Pedirán a Francia que revele archivos sobre la represión en la Argentina

Lo hará en París el embajador plenipotenciario Leandro Despouy, representante especial de derechos humanos de la Cancillería. Son documentos diplomáticos con información del período 1966 a 1982.

Argentina va a reclamar a Francia la liberación de los documentos diplomáticos desde 1966 a 1982 para poder reconstruir la memoria histórica sobre la dictadura en Argentina. Busca saber hasta dónde la metodología de los generales franceses en Argelia influyó en la represión en el país, los años 1975 y 1976 y cómo funcionó la vigilancia sobre el exilio argentino en Francia. El embajador plenipotenciario Leandro Despouy, representante especial de derechos humanos de la Cancillería argentina, pedirá el levantamiento del secreto de Estado francés en esos materiales, en un seminario que se celebrará en París durante los próximos tres días. El encuentro, en el que participan la cancillería francesa, representantes de gobiernos del Cono Sur, juristas y académicos, buscará un camino para adaptar la legislación francesa, el respeto a su secretos, sus intereses militares y diplomáticos con la necesidad de aportar material indispensables para adjudicar responsabilidades y cerrar historias en Argentina y los países que sufrieron régimenes dictatoriales en la región. Entre el derecho al olvido y el derecho a la verdad, esa será la delicada discusión. “Los archivos tienen una función histórica invalorable en el restablecimiento de las responsabilidades en las dictaduras de América Latina”, explicó el embajador Despouy, que estuvo exilado en Francia durante 9 años y a donde llegó perseguido por la Triple AA en 1975. Los archivos franceses tienen para Argentina un valor muy especial. La doctrina de seguridad de sus generales en la guerra de Argelia va a reemplazar la Escuela de las América y su adoctrinamiento en la dictadura argentina. Sobre esos métodos se organizó la represión en Argentina y el plan Cóndor. “Francia va a jugar un rol muy importante en la acción de la dictadura a partir de 1960. Ya entonces el general Lopez Aufranc hablaba de que en esa época la Escuela de las Américas, que era la gran formadora de nuestros ejércitos, comenzaba a ser reemplazada por la escuela de Argelia. Estos acuerdos van a tener una gran incidencia en la forma en que la represión se desarrolla, se moderniza y se practica en casi toda América del Sur y especialmente, en nuestro país”, dijo Despouy. Este seminario es el comienzo de una negociación por la entrega de una documentación, que puede aportar luz a casos emblemáticos de la dictadura militar en Francia. Desde el Centro Piloto de la Marina en París a la desaparición de Helena Holmberg, el Caso Cedrón, los vínculos militares entre la dictadura y el gobierno socialista de François Mitterrand con los aviones Super Etendart en plena guerra de las Malvinas y la desaparición de las monjas francesas y binacionales. “El Centro Piloto en Francia es de una enorme importancia. Nosotros disponemos de información. Sin embargo no es completa. Debe existir información en Francia para saber responsabilidades muy concretas. Lo mismo con Holmberg”, explica Despouy, que recordó que Estados Unidos colabora con información desde los días del canciller Adalberto Rodríguez Giavarini. Luego dio un espeluznante ejemplo de vigilancia. ”En París estaba exilada Teresa Anchorena. De los archivos existentes en Cancillería, se observa que el embajador argentino entonces, Tomas de Anchorena, era su tío. Resulta sorprendente que se encontraran los telegramas enviados sobre las actividades de su sobrina. Impactante. Hay un seguimiento minucioso e historiando épocas precedentes a la dictadura militar de ella. Eso indicaba un seguimiento muy estrecho de ella, su marido y de todas sus actividades”, relata. ”Había en Francia una actitud de vigilancia, de persecución muy estrecha sobre el exilio”, continúa Despouy. “Esa información que debe tener Francia sobre lo que se hacía en esa embajada debe ser muy importante” aclaró. -Tiene un problema grave el seminario. ¿Cómo elevar el secreto de estado de todos estos documentos diplomáticos y de sus servicios de seguridad?- preguntó Clarín. -“Vamos a abogar por la necesidad de elevar este secreto de Estado. El derecho a la memoria, a la verdad, debe prevalecer. Se trata de situaciones ya superadas. Pero esas informaciones van a cumplir una función preventiva hacia el futuro”, dijo el embajador. Otra delicada cuestión es el aprovechamiento político que hizo el gobierno kirchnerista de los derechos humanos. Seguramente muchos gobiernos tienen reparos de entregar información confidencial. “El uso político que se ha hecho identificando el tema de los derechos humanos con determinadas fuerza políticas ha dañado a la causa de los derechos humanos mas que beneficiado”, admite el embajador. ”Pero estamos en un momento en que la causa por los derechos humanos se beneficia a si misma. Este reclamo es de una política de Estado, que es Argentina y tiene una continuidad histórica. Que se instaló con Raúl Alfonsín y ha ido perdurando hasta ahora”, concluyó. por María Laura Avignolo Fuente: 

Leer también >>  Piden que no derriben el edificio de la Casa Suiza

Diario Clarín 11/10/2016

Pedirán a Francia que revele archivos sobre la represión en la Argentina
5 (100%) 301 voto[s]

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú