Los kelpers evalúan la prohibición de banderas argentinas

Presionada por un petitorio comunitario colgado en los espacios públicos de la capital de Malvinas, la Asamblea Legislativa de las islas analiza si prohibir o no el despliegue de banderas argentinas en las islas, a lo que se suma al de pancartas y pintadas de grafitis con la leyenda: “Malvinas Argentinas”. Lo suelen hacer ex combatientes de la guerra de 1982, que luego suben sus fotos a las redes sociales.

La situación es muy delicada, porque el petitorio, elaborado por la isleña Kris Thorsen advierte que “tarde o temprano” los residentes de las Islas Falkland se van a sentir “provocados por esta bandera flameando y van a tomar las leyes en sus propias manos”. Agrega que “sin dudas”, ésto va a causar “al menos la reacción de la Policía Real de las Islas Falkland”, a la que hacen responsable del cumplimiento de “la ley” para evitar “esta angustia”. Thorsen no quiso hacer comentarios ante Clarín sobre el petitorio difundido por el Penguin News”. Y además, cortó la comunicación. Su petitorio, que ya está en manos del gobierno local, señala que el comportamiento de los argentinos que despliegan banderas es “alarmante, perturbador y angustiante”. Los peticionantes consultan al pueblo además si ven que el Gobierno está siendo o no proactivo contra este “comportamiento provocador”. Se quejan de que la Policía no tome acciones y reclama una legislación “apropiada”. En una cautelosa respuesta a este diario, sobre en qué legislación cabría prohibir el despliegue de banderas, que a su vez es un acto de libre expresión, el consejero Barry Elsby, presidente de la Asamblea respondió: “La Asamblea Legislativa apoya el derecho del pueblo de las Islas Falkland a expresar sus opiniones”. También manifestó que el cuerpo legislativo se solidarizaba con “la angustia que pueda haber causado que algunos visitantes flameen banderas argentinas y tomen acciones para reclamar la soberanía argentina sobre nuestro hogar”. Y agregó: “Los eventos de 1982 cuando Argentina invadió nuestro hogar no se olvidaron”. Pero al mismo tiempo, el consejero Gavin Short, quien aclaró que “no todos” los argentinos gustan de desplegar banderas, aseguró que el sentimiento de enojo en las islas es muy “alto”, y que la gente “está “harta” de estos hechos. Y advirtió de que en cualquier momento podría haber “un incidente”. Short contó que fue él quien presentó un proyecto de enmienda al proyecto sobre Leyes Criminales de las islas para prohibir el flameo de banderas y de pancartas. El consejero señaló que fue apoyado por Elsby pero no por el resto de los seis legisladores del cuerpo legislativo, los que sostuvieron que las leyes existentes eran suficientes. Por cierto, cuando los gobiernos de Argentina y Gran Bretaña negociaron el diseño del monumento a los caídos en la guerra que el presidente de Corporación América, Eduardo Eurnekián, levantó hacia 2004 en el cementerio argentino de Darwin, los kelpers lograron que se prohibiera cualquier alusión o insignia nacional. No están permitidas. Otro tema al que también están atentos en las islas y aquí porque divide opiniones de los grupos de ex combatientes es la creciente desaparición de objetos que los argentinos dejaron en los campos de batalla en 1982. Numerosos veteranos que viajan al archipiélago se los llevan. Sacarlos está prohibido, pero burlan la Aduana. “Respetamos la decisión de muchos ex combatientes de no llevarse objetos de los campos de batalla. Solo aceptamos en custodia los objetos de los ex combatientes que son prestados y que les pertenecían”, dijo el vicedirector del Museo Malvinas e Islas del Atlántico Sur, Mario Volpe, consultado por este diario, al saberse que varias agrupaciones quieren exponer esos objetos en la institución inaugurada por la presidente Cristina Kirchner este año. por Natasha Niebieskikwiat Fuente: 

Leer también >>  "El Greco", nueva atracción del Museo Nacional de Bellas Artes

Diario Clarín 4/12/2014

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú