Más vigente que nunca, Quino celebró en el Congreso sus 80 años

«Mafalda cada día piensa mejor», dijo su amigo Maicas en el homenaje. Diputados y artistas como Maitena le cantaron el feliz cumpleaños. Con humor negro, Quino bromeó: «Morir es algo que ya hicieron muchos otros, antes.»

Los aplausos se extendieron por varios minutos, alargando el inicio del homenaje. Aplausos y vivas que arrancaron espontáneamente y no pararon por un buen rato apenas se lo vio a entrar a Quino al salón Delia Parodi de la Cámara de Diputados de la Nación, en el que ayer se lo homenajeaba por su 80º cumpleaños. El hombre lo miraba todo sorprendido y hacía un gesto con los brazos, de agradecimiento. Lo acompañaron su esposa y sobrinos además de colegas como Maitena, Maicas y legisladores. «Si dibujo es porque hablar no me resulta bien. Pero me han conmovido. No es tarea fácil cumplir ochenta años, pero no hay que hacer mucho, sólo pasa», bromeó. De impecable saco de terciopelo negro, pañuelo de seda al cuello, y sus infaltables anteojos de marco cuadrado, disfrutó sereno de las emotivas sorpresas que le habían preparado. Como un video en el que se preguntaba a distintos transeúntes lo que había significado en sus vidas Mafalda, su tira célebre. «La leí yo, la leyeron mis hijos, la seguimos leyendo», decía una mujer. Entre los que contestaron, había testimonios de admiradores latinoamericanos que dieron cuenta de la trascendencia de su obra. Mafalda fue traducida a 26 idiomas, y sus libros vendieron, sólo en Argentina, más de 20 millones de ejemplares. Y se siguen reeditando. Su amigo, el dibujante Eduardo Maicas fue uno de los oradores y, para definir la personalidad de Quino, contó una anécdota que lo define. «Una vez fuimos invitados a la feria del libro de Bahía Blanca. Allí alguien nos preguntó en una mesa quiénes eran nuestros ídolos. Yo que soy fanático del fútbol dije ‘¡Bochini!’, y Quino en cambio respondió ‘las enfermeras y los maestros, por todo lo que hacen por la gente’. Una muestra de su humanismo. Demás está decir lo mal que me sentí», dijo Maicas haciendo reír a los presentes entre los que estaban sus colegas. Por la aguda forma de resumir en una frase o una escena temas y conflictos muy profundos, Mafalda se convirtió en material de estudio. «A pesar de que pasaron tantos años mantiene su vigencia. Como se dice de Gardel, que cada día canta mejor, debiera decirse de Mafalda, que cada día piensa mejor», remató el guionista de Clara de noche.A su turno y luego de soplar una torta blanca decorada con los entrañables personajes de su tira Joaquín Lavado, Quino, habló en el marco de este homenaje en vida y entendiendo que para todos los presentes el número ochenta significa muchos años. «No hay que ponerse tristes porque uno se va a morir, eso es algo que ya hicieron muchos otros antes», bromeó. «Su humor negro es su preocupación por la vida», dijo la diputada Mara Brawer, de cuya iniciativa surgió el homenaje. Entre los legisladores presentes se encontraban el presidente del cuerpo, el diputado Julián Domínguez (FPV), el presidente de la Comisión de Cultura, el socialista Roy Cortina, Felipe Solá y Carlos Kunkel. Le regalaron, al mendocino, una botella de vino tinto de su provincia. También un libro con deseos firmados por sus amigos, y una placa conmemorativa. El coro del Banco Nación le cantó el feliz cumpleaños, y también lo cantó con todos y aplaudió. Quino remató el tema que rondaba el homenaje a su larga trayectoria y a la larga vida de su tira recordando un dibujo de su autoría: «Un par de ancianos están en una plaza, viendo caer unas hojas de otoño esparcidas por el piso. Uno de ellos decía: ‘¿Y si en lugar de pensar que estamos en el otoño de nuestras vidas, pensamos que estamos en la primavera de la muerte?'». « La opinión del sobrino que inspiró a «guille» Su sobrino, Diego Lavado, hijo del hermano mayor de Quino, estaba ayer presente en el homenaje en el Congreso de la Nación.  Reconocido abogado especialista en Derechos Humanos, es el hermano de Guillermo Lavado, “Guille”, quien inspiró al hermanito de Mafalda.  «El cumpleaños fue el 17 de julio, y se festejó con unos homenajes muy emotivos en Mendoza. Se le hizo un recibimiento muy cálido. Él no está acostumbrado a los festejos de cumpleaños, en la casa de mis abuelos no era costumbre festejarlos, nunca lo hicieron. Recién ahora en los últimos años cada vez son más importantes», comentó a Tiempo Argentino. Y los lugares de los festejos van variando de acuerdo a la agenda de Quino. «Generalmente él viaja a Mendoza para esa fecha porque vive entre Buenos Aires y Madrid. Cada vez está más sorprendido de los festejos de cumpleaños que le organizamos.» Su cercanía le permite describir al tío con total certeza: «Es un hombre tímido, introspectivo. Es muy coherente con su vida con su forma de pensar, un tipo que en la cúspide de la popularidad de Mafalda dejó de hacerla porque no quería repetirse.»  por Natalia Páez Fuente: 

Leer también >>  El Bicentenario ya se vive en la ciudad

 Diario Tiempo Argentino 31/8/2012

4.0
403
Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú