«Por qué Perón no avisó del bombardeo a Plaza de Mayo es un enigma»

El polémico autor acaba de publicar “De Perón a Montoneros”, el segundo volumen de su trilogía histórica “Marcados a fuego”.

 Marcelo Larraquy

No es un libro sobre la violencia política; presenta los conflictos políticos que se resuelven de manera violenta, algo que ocurrió en distintas etapas de nuestra historia”, dice Marcelo Larraquy de su último libro, De Perón a Montoneros, la segunda parte de Marcados a fuego, una trilogía que comenzó con el volumen De Yrigoyen a Perón y seguirá con el período que va del 73 al 83. Una investigación atravesada por la búsqueda de una explicación a décadas de violencia en la Argentina. Un relato en el que no cesan las persecuciones, la tortura. La prisión y el exilio.

¿Qué características tuvo el peronismo en 1945?

La irrupción del peronismo en la sociedad de entonces fue muy dramática. El peronismo genera violencia, por un lado, por su enfrentamiento con la oligarquía. A la vez, el peronismo aprovecha ese choque, porque necesita una propaganda masiva. Es algo clave en todos los gobiernos peronistas: necesitan de una comunicación con pocas voces disidentes. Esto se ve en el primer y segundo gobierno de Perón. Por otra parte, el peronismo es visto como una afrenta cultural y moral, no solo social. Esta nueva pertenencia es traumática para toda la sociedad.

¿Qué marcas cree que dejó la violencia en el lenguaje?

Perón tenía una violencia verbal muy manifiesta que se expresaba desde el balcón de la Plaza de Mayo. Por suerte no se reprodujo como iniciativa en la acción. Es que, en sus primeros gobiernos, Perón creía controlar a las masas, algo que no ocurre con el Perón del 73, que ya no controla a los sectores enfrentados que lo apoyan. Me parece que la distorsión de la intuición política del Perón del 73 tiene que ver con que no conoce el país al que viene. Esa música del pueblo a la que él hacía referencia es otra música, una que no logra interpretar ni armonizar.

Leer también >>  Recuerdan los 200 años de la batalla de Waterloo

¿Eso explica el apoyo y luego el enfrentamiento con Montoneros?

No, me refiero a que el enfrentamiento era tan extremo y tan exacerbado, que lo sorprende al propio Perón al volver al país. El decía “cinco por uno, no va a quedar ninguno” en 1955 y la gente se iba a su casa tranquila. Pero en cambio, en los 70, cuando les dice a los Montoneros “ya les va a llegar el escarmiento”, finalmente les llega. Y no por que lo pida Perón, sino porque era algo que estaba en el aire. Quien mejor representa esta violencia verbal del peronismo, desde la extrema derecha, es la revista El Caudillo, que además toma las palabras de Perón como estandarte y las lleva a los hechos.

En los 70, ¿la violencia política estaba bien vista?

Estaba mal vista la democracia. Desde 1955 en adelante, los intentos de eliminación del peronismo crean la disolución de la estabilidad política, ya que se elimina también al régimen democrático. Eso redimensionó la figura de Perón, que se convirtió en un mito unificador de los años 70.

¿Por qué se institucionalizan tortura y fusilamientos?

Es la exacerbación del disciplinamiento. Todos los grupos políticos que pedían una matriz republicana para el país, tienen en el Estado al ejecutor de la represión contra el peronismo. Deja de ser esa cosa “casera” del comisario con su grupo y empiezan a aparecer los manuales donde la protesta social es vista como parte del comunismo internacional. En términos institucionales, se produjo en las últimas décadas un atenuamiento muy grande de la violencia, que no se valora lo suficiente. Y eso es un logro de la democracia y de la sociedad.

Leer también >>  Hace medio siglo, Alí se volvió el más campeón de todos

Desde todos los sectores se ejerció la violencia. ¿No había otro modo de zanjar las diferencias?

No, incluso, al año, se publican homenajes a los bombardeos a Plaza de Mayo en los diarios. Las fuerzas civiles antiperonistas, con mayor o menor vergüenza, apoyan el bombardeo. Y estamos hablando de un crimen masivo sobre la población. El bombardeo expresa la idea de ir contra toda la sociedad que viene apoyando al peronismo y, en la prensa esto se presenta como una especie de restauración, erróneamente apoyada por los partidos democráticos. Las formas políticas del peronismo, con sus aciertos y contradicciones, ya fueron aceptadas por la sociedad y eso llevó mucho tiempo. Creo que el peronismo es inextinguible. Sabe interpretar los humores de la sociedad y se recicla desde adentro con nuevas opciones y estrategias electorales.

Ud. dice que sigue siendo un enigma por qué Perón no avisó del bombardeo a Plaza de Mayo.

Perón tiene un informe de Lucero desde muy temprano, que dice “salieron los aviones y van a bombardear, hay que irse”. Lo que narro en el libro es el enigma: por qué no avisó, por qué no se prohibió la circulación en la Plaza de Mayo ni se desalojó la Casa Rosada. Otro enigma es por qué Perón no se lleva el cadáver de Evita ni le permite al padre Benítez que lo saque de la CGT. Perón dice que se va para no desatar una guerra civil, pero no explica jamás por qué no desaloja la Casa Rosada, donde había cientos de civiles trabajando. Perón es insondable en muchos aspectos.

Leer también >>  Un símbolo inglés que sobrevive en Palermo

¿Cree que el Cordobazo legitima la aparición de la guerrilla?

El hecho que realmente populariza la estrategia guerrillera, el que amplía el campo de batalla, es el asesinato del general Aramburu. Es más: es el hecho que cambia el rumbo de la década.

por Nora Viater

Fuente: 

Diario Clarín 12/6/2010

Informacion Adicional: 

Diario La Nación 15/6/1995

«Por qué Perón no avisó del bombardeo a Plaza de Mayo es un enigma»
4.6 (91.75%) 764 voto[s]

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú