Los secretos escondidos en el casco histórico y sus pasajes

Vecinos y turistas pueden participar de recorridos para conocer el origen de esas callecitas y las leyendas que las rodean.

En una ciudad famosa por sus enormes avenidas, como la 9 de Julio, también existen unas 500 callecitas que atraviesan en forma caprichosa las manzanas de diferentes barrios. Son los pasajes que forman parte de una Buenos Aires secreta por la que pocas veces caminamos. Para descubrirlos, la Dirección de Casco Histórico porteña ofrece circuitos gratuitos en los que se conocen el estilo arquitectónico, las leyendas y las costumbres de quienes los habitaron. Los recorridos permiten, por ejemplo, conectarse con el Pasaje Belgrano, situado en Bolívar casi avenida Belgrano, con entrada por ambas calles. Fue construido a fines del siglo XIX, con dos plantas de viviendas. Con la ampliación de la avenida se redujo a un único acceso por Bolívar 373. En 1870, fue propiedad de una de las mujeres más ricas y bellas de la Argentina: Felicitas Guerrero. Luego de pasar por sucesivos dueños, en 2005 comenzaron las tareas de rescate arqueológico, en las que se recuperaron cerámicas esmaltadas, tinajas de aceite, pipas de caolín y de terracota, lozas inglesas de tipo Creamware y Pearlware, botellas y cuentas de vidrio. Las piezas se exhiben en un pequeño museo del subsuelo del pasaje. Según la Real Academia Española, un pasaje es un sitio o lugar por donde se pasa. La forma es de lo más variada: puede tener forma de U, de L, atravesar una manzana o terminar como un callejón sin salida. Los hay afrancesados, de estilo italianizante y otros que, como la ciudad misma, son eclécticos. Suele ser común que sus nombres cambien a lo largo de la historia. Tal es el caso del Pasaje 5 de Julio, que primero se llamó Sarandí y que tiene su actual denominación por la defensa criolla contra la invasión de los ingleses en 1807. Típica callecita empedrada de San Telmo, nace en la avenida Belgrano y corre hasta Venezuela. Según explica el guía Rubén Forace, «en 1822 se sancionó la ley de reforma eclesiástica, que les confiscó los bienes a los padres dominicos. Entonces se abrió este pasaje para partir en dos partes el convento». En el subsuelo yacen los cuerpos de 3000 soldados ingleses fallecidos en la Segunda Invasión, a los que la iglesia no permitió sepultar en el cementerio de la Recoleta. La caminata sigue por lo que antes era la Bajada de los Dominicos, en Montserrat, hasta llegar a la Casa del Virrey Liniers (Venezuela 468). Allí vivió Santiago de Liniers entre 1805 y 1809, y también en ese lugar el general inglés William Beresford firmó en 1806 los términos de capitulación antes de rendirse. El librero Ángel Estrada, pariente de Liniers, fundó su editorial en el terreno adyacente con frente sobre Bolívar, conectado por un patio interno con la casa del virrey, donde funciona ahora un centro cultural. En la editorial funciona una biblioteca pública y se puede observar la antigua imprenta. Los inmensos vitraux con motivos florales, los pisos, las puertas y ventanas de madera y los techos altos nos remontan al siglo XIX. Recientemente fue adquirida por el gobierno porteño. El recorrido concluye en el pasaje Santamarina, de estilo neoclásico, con enormes macetones y escalinatas. Son unas 35 viviendas, de las cuales 17 están en la planta baja, donde una palmera interior trepa hasta el primer piso. Es una L con salidas por México 750 y Chacabuco 641. La construcción data de 1915; fue proyectada por el arquitecto alemán Carlos Nordmann sobre un terreno de 2000 metros cuadrados, por encargo de Ramón Santamarina, dedicado a construir inmuebles para renta. Según datos oficiales, unas 4000 personas realizan anualmente estos circuitos para redescubrir los secretos del casco histórico. El próximo recorrido se realizará mañana, a las 15, por los pasajes San Lorenzo, Giuffra y el Paseo de los Anticuarios, entre otros. Las inscripciones se realizan por eventioz.com.ar por Virginia Mejía Fuente: 

Leer también >>  Sensible retrato de un prócer

Diario La Nación 2/10/2015

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú