Las sombras de la actriz Judy Garland, infinitos problemas bajo el arco iris

Su adicción a los medicamentos comenzó en aquel rodaje. La actriz falleció de una sobredosis de barbitúricos a los 47 años. Puede que no hasta el 75 aniversario que ahora se cumple, pero es probable que de no haber sido por una existencia tan tormentosa, Judy Garland podría haber celebrado mucho más el discurrir de su película más aplaudida, ‘El mago de Oz’ (1939). Ahora, con ese aniversario, se ha vuelto a recordar su figura en Hollywood, su grandeza y sus miserias, que también fueron muchas.

Garland, que se inclinó por el mundo de la actuación desde muy temprana edad, falleció producto de una sobredosis de barbitúricos en un hotel de Londres en junio de 1969, semanas después de haber celebrado su 47 cumpleaños. Podría haberse despedido mucho antes, sin embargo, con varios intentos de suicidio a sus espaldas y una adicción a los medicamentos que desarrolló, precisamente, durante el rodaje de ‘El mago de Oz’. La joven de Grand Rapids, Minnesota, tuvo que soportar una intensa presión por parte de los ejecutivos de la MGM, que la criticaron por subir de peso con mucha facilidad. Por eso la sometieron a una peligrosa dieta a base de pastillas adelgazantes y de barbitúricos para controlar los nervios. Al final, la pequeña actriz logró su objetivo: terminar el rodaje y consagrarse como estrella de Hollywood, aunque tuviese que pagar un precio muy alto por la gloria, una dependencia a los fármacos de la que no pudo liberarse durante el resto de su vida. Años más tarde llegarían los primeros momentos duros con el estudio que la vio consagrarse. Su despido tras no presentarse a tiempo al rodaje de varias cintas motivaron la decisión, lo que desembocó en un ataque de nervios para la actriz y en dos intentos de suicidio. Fue la época en la que su matrimonio con Vincent Minnelli tampoco funcionaba como era debido. Pero como a lo largo de gran parte de su existencia, Garland lograría levantarse y volver a actuar, la droga que verdaderamente la mantenía viva. Como actriz y cantante, creció acostumbrada a ser una estrella y no sabía ser otra cosa. Con ‘Ha nacido una estrella’ (1954) volvió a sentir eso precisamente, importancia y peso en la industria, nominada a un Oscar que todo el mundo pensó que ganaría. Al final, se lo llevó Grace Kelly por solo seis votos de diferencia, un golpe para la siempre frágil Garland, considerada como una mujer promiscua y con tendencia a menospreciarse, casada en cinco ocasiones. Las dos últimas fueron relaciones efímeras. Su matrimonio con el actor Mark Herron duró seis meses y el siguiente, con el músico Mickey Deans, poco más de tres meses, interrumpido por la trágica muerte de la actriz, un producto de Hollywood de principio a fin, encumbrada por el brillo de las cámaras y muy golpeada detrás de ella. por Pablo Scarpellini Fuente: 

Leer también >>  La repatriación de los restos de un rey controvertido abre viejas heridas en Italia.

Diario El Mundo 18/8/2014

Las sombras de la actriz Judy Garland, infinitos problemas bajo el arco iris
4.8 (95.4%) 578 voto[s]

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú