Murió la Presidenta

A Lydia Gueiler Tejada sobre todo se la recuerda por ser la primera y hasta ahora única presidenta del país. Designada por sucesión constitucional, fue la mujer dirigente tipo del nacionalismo revolucionario del complejo siglo XX boliviano.

Liderazgo. Lydia Gueiler Tejada fue parte de los dirigentes históricos del Movimiento Nacionalista Revolucionario.Nacida en Cochabamba en 1921, comenzó a militar en el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) a los 27 años, desde 1948. Un hecho que anunciaba a la futura dirigente del MNR fue la huelga de hambre que junto a 26 mujeres, “madres, esposas e hijas de los presos y confinados” emenerristas, llevó adelante en abril de 1951, cuando exigieron la amnistía política para sus compañeros.

Fue una huelga de ocho días que culminó con la liberación de los detenidos y la convocatoria a elecciones en mayo de 1951, en las que ganó el MNR, aunque luego fueron desconocidas por el régimen de Mamerto Urriolagoitia.

“Es indudable, como la propia prensa rosquera lo reconocía, que la huelga de hambre, exitosamente realizada, contribuyó decisivamente al triunfo electoral del MNR. Permitió a la ciudadanía el goce transitorio de las libertades democráticas”, escribe en su libro La mujer y la Revolución.

‘Jefe’. Pero si hay algo en lo que coinciden los historiadores al retratar a Lydia Gueiler Tejada en la época de la Revolución Nacional es haber sido la jefa del directorio de los denominados “grupos de honor y seguridad”, organización militar cuya mayor consigna era “encender la chispa de la insurrección” en los días de 1952.

Eran 23 grupos de honor (las milicias emenerristas) sólo en la ciudad de La Paz, como apunta la propia Gueiler Tejada en su libro, en cuyo directorio, de 11 miembros, ella figura como “jefe”.

Fueron grupos de milicianos que, por “su carácter absolutamente secreto”, en todas sus reuniones sus  componentes iban enmascarados; grupos en que los explosivos, por ejemplo, eran cosa del día a día: “Eran momentos de gran trabajo, se necesitaban bombas, porque nosotros no contábamos con armas automáticas (…)”.

Leer también >>  El nombre de una masacre que todavía exige justicia

Definición. En un instante de reflexión, la jefa de los “grupos de honor” emenerristas daría testimonio, desde su experiencia, de lo que al final fue el 52: “Desde el primer instante me di cuenta de que realmente la Revolución es algo así como un tren en marcha, que va dejando pasajeros en cada estación. Éstos se quedan naturalmente en el lugar que su conveniencia personal les aconseja. Muy pocos revolucionarios de convicción llegan hasta el final (…)”.

Militante de la izquierda

Lydia Gueiler Tejada ejerció como diputada en las legislaturas de 1956 a 1960 y de 1960 a 1964. En 1963 se unió al Partido Revolucionario de Izquierda Nacional (PRIN) fundado por Juan Lechín Oquendo; militó en esta tienda política hasta la década del 70, cuando retornó a su partido de origen, el Movimiento Nacionalista Revolucionario. Fue exiliada a Chile por el gobierno de René Barrientos.

Aquella líder de las ‘barzolas’

Lydia Gueiler Tejada empezó su actividad política en un ambiente propicio: el de la pelea, a mitad del siglo XX, por los derechos políticos de las mujeres.

En agosto de 1948, por ejemplo, Etelvina Villanueva presentó a la Cámara de Diputados un proyecto de ley “sobre los derechos políticos para la mujer… (que) se apoyaba en la experiencia positiva de la elección municipal, y en las recomendaciones emanadas de las Naciones Unidas”, recuerda la historiadora Ana María S. de Capra.

Para el historiador James Dunkerley (Rebelión en las venas), Gueiler Tejada era del bloque más bien “femenino”, antes que “feminista”.

Jefe de facto de las barzolas, “el papel de Lydia Gueiler fue ciertamente extraordinario, al mismo tiempo que representaba la hábil explotación de sus atractivos (había sido Miss Club Deportivo Aurora de Cochabamba) por parte del partido y de su ilimitada energía, en una sociedad claramente machista donde mujeres como ella sin lugar a dudas inspiran más admiración que repudio. Lydia Gueiler fue la única mujer que impuso su sello en los escalafones superiores del MNR, como cabeza de la sección más ‘femenina’ que feminista. Las esposas de los otros altos dignatarios siguieron dedicándose al rito tradicional de las buenas obras y a apoyar a sus esposos en ocasiones formales”.

Leer también >>  Roban casa de militante peronista asesinado por la Triple A

Pese a los logros de la Revolución sobre los derechos de las mujeres, Gueiler tenía sus reservas. Falta, dijo, una “conciencia general” en las mujeres para exigir una real “igualdad de oportunidades”; la condición laboral de las mujeres aún es desventajosa para pensar en su superación; y todavía no se hace carne de principios democráticos que permitan el desarrollo femenino.

Breve crónica de los hechos de 1980

Un día antes del golpe de julio de 1980, el 16, la presidenta Lydia Gueiler Tejada encabezó el desfile por el 171 aniversario de la Revolución de julio de 1809.

A las 15.45, según refiere la crónica periodística (periódico Presencia), la Presidenta bajó del palco del Palacio de Gobierno y cruzando la plaza, en solemne acto, encendió la Tea de Murillo; le acompañaba el alcalde de La Paz de entonces, Raúl Salmón.

Al día siguiente, el jueves 17 por la mañana, se informó de un movimiento militar en Trinidad, Beni; las Fuerzas Armadas controlaban esa ciudad.

Hacia la 11.00 se daba cuenta que en Santa Cruz, el Segundo Cuerpo de Ejército, en coordinación con la Fuerza Aérea, había tomado el control de aquella ciudad. Poco después, similar información (de movimiento militar) provino de Cochabamba.

La Paz. Hasta mediodía, en la ciudad de La Paz aún no se había producido movimientos de tropas. El gabinete de la presidenta Gueiler se hallaba reunido en el Palacio y, según las noticias propagadas desde este edificio gubernamental, dirigentes de la UDP habían citado a la Primera Mandataria para pedir su intervención frente a los acontecimientos que se desarrollaban en el país.

Hacia el mediodía, finalmente, fue ocupada la sede de la Central Obrera Boliviana y fueron detenidos sus principales dirigentes. Se escucharon disparos de armas de fuego, lo que obligó a los transeúntes a huir de las inmediaciones del edificio ubicado en la avenida 16 de Julio.

Leer también >>  La fábrica de árboles cumple 100 años

Los hechos se sucedieron vertiginosamente. Otra fuerza tomó el Palacio de Gobierno, y sucesivamente los militares fueron controlando la situación. El viernes 18, la Junta Militar dispuso la cesación de toda actividad pública y privada. (periódico Presencia, 23 de julio de 1980).

De armas llevar y de tiempos difíciles

Emenerrista
La ex presidenta juró al partido a los 27 años
-Lydia Gueiler Tejada estudió en el Instituto Americano de su ciudad natal y obtuvo el título de contadora general. En 1948 juró al Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR); organizó los ‘grupos de honor’ que, según sus memorias, serían clave para la Revolución de 1952.

Huelga de hambre
Ocurrió en 1951 y sus protagonistas fueron mujeres
-El 20 de abril de 1951 empezó una de las huelgas  de hambre decisivas para la insurrección de abril de 1952. Pidiendo amnistía para sus compañeros presos y confinados, 27 mujeres se lanzaron a la medida, que duró ocho días. A la cabeza estaba Gueiler.

Diputada por primera vez
Entre los 50 y 60 fue diputada ocho años
-La ex primera mandataria del país fue tres veces congresista: en el periodo comprendido entre 1956 y 1960, entre 1960 y 1964, o sea, ocho años de parlamentaria; y desde 1978 hasta julio de 1980; en este último periodo ejerció como presidenta de la Cámara de Diputados.

Alejamiento
Gueiler también militó en el PRIN
-En el año 1963 la ex presidenta se unió al Partido Revolucionario de Izquierda Nacional (PRIN), fundado por el legendario dirigente sindical Juan Lechín Oquendo; militó en este partido hasta la década    del setenta, cuando retornó a su origen, el MNR
 

Fuente: 

Diario La Razón 10/5/2011

Informacion Adicional: 

Murió la Presidenta
5 (100%) 421 votos

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú