Nefertiti es mía, mía…

Alemania no piensa devolver el busto de la reina egipcia, de 3.500 años de antigüedad, y descubierto en 1912.

Los egipcios quieren que el busto de su reina vuelva a Egipto por razones «éticas». Pero el ministerio de Cultura alemán -país que tiene el busto- considera que ha sido «dicho todo».

Fuente: 

Diario Clarín 15/4/2010

Informacion Adicional: 

 

Quién fue Nefertiti:

Reina de Egipto por su matrimonio con el faraón Akenatón (Amenofis IV). Parece que ejerció una gran influencia sobre el rey, contribuyendo a la revolución política, religiosa, económica y cultural que éste desató al sustituir el politeísmo tradicional egipcio por un culto de tendencia monoteísta al dios solar Atón. Hacia el 1368 a. C. se separó del rey, probablemente por el mayor celo de Nefertiti hacia la nueva religión; se retiró con sus hijas y su yerno Tutankatón (el futuro faraón Tutankamón) a vivir al castillo de Atón, situado al norte de la nueva capital egipcia, Aketatón (Tell-el-Amarna). Por lo demás, poco se sabe de Nefertiti, salvo que debió de ser una mujer de extraordinaria belleza, a juzgar por las referencias escritas (su nombre significa «la bella ha venido») y por los retratos realizados con el realismo propio del arte de aquel periodo excepcional (sobre todo el busto policromado del Museo de Berlín). Tras la muerte de su marido en el año 1362 a. C., Nefertiti continuó fiel al culto de Atón, en medio de la reacción conservadora que, en poco tiempo, condujo a la restauración de la religión tradicional y del poder de la casta de los sacerdotes de Amón.

Leer también >>  Buscan un mítico tesoro escondido hace más de 500 años

Fuente: www.biografiasyvidas.com 

     
Historia del busto – Diario El Universal (Venezuela) 14/5/2010

El busto de Nefertiti fue descubierto junto con otros objetos por el arqueólogo alemán Ludwig Borchardt en diciembre de 1912.

Egipto estaba entonces bajo protectorado inglés, pero la sección de antigüedades era dirigida por franceses, que inspeccionaban cada hallazgo y separaban las mejores piezas para la colección egipcia.

Al parecer, los funcionarios franceses subestimaron el valor del busto y permitieron que Borchardt se lo llevara a Alemania junto con otros objetos. El arqueólogo germano, de acuerdo con los relatos de su diario, pronto se dio cuenta de la importancia de la estatua, que resultó ser la de la esposa del faraón Akenatón.

James Simon, el mecenas que financió las excavaciones, la tuvo en su casa hasta cederla junto con las demás piezas en octubre de 1913 en calidad de préstamo al Museo Egipcio de Berlín.

La estatua fue excluida de las primeras muestras públicas de las excavaciones probablemente por temor a los posibles problemas que podría generar con Egipto y mostrada al público en 1924, año en el que Egipto tomó nota por primera vez de la existencia del busto.

El Cairo argumentó que la división de aquel hallazgo había sido hecha con buena intención pero que ambas partes se habían equivocado y demandó infructuosamente el regreso de la estatua por cuestiones éticas.

 

     
 
 

Nefertiti es mía, mía…
5 (100%) 445 voto[s]

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú