Medio siglo de historia cordobesa bajo los escombros

La demolición de la Casa de las Tejas disparó la memoria de quienes fueron parte de ella. 50 años de historia que ya son parte del imaginario colectivo de los cordobeses.

Arturo Zanichelli, de la Unión Cívica Radical Intransigente (Ucri) liderada por el entonces presidente Arturo Frondizi, fue el gobernador cordobés que inauguró, en julio de 1958, la Casa de las Tejas como la sede del Gobierno provincial.

Zanichelli, destacado por su intensa combatividad contra el proscripto movimiento del general Juan Domingo Perón, eligió el edificio, creado para ser un hogar de ancianos por la Fundación Eva Perón, como asiento del Ejecutivo provincial; 53 años más tarde un peronista, el gobernador Juan Schiaretti, la demuele.

No se trata de una demolición cualquiera, sino que impacta en la significación del espacio político y público, al alterar una fisonomía ligada a la arquitectura emblemática del peronismo y de lo que fue la sede del poder en los últimos 50 años en Córdoba.

A pesar de haber sido un gobierno peronista el promotor de la edificación, los mandatarios de ese movimiento fueron minoría en la Casa de las Tejas. Sólo la ocuparon unos 15 años en distintos períodos y dos de ellos quisieron trasladarla para demolerla: José Manuel de la Sota y ahora Juan Schiaretti (ver Duro cruce por la venta de bienes del Estado).

Ricardo Obregón Cano y su vice Atilio López (Frejuli) fueron los primeros justicialistas en ingresar al edificio, el 25 de mayo de 1973. De los 33 gobernadores que cumplieron sus mandatos en esta sede, 16 fueron interventores, algunos de gobiernos democráticos.

Leer también >>  Nicolás Copérnico recibe de nuevo sepultura más de 400 años después de su muerte

Década de intervenciones. Uno de los mandatarios mejor recordados por quienes frecuentaron su despacho fue Justo Páez Molina (UCR), que gobernó la provincia durante la presidencia de Arturo Illia.

El legislador Eduardo Bischoff, uno de los cinco periodistas acreditados para cubrir la información oficial entre 1963 y 1965, en representación del diario Los Principios , relató: “Páez Molina generaba una cierta familiaridad en el trato con la prensa, teníamos reuniones diarias. Eran años importantes, en que se debatía la enseñanza libre y laica”.

Bischoff recuerda que al gobernador “le gustaba la Casa”, la consideraba “confortable y un digno lugar para recibir las visitas ilustres”.

Los turbulentos ‘60 introdujeron nuevos actores en el campo de la protesta social; estudiantes y obreros se adueñaron de las calles. Juan Carlos “Cabrito” Toledo –ex periodista de este diario–, evoca una aciaga noche del 22 de agosto de 1966. Los estudiantes habían organizado un “acto relámpago” en el centro, que fue interceptado por la Policía y la Guardia de Infantería. “Los periodistas cobramos en grande, desde garrotazos hasta pisotones de los caballos”, relató Toledo, que por entonces trabajaba en LV2.

Al día siguiente, la prensa fue citada a Casa de Gobierno, donde un uniformado les leyó una disculpa oficial por el accionar violento, argumentando que por el humo habían “confundido” de blanco.

Aunque el clima político y social ya anticipaba el Cordobazo, la Casa de las Tejas parecía blindada ante los ruidos del entorno. Víctor Echenique, camarógrafo de cabecera de los mandatarios desde ‘67, cuenta: “En esa época estaba (Carlos) Caballero, que no midió la dimensión de lo que se estaba gestando”.

Leer también >>  Ideas olvidadas de la Revolución de Mayo

Casa tomada. Echenique aun recuerda “la tensión” que generó la irrupción en el edificio del jefe de policía Antonio Navarro, quien lideró la rebelión policial conocida como el Navarrazo, en febrero de 1974. “Los llevaron presos a todos, eran tiempos muy embromados”, subrayó.

El camarógrafo resaltó la figura de Atilio López: “Era excepcional, un negro del pueblo, bien gaucho. Se tomaba el ómnibus en la puerta de la Casa de Gobierno”, comentó.

El brigadier Raúl Lacabanne marcó los días de mayor temor para los empleados de la Provincia. “Vivía a los tiros todas las noches, con una botella de whisky en la mano y rodeado de matones. Desde Prensa se sentían los gritos de los que capturaban”, contó Echenique y recordó que el militar, que se salvó de un atentado, fue el primero en construir una pileta de natación en la Casa de las Tejas.

El golpe del ‘76 marcó una bisagra en la historia del país y dejó huellas perdurables en la memoria de algunos testigos directos de las actividades de la Casa. “Un capitán nos reunió y nos dijo que tuvo a cargo la Side y yo, que era muy joven, le pregunté a qué se refería, y me contestó: ‘Yo sé todo lo que ustedes han hecho, por ejemplo el origen radical de su madre. Ustedes van a hacer el servicio militar; el que sea de izquierda acá no está más”, recordó Virginia Santillán, jubilada de la Dirección de Deporte y Turismo.

En democracia. Eduardo Angeloz llegó con la democracia de la mano de Ricardo Alfonsín, el 12 de diciembre de 1983. El jefe de los camarógrafos de Gobierno presenció la asunción de quien fue tres veces gobernador de Córdoba: “En mi vida vi tanta gente”.

Leer también >>  El homenaje al desertor irlandés

Una semana antes de su renuncia, en julio de 1995, Angeloz recibió a funcionarios y ciudadanos en su despacho. “El día que se fue, los mozos desfilaron de a uno para estrecharle la mano. Hacia el atardecer, salió caminando junto a su allegados”, relató quien fue su jefe de prensa, Rubén “Corcho” Goldberg.

Lo primero que se destruyó de la Casa de las Tejas el miércoles pasado fue el alero del ingreso principal. Bruno Cuzari, director de Protocolo de Angeloz, recordó que ese tejado fue construido “para recibir a las visitas ilustres de modo protocolar, e impedir que se mojaran los días de lluvia”.

Su sucesor, Ramón Mestre, fue el último radical en ocupar la sede gubernamental, abriendo paso a un período netamente peronista, con dos mandatos de De la Sota y uno de Schiaretti. Las elecciones de este año encontrarán al futuro mandatario en un nuevo destino
 

Fuente: 

Diario La Voz del Interior 9/1/2011

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú