Más de un siglo después, los aché recuperaron los restos de Kryygi

Sus captores y asesinos de su pueblo la llamaron Damiana. Fue reducida a la servidumbre en la Argentina. Tras su muerte, su esqueleto se exhibió en el Museo de La Plata. Y su cabeza fue a parar a uno de Berlín. Ayer fue devuelta. Caibú, aputiné, apallú”, repetía desconsoladamente la pequeña Kryygi en su lengua materna. Con casi cuatro años de edad, sin entender el idioma ni las costumbres de sus apropiadores, era la única sobreviviente de la matanza. Toda su familia había sido cruelmente asesinada en un asalto al rancho donde se guarecían de la lluvia, en medio de la selva paraguaya. Una de las últimas imágenes que recordaba de ese momento trágico fue la de su madre: rodando sobre sí misma, tratando de retener en su vientre las vísceras ensangrentadas, a causa de las heridas recibidas. Para recordar ese funesto día de 1896, la renombraron Damiana, por el santoral católico. Su odisea recién comenzaba. En Sandoa, Paraguay oriental, fue educada por los matadores de los suyos y, luego, entregada a los doctores Ten Kate y Charles de la Hitte, del Museo de La Plata. En 1898, la llevaron de Villa Encarnación a San Vicente, provincia de Buenos Aires, a la casa del doctor Alejandro Korn. Allí fue reducida a servidumbre bajo la tutela de la madre del científico. Al llegar a la adolescencia, fue confinada en el hospicio Melchor Romero, creado por Korn. El vía crucis tuvo una última parada en una casa de corrección de Buenos Aires y, finalmente, llegó su muerte, en 1907, “de una tisis galopante”. Pero los restos debían continuar padeciendo. Lejos de recibir las honras fúnebres de su pueblo, su esqueleto quedó olvidado en La Plata; y su cráneo fue enviado al profesor Juan Virchow, de Berlín, para el estudio de su musculatura facial. Debió transcurrir más de un siglo para que llegara la reparación de la afrenta a Kryygi y al pueblo aché.

Leer también >>  “El día más largo” de Fidel llega al Festival de Cine de La Habana

 El camino a la restitución comenzó con el hallazgo de la antropóloga Patricia Arenas, y en abril de 2010, se presentó formalmente el reclamo. “Fue una visita muy emotiva porque encontramos objetos etnográficos de nuestros antepasados”, afirma todavía consternado Emiliano Mbejuagi, coordinador general de la Federación Aché. Afortunadamente, contaron con la contención y los ingentes esfuerzos del colectivo GUIAS (Grupo Universitario de Investigación en Antropología Social), además de la inesperada colaboración de la periodista alemana Heidemarie Boehmecke, quien, impactada por una nota periodística, buscó y encontró el cráneo de Kryygi, en el Hospital Universitario de Charité, de Berlín. Por fin, esta semana se cerrará uno de los capítulos más vergonzantes para tres naciones: Paraguay, Argentina y Alemania. Ayer, el embajador paraguayo Raúl Florentín recibió del gobierno alemán el cráneo de Kryygi mai. Parte de los restos de la niña Aché ya habían sido restituidos a miembros de su comunidad, tras un reclamo efectuado ante las autoridades platenses. “Es una lucha muy importante para nuestro pueblo, que fue masacrado por la sociedad paraguaya. Es importante para muchos jóvenes conocer nuestra historia. Así, se sienten más fuertes, conociendo su identidad. Somos 1400 personas, el pueblo nativo más pequeño de Paraguay. Estamos creciendo recién ahora. Sufrimos el exterminio de la dictadura de Stroessner”, asegura Mbejuagi. Por estos días, las comunidades aché están abocadas a organizar la recepción. “Esperamos que llegue por valija diplomática. Organizamos con los grupos de ancianos una recepción en el departamento de Casapaz”, agrega Emiliano. Los ritos mortuorios se harán en una ceremonia muy íntima, en un lugar secreto, a resguardo de los profanadores. Allí, en un claro de la selva o bajo un árbol frondoso, los restos de Kryygi descansarán en paz.  por Virginia Márquez Fuente: 

Leer también >>  Inédita imagen de un Kennedy joven y fascinado con Hitler

 Diario Tiempo Argentino 24/4/2012

Más de un siglo después, los aché recuperaron los restos de Kryygi
4 (80%) 635 voto[s]

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú