Precursor del folk activista

Mitad músico folk, mitad defensor de los derechos humanos. Plantado decididamente a la izquierda, Pete Seeger fue una de las principales figuras del género. Falleció a los 94 años en Nueva York.

La muerte del “testamento del poder de la canción y la cultura”, como lo definió Bruce Springsteen, sucedió el lunes en el New York-Presbyterian Hospital, donde el cantautor estaba internado desde hacía una semana. En los años ‘60, época de compromisos sociales y revoluciones al por mayor, Seeger puso la canción al servicio de la lucha activista. Vida y arte fueron de la mano y así compuso innumerables himnos que sirvieron como propaganda para campañas y protestas sociales. Uno de los más conocidos quizás haya sido Bring ‘em Home, con el que el músico decidió pedirle a su país, Estados Unidos, que dejara volver a los soldados que estaban en Vietnam. Pete Seeger nació en Patterson, Nueva York, en un hogar de músicos. Su madre fue violinista y su padre, el eminente musicólogo Charles Seeger, que junto con Henry Cowell sentaron las bases teóricas de la música moderna en los Estados Unidos. Y su madrastra (una vez que su padre se divorció y volvió a casarse) fue nada menos que Ruth Crawford Seeger (1901-1953), tal vez la más grande compositora de la historia de los Estados Unidos, que dividió su carrera artística entre la composición más avanzada y la recopilación y transcripción del viejo repertorio folk. La biografía de Pete indica que el primer instrumento que pasó por sus manos fue un ukelele. Ruth Crawford le transmitió su pasión por el repertorio folk y de a poco, el ukelele le daría paso al banjo, que sin dudas se transformaría en su sello distintivo. En 1989, Pete Seeger estuvo en la Argentina haciendo tres shows junto a León Gieco. Esas presentaciones en el Teatro Opera quedaron reflejadas en un CD doble que incluye versiones de Guantanamera, Hombres de hierro y La cigarra. Mucho antes había formado el grupo Almanac Singers. Una comunidad de pacifistas que tenían su centro de operaciones en el Greenwich Village. Los Almanac fue la primera expresión musical en oponerse abiertamente al nazismo. Los especialistas coinciden en que el folk moderno nació el 3 de marzo de 1940, exactamente el día en que Pete conoció a Woody Guthrie, otro pionero comprometido con la gente de a pie. Entre los dos pusieron en marcha la renovación del folk, aggiornándolo a la realidad social y política que los tiempos demandaban. Decca Records los profesionalizó con arreglos orquestales que les dieron otro público. En los ‘50, ambos eran estrellas de costa a costa con canciones como Kisses Sweeter Than Wine. En su interminable trayectoria hay hechos que le dan a Seeger categoría de bronce: maestro de Joan Baez y Bob Dylan, también le puso el ojo a Atahualpa Yupanqui y lo llevó a tocar en Nueva York. Perseguido por sus ideas políticas y su casi ancestral pertenencia al Partido Comunista -al que ingresó en 1942- conoció la intimidación en vivo a manos del mismísimo Joseph McCarthy. En 1994, Bill Clinton le dio la prestigiosa Medalla Nacional de las Artes por su contribución a la cultura norteamericana. Los 90 años los festejó en el Madison Square Garden. Obama lo invitó a su asunción en el Lincoln Memorial. “Pete Seeger creía profundamente en el poder de la canción -dijo ayer Obama tras su muerte-, pero lo más importante, creía en el poder de la comunidad, para defender lo que estaba bien, hablar en contra de lo que está mal y llevar a este país al Estados Unidos que él sabía que podría ser”. Fuente: 

Leer también >>  Objetos de Carlos Gardel, en una muestra homenaje

Diario Clarín 29/1/2014

Precursor del folk activista
4 (80%) 667 voto[s]

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú