Monumento a Juan María Gutiérrez

A doce años de adoptada, no se ha concretado la decisión de homenajear a uno de los redactores de la Constitución.

 Los argentinos parecemos estar echando al olvido, entre otros sentimientos que nos caracterizaron hasta no hace mucho, el amor y el respeto por aquellos ciudadanos que fueron ejemplares en su vida y en su obra. Uno de ellos ha sido Juan María Gutérrez. Justamente, en el año 2000, el Congreso de la Nación dictó una ley por la cual creó una Comisión Nacional pro Monumento a Juan María Gutiérrez, uno de los redactores de la Constitución Nacional de 1853, además de ministro de Relaciones Exteriores de la Confederación Argentina, poeta, historiador, crítico literario, ingeniero, cartógrafo, pedagogo, periodista y estudioso del indigenismo americano. Es más, destacado miembro de la Generación del 37, Gutiérrez fue por su formación y dedicación al saber, un espíritu renacentista en la más pura acepción del término. También se caracterizó por ser un importante promotor de la actividad científica y técnica en la Argentina. Ocupó el cargo de rector de la Universidad de Buenos Aires desde 1861 hasta su jubilación en 1874, y gracias a su gestión numerosos y destacados profesores europeos enseñaron en ella. Junto con Hermann Burmeister, es considerado el impulsor del estudio de las ciencias naturales en la Argentina, y su pensamiento influyó en científicos de la época como Francisco P. Moreno. Con posterioridad a la mencionada ley, la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires sancionó otra por la cual se dispuso que el monumento al ilustre argentino se levantase en el espacio verde junto a la calle lateral que corre frente a la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la UBA y lleva el nombre de Lucio V. González. El cumplimiento de esa norma ha venido demorándose, por lo que la comisión nacional le solicitó al ministro de Cultura de Buenos Aires que dispusiera lo conveniente para encuadrar el emplazamiento del monumento en el marco de la ley de la ciudad, que regula el sistema de mecenazgo y que permitiría llevar a buen término la justiciera decisión del Parlamento, doce años después de adoptada. Sería un merecido y poco costoso modo para las arcas locales de asociarse al homenaje a uno de los grandes argentinos de la Organización Nacional. También, una sabia manera de recuperar viejas tradiciones y seguir haciéndoles honor. Fuente: 

Leer también >>  Hallan carta inédita de Oscar Wilde

 Diario La Nación 7/5/2012

4.5
435
Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú