Obama y los Clinton rindieron tributo al presidente Kennedy

El actual mandatario, el ex y sus esposas colocaron flores en la tumba del asesinado líder demócrata. Fue el inicio de los homenajes a 50 años del crimen que conmovió a los Estados Unidos.

La tumba donde yace John Fitzgerald Kennedy, en una de las colinas del cementerio de Arlington, es una de las mecas preferidas de los turistas estadounidenses o extranjeros que visitan Washington. Se trata de uno de los mejores indicios de cuán viva sigue su leyenda. Ayer, sin embargo, fue un día especial. La tumba fue desalojada desde la mañana temprano por el Servicio Secreto. A dos días del 50° aniversario del asesinato de Kennedy, el presidente Barack Obama, junto al ex presidente Bill Clinton y sus respectivas esposas, llegaron al mediodía a rendirle homenaje colocando una ofrenda floral. La ceremonia fue tan sencilla como emotiva. No hubo discursos ni ninguna pompa. Solo fueron invitados miembros de la familia Kennedy. En total, no había más que unas 40 personas. Obama y Clinton, quienes fueron siempre grandes admiradores de Kennedy, subieron la escalera que lleva a la tumba, escoltando y ayudando a Ethel Kennedy, la esposa de Bob Kennedy, también asesinado y enterrado a pocos metros de JFK. Detrás de ellos llegaron varios sobrinos de JFK, como las dos hijas de Bob Kennedy: la ex vice gobernadora de Maryland, Kathleen Kennedy Townsend, y Kerry Kennedy, la presidenta del Centro para Justicia y Derechos Humanos Robert Kennedy. Caroline Kennedy, la única sobreviviente de la familia de JFK, eligió no participar en la ceremonia. Recién llegada a Japón, donde fue nombrada embajadora de EE.UU., optó por enviar a su hijo mayor, Jack Schlossberg, un joven tan atractivo como su abuelo, que estaba visiblemente emocionado. La ceremonia fue un verdadero contraste con la grandeza que tuvo el funeral de Estado el 25 de noviembre de 1963, día en que JFK fue enterrado. Pero sin duda estuvo llena de simbolismo al unir a dos presidentes y posiblemente a una tercera en potencia, ya que Hillary parece perfilarse como candidata para el 2016. Más temprano, Obama comenzó su día otorgando la Medalla Presidencial de la Libertad que JFK instauró como el honor civil más alto. Entre los quince honrados del mundo del periodismo, la academia, el espectáculo, el deporte y la política estaba en la primera fila el ex presidente Clinton, quien –a diferencia de Obama– conoció a Kennedy en persona en la Casa Blanca cuando era un joven estudiante. Obama destacó a Clinton por sus logros como gobernador de Arkansas y como el 24° presidente y fundador de la Clinton Global Iniciative. “Mejorar la vida de cientos de familias como la suya es la historia de la vida de Bill Clinton”, dijo Obama quien también agradeció a Clinton sus consejos. “Estoy agradecido, Bill, también por los consejos que me diste dentro y fuera de la cancha de golf.” Evidentemente, Obama no hizo ninguna referencia a la manera en que Clinton criticó su manejo de la reforma de salud y del tema Siria. De hecho, la relación entre ambos ha sido siempre delicada. Pero no hay duda de que se necesitan mutuamente. Obama necesita la ayuda de Clinton para las legislativas del año que viene y Clinton necesita que Obama pueda recuperarse de su actual baja popularidad para que Hillary, la favorita demócrata, tenga mas posibilidades de ser presidenta en 2016. Lo que sin duda ayudaría a que la llama eterna que encendió Jacqueline Kennedy a pocos metros de la tumba de Kennedy siga viva. por Ana Barón Fuente: 

Leer también >>  La mayor colección está en la ciudad de Azul

Diario Clarín 21/11/2013

Obama y los Clinton rindieron tributo al presidente Kennedy
5 (100%) 695 voto[s]

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú