Nueva búsqueda de los restos de Lorca

El historiador español Miguel Caballero, autor del libro Las 13 últimas horas en la vida de Federico García Lorca , comenzará en las próximas semanas la segunda búsqueda de los restos del poeta en Peñón Colorado, un paraje situado junto a la carretera granadina de Alfacar.

 Caballero obtuvo el permiso del propietario de los terrenos y del ayuntamiento de Alfacar para realizar una radiografía del subsuelo y delimitar la posible fosa. La hipótesis de que los restos del autor de La casa de Bernarda Alba, fusilado en la madrugada del 18 de agosto de 1936, pudieran encontrarse en ese lugar, junto a los de Francisco Galadí y del maestro Dióscoro Galindo, se fundamenta en los testimonios orales que recogió el periodista Eduardo Molina Fajardo, informa el periódico El Mundo. El ayuntamiento (municipalidad) advirtió al investigador que cualquier tarea que realice y que se inscriba en las reguladas sobre recuperación de la memoria histórica o posibles exhumaciones deberá contar con autorización “expresa” de la Junta de Andalucía. También tendrá que contar con el permiso de los propietarios de las parcelas afectadas. Hace dos años se dio por terminada una excavación que, solicitada por los familiares de los fusilados junto a Federico García Lorca, intentó localizar la fosa donde éstos reposaban, supuestamente en el Parque que lleva el nombre del autor en el municipio de Alfacar. Si bien la excavación despertó gran interés mediático, culminó sin que se localizara ningún resto humano y con evidencias científicas de que nunca hubo enterramientos en la zona. Caballero, quien financiará los trabajos de su bolsillo y por ello no solicitó ni percibió subvención alguna, ya manifestó su intención de comunicarles los posibles hallazgos a las familias. Los herederos de Lorca, que se mostraron contrarios a la exhumación en 2009, no se han pronunciado aún al respecto. El permiso concedido a Caballero le permitirá realizar sondeos arqueológicos mediante “procedimiento manual”, con el trazado de retículas de un metro cuadrado y la excavación de zanjas de un metro de ancho y un metro de separación, condicionado todo por el manto vegetal existente. Caballero cree que el poeta fue ejecutado y posteriormente enterrado en una finca particular denominada Peñón Colorado o Almejíjar. Fuente: 

 Diario La Nación 11/1/2012

Califica este post 🙂