Otro ex conscripto del Ejército reveló crímenes durante la dictadura

Se trata de Guillermo Padilla quien entregó su testimonio al periódico estadounidense The New York Times. Su caso se suma al del ex militar que confesó en un programa radial.

En un largo relato en el diario The New York Times, Guillermo Padilla, conscripto del Ejército en 1973, narró su participación en crímenes durante la dictadura militar.

El artículo, parte con la historia de un padre, dueño de un almacén, que apuntaba a su propio hijo acusándolo de entregar comida y municiones a un grupo guerrillero. Un grupo de soldados, entonces, tiró al joven a un pozo y lo acribilló, según la versión de Padilla, quien dijo haber visto el asesinato desde un jeep militar, en las cercanías del lugar donde ocurrió el hecho. De acuerdo a la narración del periódico, el ex soldado hoy tiene 62 años, es padre de tres hijos adultos, está casado, vive en el Cajón del Maipo y trabaja como operador de maquinaria pesada en el proyecto Alto Maipo. El ex conscripto fue parte de una unidad de comando marcial que por meses recorrió las zonas fronterizas del sur de Chile buscando detractores del régimen militar allanando casas y «torturando sospechosos», a la que él mismo definió como una «caravana de la muerte». Dicho pelotón habría asesinado a unas 30 personas, ejecuciones en algunas de las cuales, a propia confesión, Padilla también habría participado. «Le disparé a gente, pero no puedo decir si los maté, porque no sé si fueron mis disparos los que les causaron la muerte. O simplemente no lo quiero creer», dijo Padilla. Sobre los asesinatos, el ex conscripto dijo que «no sentía nada», pero también dijo que «hay veces que no me puedo sacar las imagenes de esas personas de mi cabeza». Padilla también confesó que en los días previos a que la unidad a la que pertencía emprendiera viaje al sur, vieron cómo se mató de un tiro a un soldado en uno de los patios en el regimiento Buin. Luego se les dijo que el militar había sido asesinado «por entregar información a los comunistas». «Lo mataron ahí para que vieramos que es lo que nos podía pasar», dijo. También, el ex conscripto confesó haber sido seleccionado días después del golpe, mientras se desempeñaba en por el entonces teniente Aníbal Barrera, junto a un grupo de conscriptos para formar parte de un pelotón de ejecución. Dichos registros corresponden al crimen de José Rodríguez Hernández, arrestado en la calle y asesinado el 14 de septiembre de 1973. Por ese crimen el comandante del regimiento, el coronel Mateo Durruty, fue sentenciado a 4 años en libertad condicional, en tanto que Barrera no fue acusado. El artículo de The New York Times, dice que Padilla nunca fue identificado como miembro del escuadron que mató a Rodríguez y que jamás ha testificado ante la justicia. «Ha ocupado años tratando de convencerse de que no es un asesino», dice el periódico. «¿Asi que eres uno de los asesinos de 1973? He vivido con ese cuestionamiento todo el tiempo, hasta hoy. Mis hijos aún no pueden creer que yo haya hecho esas cosas». Fuente: 

Leer también >>  La Corte Suprema y sus 150 años

soychile 29/2/2016

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú