Medio siglo de embargo perjudicó a cubanos pero no al régimen

El embargo económico de EEUU a Cuba, que hoy cumple 50 años de vigencia, está a punto de ser rechazado por 19na vez consecutiva en las Naciones Unidas, resolución que hasta el presente fue desoída por Washington pese a la probada ineficacia de la medida para desmantelar el régimen socialista y que, en cambio, es altamente perjudicial para cada habitante de la isla.


 

 
El 26 de octubre, el gobierno cubano presentará ante la Asamblea General de las Naciones Unidas para su votación su informe contra el embargo, en el que determina pérdidas para la isla desde que fue impuesto por unos 751.363 millones de dólares.

El informe vuelve a calificar las sanciones como “un acto de genocidio” y “de guerra económica”, y denuncia a la administración de Barack Obama de quedarse “muy por debajo de las expectativas creadas” para su eliminación, según reportó la agencia de noticias ANSA.

El canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, adelantó parte de este informe en su discurso ante la Asamblea General de la ONU de hace un mes, al asegurar que “en los dos últimos años no se ha producido modificación alguna en la política de bloqueo y subversión contra Cuba, aún cuando es sabido que el presidente (de EEUU) dispone de prerrogativas suficientes para producir un cambio real y cuenta para ello con el consenso ampliamente mayoritario del pueblo norteamericano”.

En esa oportunidad, el ministro reseñó que el bloqueo económico, comercial y financiero que Washington impone a Cuba fue rechazado en 18 resoluciones consecutivas de la Asamblea General de la ONU con el apoyo casi unánime de los Estados miembros.

El año pasado 187 países votaron en rechazo al bloqueo contra tres que lo defendieron (EEUU, Israel e islas Palau) y dos que se abtuvieron (islas Marshall y Micronesia), cuando en la primera discusión sobre el tema, en 1992, habían sido sólo 59 los que votaron a favor de Cuba.

A pesar de la casi unanimidad del rechazo, Estados Unidos no cumple con estas resoluciones, pero como el organismo no prevé sanciones para estos casos no se modifica la situación.

El embargo fue dispuesto de manera parcial el 19 de octubre de 1960 por el entonces presidente Dwight Eisenhower con el objeto de ahogar al país caribeño y hacer fracasar su revolución.

Las sanciones comerciales se endurecieron con el embargo total decretado por su sucesor, John F. Kennedy, en respuesta a la expropiación sin compensación por Cuba de las propiedades de ciudadanos y corporaciones de Estados Unidos.

Leer también >>  Los 90 años de Marilyn Monroe

En 1958, Cuba colocaba en Estados Unidos el 67 por ciento de sus exportaciones, mientras que el 70 por ciento de sus importaciones provenía de este mercado. A partir del embargo, La Habana estableció esta misma balanza comercial con la Unión Soviética.

Gracias a ello y pese al bloqueo, en el período 1959-1989, el Producto Interno Bruto de Cuba “creció a una tasa media anual de alrededor de 4,5 por ciento y la política económica del país se caracterizó por un renovado papel del Estado en la producción de bienes y servicios”, según el informe “La economía cubana desde el siglo XVI al XX”, publicado por la Cepal.

De acuerdo con este estudio, en ese período, “se incrementó la base productiva de bienes de capital y se expandió la infraestructura física”, además de realizarse “importantes inversiones para el desarrollo de los recursos humanos”.

A inicios de los `90, cuando comenzó la destintegración del bloque socialista, Cuba tuvo que establecer “un programa de emergencia, denominado por las autoridades como `período especial`, que se ha extendido hasta el presente y ha exigido considerables sacrificios por parte de la población”.

Por entonces, Estados Unidos reforzó las sanciones económicas con la llamada Ley Torricelli en 1992 y en 1996 con la Ley Helms-Burton, mediante la cual las filiales estadounidenses en terceros países no pueden establecer ningún tipo de relación comercial con Cuba.

El año pasado, Rodríguez Parrilla había denunciado que estas dos leyes son “una grave violación del Derecho Internacional, de la Carta de las Naciones Unidas, de la libertad de comercio y de navegación”, y permitieron aplicar el bloqueo “al menos, contra 56 países” a partir del concepto de extraterritorialidad de esas normas.

Un informe publicado en el sitio web de la Cancillería cubana explica que las medidas de bloqueo impuestas a Cuba “también limitan y, en muchos casos, vetan cualquier tipo de participación de compañías inversoras extranjeras”.

La inversión en la isla está prohibida por las medidas impuestas por Estados Unidos incluso “para las entidades que forman parte del patrimonio de terceros países, pero que utilizan algún componente estadounidense en su proceso productivo”.

Por otra parte, el jefe de Organismos Internacionales del Ministerio de Salud Pública cubano, Antonio González, subrayó hoy que la política implementada por Washington impide adquirir nuevas tecnologías y piezas de repuesto a la nación antillana.

Leer también >>  Rinaldi llevó a la Unesco la queja por la casa de Filiberto

“Estas acciones -precisó González- obstaculizan determinadas actividades en el campo de la cardiología, cirugía cardiovascular, vigilancia epidemiológica, tratamientos de VIH/sida, anestesiología, reanimación, ortopedia, estomatología y neurocirugía”.

En 2000, el entonces presidente Bill Clinton moderó el embargo en respuesta a la presión de agricultores estadounidenses permitiendo la venta de bienes agrícolas y medicinas por razones humanitarias.

Hoy, Estados Unidos es el principal proveedor de alimentos de Cuba, con un volumen de 962,7 millones de dólares, según cifras de 2008.

Sin embargo, el canciller cubano denunció hace un año que “esas operaciones se realizan en violación de las normas del sistema internacional de comercio, con pagos en efectivo y por adelantado, sin acceso a créditos privados, bajo prohibición de transportar las cargas en barcos cubanos, con procedimientos onerosos y discriminatorios”.

Cincuenta años de embargo “no han servido para nada. Unicamente para hacerle daño al pueblo cubano y justificar la represión de opositores. Ha sido una coartada para el sector más conservador del gobierno y de esta forma justificar el desastre nacional”, consideró hoy en declaraciones a ANSA el economista opositor cubano Oscar Espinosa Chepe.

El ex presidente Bill Clinton reconoció este año que “si algo no funciona, hay que cambiarlo, y el embargo no ha funcionado”.

por Fernanda Arce

Fuente: 

Agencia Telam 20/10/2010

Informacion Adicional: 

Cómo empezó todo:

En 1953, un grupo de revolucionarios dirigidos por Fidel Castro asaltó el cuartel de Moncada. El intento no tuvo éxito por lo que fueron detenidos y encarcelados. Dos años más tarde fue amnistiado y se exilió a México donde creó, junto al argentino Ernesto Che Guevara, el Movimiento 26 de julio. En 1956 desembarcaron en la isla y se internaron en la Sierra Maestra, donde iniciaron una lucha de guerrillas contra la dictadura de Batista. éste, luego de dos años de lucha, huyó del país y Castro entró triunfante en La Habana (1959). Proclamó la república democrática y puso en marcha un programa de reformas sociales. Manuel Urrutia fue nombrado presidente, aunque el poder real lo manejaba Castro. Debido a las celebraciones de juicios masivos y ejecuciones de los implicados en la dictadura de Batista, el primer ministro Miró Cardona renunció y Fidel Castro asumió la presidencia del gobierno.

Se realizó una reforma agraria, donde se expropiaron tierras (muchas de EE.UU.) y se las entregaron a los campesinos. Las relaciones con este país empeoraron cuando el mismo dejó de comprar el azúcar a la isla. Castro nacionalizó primero las compañías azucareras estadounidenses, luego toda compañía propiedad de EE.UU., y rompió las relaciones con Washington. En abril de 1961 fuerzas anticastristas apoyadas por la CIA intentaron ocupar la bahía de Cochinos, lo cual fracasó. En 1962 tras ser expulsada Cuba de la Organización de Estados Americanos, Castro denunció al imperialismo yanqui y proclamó la República Democrática y Socialista de Cuba, radicalizando la posición del régimen con la colectivización de la propiedad privada y el acercamiento a la URSS. En ese mismo año estalló la llamada crisis de los misiles, al ordenar el presidente Kennedy el bloqueo a Cuba por la instalación de misiles soviéticos. La crisis finalizó cuando Nikita Kruschev se comprometió a retirarlos a cambio de que EE.UU. no invadiera la isla.

Leer también >>  La derrota decisiva de la Alemania nazi frente a la URSS que cambió el cuso de la guerra

Pero el embargo persistió hasta el día de hoy, y se intensificó en 1996 cuando Estados Unidos aprobó la ley Helms-Burton, que impuso sanciones económicas a los Estados o empresas que negociaran con Cuba; medida que endurecía notablemente el bloqueo económico contra la isla y perjudicaba la creciente actividad económica de empresas internacionales, sobre todo turísticas, que se habían instalado en el país a raíz de la apertura económica del régimen castrista. Dicha ley fue repudiada por la comunidad internacional, en especial por la Unión Europea. El gobierno de La Habana mantuvo su negativa a cualquier proceso de apertura política.

A fines de la década del `90 EE.UU. suavizó las medidas de embargo impuestas a la isla, pero la relación entre ambos volvió a ser tensa cuando George W. Bush asumió como presidente de este país, quien endureció de nuevo las medidas económicas contra Cuba y las campañas a favor de la oposición al gobierno de Castro.

De qué se trata el embargo
El embargo, como ya se ha dicho, comenzó porque Castro nacionalizó las compañías azucareras estadounidenses y luego toda compañía propiedad de EE.UU., rompiendo las relaciones con Washington. Lo que Estados Unidos ha catalogado como una violación de las leyes internacionales que exigen la compensación monetaria a los dueños. El embargo tomó también un carácter político ante la imposibilidad de lograr que Fidel Castro respetara los derechos fundamentales del pueblo cubano. De igual manera están comprobados por el mundo sus grandes logros sociales, sobre todo en materia de sanidad y educación.

Fuente: www.publispain.com

Medio siglo de embargo perjudicó a cubanos pero no al régimen
4.4 (88.55%) 823 votos

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú