Nino Bravo, un mito artístico 40 años después de su muerte

El próximo 16 de abril se cumplen 40 años de la muerte de Nino Bravo, un mito artístico incluso después de su fallecimiento gracias a su continua presencia en internet. Será su localidad natal, Aielo de Malferit, la que le dedique un sentido homenaje este sábado con diversas actividades, como la presentación de un cupón que la ONCE ha editado para conmemorar al cantante o las actuaciones de Coral Allegro, Serafín Zubiri, María Ruiz y Rafa Gimeno.

Luis Manuel Ferri Llopis, que después saltaría a la fama como Nino Bravo, pasó, desde muy joven, de fundar el grupo «Los Hispánicos» con dos compañeros a formar parte de «Los Superson», que le acompañarían en todas sus actuaciones hasta el final de su carerra artística. El 16 de marzo de 1969 se celebraba en el Teatro Principal de Valencia la presentación oficial del cantante, después de la cual firmó su primer contrato discográfico, aunque sus primeras canciones no tendrían gran acogida. Fue tras su actuación en el programa «Pasaporte a Dublín», en el que se pretendía elegir al representante español para el Festival de Eurovisión, cuando su disco más reciente comenzaría a adquirir popularidad. El tema estrella del sencillo, «Te quiero te quiero» le hace escalar hasta los primeros puestos de las listas. A partir de aquí, siguió cosechando éxitos con las más que conocidas canciones «Noelia», «Un beso y una flor», «Mi tierra» o «Libre». Nino Bravo siempre quiso permanecer en Valencia y, de hecho, intentó promocionar a los artistas autóctonos. Precisamente con esta intención viajó a Madrid el día de su muerte, para producir el primer disco del Dúo Humo. Pero fue una curva funesta de la entonces N-III la que truncó, a sus 28 años, la prometedora carrera musical del artista. El vehículo BMW-2800 que conducía -y en el que también se encontraba el guitarrista José Juesas-se salió de la carretera y dio varias vueltas de campana. Según apuntan diversos autores de episodios de su biografía, es bastante probable que el cantante no llevara puesto el cinturón de seguridad, ya que, aunque el coche contara con los delanteros, la norma que obligó su uso es de 1974. De camino a la capital junto con el resto de heridos, después de que les realizaran las primeras curas en un pequeño hospital de Tarancón, falleció y fue ingresado en el actual Hospital Universitario Gregorio Marañón. Las causas de su muerte nunca se han revelado oficialmente, aunque suele prevalecer la versión de un posible neumotórax y diversos politraumatismos en la zona abdominal. Más de 10.000 personas acudieron a su entierro y, tras su fallecimiento, Nino Bravo consiguió vender más de 90.000 copias de su disco póstumo, «América América», antes de salir a la venta. Ahora, es internet el que sigue colaborando en convertirlo en un fenómeno viral, con casi tres millones de entradas en Google, millones de reproducciones de sus canciones en Youtube o más de 54.000 seguidores en la página de Facebook. por R. B. Crespo Fuente: 

Leer también >>  El aviador italiano que aterrizó en el teatro argentino

Diario ABC 13/4/2013

Informacion Adicional: 

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú