niño

Otras modalidades periodísticas
  
Con el correr del tiempo, nuevas tecnologías iban apareciendo, que coadyuvaron en la comunicación de las sociedades: así llegó el telégrafo, repiqueteó la campanilla del teléfono y, a principios del siglo XX, la comunicación se hizo voz y música, llegó la radio.   

Con la radiofonía, primero a galena, luego a lámparas, a transistores y hoy día con una profusión de maravillas tecnológicas, llegaron la manera de compartir los sucesos sin estar en los lugares de los hechos. Llegaron los domingos de fútbol en la propia casa, las radionovelas, los pedidos musicales y quién sabe cuántas modalidades más de distracción.   

También llegaron las restricciones, el Denapro, la cadena oficial de radioemisoras, la Voz del Coloradismo, la radio periodística, la publicidad y las “voces comerciales”.   

Hace poco menos que media centuria, entró –primero tímidamente–, luego de forma masiva la televisión. Primero en blanco y negro, luego a colores, con ella las transmisiones vía satélites –que achicó el mundo y puso al alcance de nuestros sentidos los hechos al instante–.

Años de torturante monopolio se rompió a inicios de la década de 1980, con un nuevo canal de televisión y… ¡a colores!, con innovaciones como el telepronter en el relato de las noticias, además de otros recursos técnicos. Surgieron canales y repetidoras en el interior del país y, a partir de la década siguiente aparecieron otros canales y una novedad: los canales por cables o a través de ondas codificadas.

Desde hace unos años, un novedoso sistema de comunicación se abrió paso y es aprovechada en sus diversas facetas por los medios periodísticos: internet.

Tantas cosas pasaron desde aquel lejano 26 de abril de 1845, que podemos decir, sin  temor a equivocarnos, que el periodismo acompañó la historia nacional como protagonista y como tribuna para la difusión de ideas, conocimientos y transmisora de los acontecimientos.

1- El Sindicato de Periodistas del Paraguay se fundó el 22 de junio de 1979 con unos 100 trabajadores de prensa que se reunieron en la sede de la Confederación Paraguaya de Trabajadores (CPT), la única central sindical de entonces.

2- El SPP dio origen a una organización de trabajadores cuyo reconocimiento fue denegado por la dictadura de Alfredo Stroessner durante nueve años. El 25 de julio de 1988 el Estado a través del Ministerio de Justicia y Trabajo lo admitió.

3- El Día del Periodista se estableció como un homenaje a la aparición de El Paraguayo Independiente en tiempos de la dictadura de Alfredo Stroessner por gestión de la Asociación de Periodistas del Paraguay, entidad anterior al SPP.

por Luis Verón

Fuente: 

ABC Digital 26/4/2011

Informacion Adicional: 

Quién fue Carlos Antonio López:

(4 de noviembre de 1790 – 10 de setiembre de 1862) fue una figura política paraguaya. Fue presidente de Paraguay entre 1844 y 1862.

López nació en el barrio Manorá, Asunción, el 4 de noviembre de 1790. Inició cursos de Filosofía y Teología en el Real Seminario de San Carlos, por decisión de sus padres que luego abandonó para estudiar derecho. Tras doctorarse en jurisprudencia, fue catedrático de dicha institución. Por las hostiles relaciones con su tío, (el Dr. Francia) y en aquella época, dictador, se mantuvo oculto por varios años. Igualmente adquirió, un profundo conocimiento de la ley y asuntos gubernamentales que, a la muerte de Francia en 1840, luego del breve gobierno de la junta provisoria que dirigió el país entre 1840 y 1841, fue elegido cónsul junto con el Teniente Mariano Roque Alonso, función desempeñada entre 1841 y 1844.

Leer también >>  Roban el cartel de la entrada de Auschwitz

El 14 de marzo de 1844, reunido el Congreso, se dio por terminado el gobierno Consular y se dio paso al gobierno de la República; siendo elegido Don Carlos Antonio López primer Presidente Constitucional de la República por el período 1844-1854.

Fue reelegido en dos oportunidades: el siguiente (1854-1857) y otra por diez años (1857-1867), no pudiendo completarse esta tercera etapa de su presidencia por su fallecimiento, el 10 de setiembre de 1862. Aunque era un presidente actuando bajo una constitución republicana, gobernó despóticamente. Su gobierno fue dirigido al desarrollo de los recursos

Carlos A. López. presidente y funda-
dor del primer diario que tuvo el país.

materiales, dotó al país de una nueva constitución y un ejército moderno.

Los aportes más importantes de su gobierno fueron: – El primer tramo del Ferrocarril Nacional (el primero de Sudamérica). – La creación de la Flota Nacional. – Las fundiciones de Hierro de Ybycui. – El desarrollo del Arsenal. – El incremento de la producción y el comercio. Se firmaron tratados comerciales con Francia, Estados Unidos y el Reino Unido. – La creación de más de 300 escuelas, declarándose la enseñanza gratuita y obligatoria. – La creación del Himno Nacional. – La reforma de la agricultura. – La concesión de la ciudadanía a los indígenas. – La fundación del periódico El Paraguayo Independiente, a instancias suyas. – La reorganización completa de la Administración Pública, con un mayor presupuesto. – La instalación de imprentas. – El resurgimiento de la vida social. – El afianzamiento de las fronteras paraguayas, así como el reconocimiento de su independencia a nivel internacional.

En salvaguarda de nuestra independencia cuidaba los acercamientos extranjeros detalle que en ocasiones lo envolvieron en disputas diplomáticas con Brasil, Inglaterra, y Estados Unidos, hasta el borde de la guerra, pero cada vez que esto sucedía se redimía por medio de audaces evasiones.

A su muerte, su primogénito hijo Francisco Solano López (1826-1870), ya con experiencias en cargos de responsabilidad, asume la presidencia del país.
  
Fuente: Mec Digital  
 
 

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú