Los tesoros inéditos de los Romanov

Salen a subasta centenares de cartas y fotografías de la familia imperial rusa. Fueron recuperados por un soldado y por un artista de la Bauhaus tras la II Guerra Mundial

Unas 235 cartas inéditas de los zares Nicolás I y Alejandro II, así como de su familia serán subastados el próximo 9 de diciembre por la casa Hôtel des ventes de Ginebra, que podrían alcanzar entre 60.000 y 80.000 francos suizos (unos 50.000 o 66.600 euros), según han anunciado los responsables de la venta. En la misma venta, se subastarán fotografías del zar Alejandro III, padre del último zar de Rusia. La mayoría de las cartas están dirigidas a Olga Nicolaievna (1822-1892), hija del zar Nicolas I (1796-1855), quien vivía lejos de su familia en Stuttgart, tras su matrimonio con un príncipe alemán, el futuro Carlos I, rey de Wurtemberg. El zar Ajelandro II (1818-1881) estaba muy apegado a su hermana Olga, y también le escribía cartas, plagadas de comentarios sobre la situación política del imperio ruso. Las misivas, redactadas en ruso, francés e inglés, fueron compradas en bloque en 1945 por un militar alemán que había llegado a Europa a hacer un reportaje para la revista Star & Stripes. En 1989, la viuda del militar se mudó y se las ofreció a un amigo historiador sin saber de qué se trataban. El historiador decidió estudiarlas y descubrió el tesoro histórico: varias cartas están redactadas por el propio zar, explica Claire Piguet, especialista en manuscritos de la familia imperial rusa en el Hôtel des ventes de Ginebra. El álbum familiar La casa de subastas también va a vender fotografías inéditas de la familia del zar Alejandro III (1845-1894), que fueron recogidas en la residencia imperial, el palacio Gatchina, incendiado por las tropas nazis en 1944. Las imágenes fueron salvadas de las llamas por Otto Hofmann, un artista alemán de la Bauhaus que había sido enviado como soldado al frente del este en 1944. «Cogía cualquier cosa aunque en teoría no tuviese valor», recuerda Bernard Piguet, director del Hôtel des ventes. Otto Hofmann conservó las fotografías como testimonio de una época revuelta y las mantuvo con él en todo momento, incluso cuando el ejército soviético le hizo prisionero. Liberado en 1947, en seguida se marchó a Berlin, París y terminó sus días en Italia. La familia de Hofmann decidió vender las fotografías para respetar su voluntad. El Hôtel des ventes también saca a subasta otros objetos de la Rusia imperial, como un espectacular par de jarrones de porcelana, de 1849, manufacturados por la Fábrica imperial de Rusia. «Son piezas únicas, autentificadas, que fueron ofrecidas por el zar Nicolás I a su nueva Elena Pavlova (1807-1873), tras la muerte de su marido Michael Pavlovitch (1798-1949), hermano de Nicolás I». Los jarrones, con un valor estimado de entre 250.000 a 416.000 euros, fueron comprados por una pareja suiza en los años 60 en París. El Hôtel des ventes de Ginebra organiza desde hace varios años sus «ventas rusas», muy valoradas por los muchos rusos que viven en el país. Fuente: 

Leer también >>  Benjamin Franklin y el misterio de los 1.200 huesos humanos hallados en su sótano de Londres

Diario El Mundo 28/11/2013

Los tesoros inéditos de los Romanov
4.8 (95.4%) 569 voto[s]

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú