Manuela Sáenz: protagonista de la historia por mérito propio

El 27 de diciembre de 1797 nace en Quito, Ecuador, Manuela Sáenz, considerada como una de las primeras feministas de América Latina y una importante líder revolucionaria de la Independencia de América del Sur.

Numerosos biógrafos y novelistas que han escrito sobre Manuela Sáenz han pasado por alto a la militante y combatiente por la Independencia, y escogieron recrearla en los textos como leyenda vinculada a la visión heroica del Libertador Simón Bolívar.

En el contexto historiográfico patriarcal, Manuela Sáenz ha sido desdeñada, vilipendiada, estigmatizada y hasta reflejada como un defecto de Bolívar, por la moral católica patriarcal de numerosos escritores.

Esa moral patriótica sólo destacaba el papel de las mujeres en la realización de tareas como la confección de uniformes y banderas, acompañantes de los ejércitos y cocineras y, en el mejor de los casos, enfermeras, e incluso espías.

Nunca se destacó su papel de consejeras, capaces de opinar y desenvolverse al mismo nivel que los hombres en las intrigas políticas, como ocurre con Manuela Sáenz, que alcanza la celebridad por ser compañera sentimental de Simón Bolívar, pese a que fue mucho más que eso, como demuestra esta carta de Francisco Antonio Sucre dirigida al Libertador desde el Frente de Batalla de Ayacucho, el 10 de diciembre de 1824.

«Se ha destacado particularmente por su valentía; incorporándose desde el primer momento a la división de Húsares y luego a la de Vencedores, organizando y proporcionando avituallamiento de las tropas, atendiendo a los soldados heridos, batiéndose a tiro limpio bajo los fuegos enemigos; rescatando a los heridos».

Por su ejemplar conducta solicitaba «se le otorgará el grado de Coronel del Ejército Colombiano». Sin embargo, tan alta distinción no fue suficiente para situarla en el mosaico de la historia, al lado de los próceres o fundadores de las repúblicas hispanoamericanas.

El odio y el ensañamiento de sus compatriotas la persiguieron hasta el fin de sus días. Sin embargo, la fuerte personalidad de Manuelita, como se hizo común llamarla, se impuso sobre sus enemigos, incluso sobre la leyenda de su vida, dejando ver la fuerza de un carácter capaz de romper barreras sociales, morales y de género.

Manuela Sáenz, hija del hidalgo español Simón Sáenz Vergara y de la criolla María Joaquina de Aispuru, nació de forma prematura, por lo que su madre fue enviada a la hacienda Cataguango, propiedad de los Aispuru, en la que, al parecer, murió el día que nació Manuela o, según otras versiones, solo sobrevivió dos años más.

Manuelita, huérfana de madre, fue entregada al convento de las monjas conceptas, en el que pasó sus primeros años bajo la tutela de su superiora, sor Buenaventura.

Luego de haber completado su formación con las conceptas, pasó al monasterio de Santa Catalina de Siena, en Quito, de la Orden de Santo Domingo, para concluir así con la formación que en ese tiempo se impartía a las señoritas de las más importantes familias de la ciudad.

Leer también >>  Hallan restos de vida prehistórica en el escenario tunecino de 'Star Wars'

En ese lugar aprendió a bordar, elaborar dulces y a comunicarse en inglés y francés, habilidades y labores que fueron con las que se mantendría en sus años de exilio en Paita, Perú.

A los 17 años de edad huyó del convento, en un episodio del que se sabe pocos detalles y del cual ella no hablaba.

En diciembre de 1816, Manuela conoció en Quito a James Thorne, acaudalado médico inglés 26 años mayor que ella. Simón Sáenz, su padre, como era costumbre en la época y por razones de conveniencia, pactó su boda para julio de 1817.

La boda se celebró en Lima, entonces capital del Virreinato del Perú, donde se hizo amiga de la guayaquileña Rosa Campuzano, con quien además se involucró de lleno en actividades políticas.

Por sus actividades pro independentistas, el general José de San Martín, luego de haber tomado Lima con sus milicianos y proclamado su independencia, el 28 de julio de 1821, le concedió a Manuela el título de Caballeresa del Sol de la Orden El Sol del Perú.

En 1821, a raíz de la muerte de su tía materna, Manuela decidió regresar al Ecuador para reclamar su parte de la herencia de su abuelo materno.

Encuentro con Bolívar

En los eventos de entrada triunfal de Simón Bolívar a Quito, el 16 de junio de 1822, Manuela Sáenz de Thorne lo ve por primera vez. Ella misma narra lo sucedido en su diario de Quito:

“Cuando se acercaba al paso de nuestro balcón, tome la corona de rosas y ramitas de laureles y la arrojé para que cayera al frente del caballo de S.E; pero con tal suerte que fue a parar con toda la fuerza de la caída a la casaca, justo en el pecho de S.E. Me ruboricé de la vergüenza, pues el Libertador alzó su mirada y me descubrió aún con los brazos estirados en tal acto, pero S.E. se sonrió y me hizo un saludo con el sombrero pavonado que traía a la mano”.

En un encuentro posterior, en el baile de bienvenida al Libertador, él le manifiesta: “Señora: si mis soldados tuvieran su puntería, ya habríamos ganado la guerra a España”. Manuela y Simón Bolívar se convirtieron en compañeros sentimentales y de lucha durante ocho años, hasta la muerte de éste, en 1830.

Libertadora del Libertador

Durante su estancia junto a Bolívar en Santa Fe de Bogotá, el 25 de septiembre de 1828, el Libertador fue objeto de un intento de asesinato, frustrado gracias a la valiente intervención de Manuela.

Los enemigos de Bolívar habían conjurado darle muerte aquella noche de septiembre. Al entrar al palacio de San Carlos, hoy día sede de la Cancillería de Colombia, frente al Teatro Colón, Manuela se da cuenta del atentado y se interpone a los rebeldes, con el fin de que Bolívar tuviera tiempo de escapar por la ventana. Por estas acciones, Bolívar la llamó la Libertadora del Libertador.

Leer también >>  Hoy se cumple medio siglo de la muerte de William Faulkner

Su esposo James Thorne, en varias ocasiones, pidió a Manuela que volviera a su lado. La respuesta de ella fue contundente: seguiría con Bolívar y daba por finalizado su matrimonio con el inglés.

En alguna ocasión, consultada sobre el rompimiento con su marido, Manuelita expresó que no podía amar a un hombre que reía sin reír, que respiraba pero no vivía y que le generaba las más agrias repulsiones.

Este comportamiento «indecente» para una mujer de la época marcó un antecedente de autodeterminismo en la mujer en una época donde eran reprimidas por una sociedad que las anulaba completamente.

A la muerte de Bolívar, en 1830, las autoridades de Bogotá expulsan a Manuela de Colombia. Ella partió hacia el exilio en la isla de Jamaica.

Intentó regresar a su tierra en 1835, y cuando se encontraba en Guaranda, Ecuador, su pasaporte fue revocado por el presidente Vicente Rocafuerte, por lo que decidió instalarse en el pueblo de Paita, en la zona norte del Perú.

Durante los siguientes 25 años se dedicó a la venta de tabaco, además de traducir y escribir cartas a Estados Unidos de parte de los balleneros que pasaban por la zona, de hacer bordados y dulces por encargo.

A los 59 años de edad, Manuelita sucumbió el 23 de noviembre de 1856 durante una epidemia de difteria que azotó la región.

Su cuerpo fue sepultado en una fosa común del cementerio local y todas sus posesiones fueron incineradas, incluidas una suma importante de las cartas de amor de Bolívar y documentos de la Gran Colombia que aún mantenía bajo su custodia.

Manuelita entregó al irlandés Daniel Florencio O’Leary gran parte de documentos para elaborar su biografía sobre Bolívar, de quien Manuela dijo: “Vivo adoré a Bolívar, muerto lo venero”.

Venezuela honró su memoria

El 5 de julio de 2010, en conmemoración del 199° aniversario de la Firma del acta de Independencia de Venezuela, llegó al Panteón Nacional un cofre que contenía tierra de la localidad de Paita, en Perú, donde fue enterrada Manuela Sáenz, el 23 de noviembre de 1856.

Estos restos simbólicos fueron trasladados por tierra atravesando Perú, Ecuador, Colombia y Venezuela, hasta arribar a Caracas, donde reposan, en un sarcófago diseñado para tal fin, junto al Altar Principal en el que yacen los restos del Libertador Simón Bolívar.

Además, a Sáenz se le concedió póstumamente el ascenso a Generala de División del Ejercito Nacional Bolivariano de Venezuela, por su participación y actuación en la guerra independentista, en un acto que contó con la participación de los presidentes de Ecuador y de Venezuela.

Leer también >>  El siglo de Kirk Douglas, el hijo de un trapero que creó una dinastía mítica en Hollywood

 

Fuente: 

Agencia Venezolana de Noticias 26/12/2010

Informacion Adicional: 

Venezuela:
Los restos de Manuela Sáenz reposan junto a Bolívar

En el marco del Día de la Independencia de Venezuela, el presidente del Ecuador, Rafael Correa, y su homólogo venezolano, Hugo Chávez, depositaron ayer los restos simbólicos de la ecuatoriana Manuela Sáenz en el Panteón Nacional de Caracas, para que reposaran junto a los del Libertador Simón Bolívar.

El cofre, que contiene tierra de Paita, puerto del Perú donde murió la heroína, ingresó al Panteón Nacional bajo el resguardo de cadetes mujeres de institutos de las Fuerzas Armadas Bolivarianas y de cinco capitanas y oficiales del Ejército ecuatoriano.

Los restos de Manuela Sáenz partieron de Perú en mayo. Un cofre permanece en el Templo de la Patria en la Cima de la Libertad, en Quito, y el segundo avanzó hasta Venezuela tras recorrer Bolivia, Ecuador y Colombia.

El Palacio de Carondelet, en su periódico digital Elciudadano, informó que el Jefe de Estado venezolano, como homenaje post mórtem, ascendió a la Libertadora del Libertador al grado de Generala del Ejército Bolivariano.

Los restos de Sáenz fueron colocados junto a los de Bolívar, tal como fuera el deseo del prócer como lo citó en una de sus últimas cartas, indicó Chávez.

Por su parte, el Primer Mandatario ecuatoriano resaltó la imagen de Sáenz como la mujer heroica y entregada al proceso de lucha independentista de América. Destacó que ese espíritu libertario está en cada ecuatoriano y venezolano, en el corazón de todos quienes celebran el bicentenario de luchas libertarias.

En el evento cívico militar, la soprano ecuatoriana María Isabel Albuja, acompañada de la Orquesta Sinfónica de Jóvenes de Miranda, entonó la canción Manuela y Bolívar. Varios ministros de Estado de ambos países acompañaron a los mandatarios.

Con ese acto comenzó en Caracas el octavo encuentro presidencial entre Correa y Chávez.

Posteriormente, en un evento realizado en la sede de la Asamblea Nacional (Congreso) y acompañado por Chávez, Correa destacó la necesidad de impulsar una arquitectura financiera regional y una moneda común para reducir la dependencia del dólar.

Correa dijo que “desde la Unasur podemos y debemos crear una nueva arquitectura financiera regional como un paso fundamental para la optimización de la utilización del ahorro regional y para hacer a Sudamérica menos vulnerable”. A su juicio, no hay que depender del dólar.
 

Fuente: Diario El Comercio 6/7/2010

 

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú