Obras robadas a los judíos en el Bundestag

Un diario reveló que en los salones del Parlamento de Alemania habría pinturas confiscadas por los nazis en exposición.

Evocando un pasado oscuro que vuelve, un historiador de arte aseguró que en las paredes del Parlamento de Alemania hay expuestas obras de arte confiscadas a coleccionistas judíos durante el nazismo. Luego de que el mes pasado las autoridades encontraran un lote de arte robado por los jerarcas nazis valuado en 1000 millones de euros, la denuncia del prestigioso matutino Bild (el más vendido de Europa) fue parcialmente desmentida por la Cámara Baja. “Por el momento, se trata sólo de un caso sospechoso”, aseguró la oficina de prensa del Bundestag, y subrayó que “la investigación sobre la colección de arte del Parlamento –que comenzó en 2012– aún sigue abierta”.  Según el Bild, uno de los cuadros en cuestión –la litografía Calle en Königsberg, realizada en 1918 por Lovis Corinto– formaba parte del tesoro de Cornelius Gurlitt, un coleccionista con un imponente botín de arte moderno (considerado «arte degenerado» durante el nazismo, prohibido y contrapuesto al «arte heroico»), que había confiscado a los judíos por orden de Adolf Hitler.  Un informe de los miembros de la brigada Monuments Men –una delegación estadounidense que tenía como objetivo rescatar obras de arte antes de que fuesen destruidas por orden del dictador alemán durante la Segunda Guerra Mundial–, afirma que Gurlitt era «un marchand de arte del Führer»; un hombre con «conexiones con las altas esferas nazis» que «actuaba en nombre de otros altos cargos nazis y realizó muchos viajes a Francia, de donde se llevó a su país colecciones de arte». Para la revista italiana Panorama, habría sido el ministro de Propaganda del Tercer Reich, Joseph Göbbels, quien le habría pedido a Gurlitt que usara sus contactos con las galerías extranjeras para vender «arte degenerado», por el que se pagaban grandes sumas de dinero que servían para financiar al régimen. El coleccionista aceptó y viajó por el Viejo Continente con una doble misión: encontrar obras para vender y piezas para destinar al museo que Hitler quería construir en Linz.  Compuesto por 1400 obras de arte, el tesoro de Gurlitt –quien murió en 1956 en un accidente de auto– fue descubierto hace un mes en un departamento del barrio de Schwabing (Munich) en manos de su hijo, Cornelius, actual heredero de la colección valuada en 1000 millones de euros. Las autoridades germanas fueron duramente criticadas por haber mantenido en secreto el hallazgo del botín, en el cual había cuadros de Picasso y Matisse, entre otros. Una colección compuesta por 380 pinturas que habían sido retiradas de los museos por orden de Hitler y por 590 piezas que el régimen había arrebatado a sus propietarios judíos.  Después del secuestro de las obras, según el alemán Der Spiegel, el hijo de Gurlitt pasó diez días inmóvil: «No me lo esperaba, extraño los cuadros terriblemente. La gente cuando los mira ve sólo dinero. Yo, en cambio, viví con ellos desde que era un niño», declaró. El hombre dijo que las autoridades le aseguraron que le devolverán parte de la colección pero subrayó que él exigirá que se le restituya integralmente.  Según el Bild, la colección de obras del Bundestag incluye alrededor de 4000 obras de las cuales 108 aún «tienen un origen desconocido». Actualmente, un grupo de trabajo nombrado por el gobierno alemán está investigando la historia de cada una. por Dolores Alvarez Fuente: 

Leer también >>  Desde que el peronismo llegó al poder, hace 70 años...

Diario Tiempo Argentino 31/12/2013

Obras robadas a los judíos en el Bundestag
5 (100%) 319 voto[s]

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú