Las ruinas de Epecuén se vuelven a iluminar, a 30 años de quedar bajo el agua

Cerca de 1.000 personas asistieron anoche a la conmemoración de los 30 años de la tragedia de epecuén, un pueblo del suroeste de la provincia de Buenos Aires que quedó durante dos décadas bajo el agua, al que volvieron a iluminar sus ruinas por primera y única vez como símbolo de memoria.

«Nos preguntaron por qué no se hizo esta conmemoración cuando se cumplieron 20 años de la inundación, y es porque Epecuén todavía estaba bajo el agua», explicó a Télam Javier Andrés, actual secretario de Turismo de Adolfo Alsina. El 10 de noviembre de 1985 las altas precipitaciones y obras inconclusas en la regulación de canales provocaron la inundación de Epecuén que llegó a su pico máximo luego de dos años; lo que generó que sus más de de 1.000 residentes perdieran todo y que el pueblo quedara en ruinas. La calle principal y los edificios más representativos del pueblo fueron iluminados anoche en un cielo estrellado y un clima de emotividad por parte de los asistentes, entre los que se encontraban antiguos residentes, turistas de diferentes partes de Argentina y del mundo, y vecinos de Carhué, la localidad más próxima. Además, se recrearon «las tardecitas de tango» en una esquina representativa del lugar donde el bandoneonista Alfredo Ércoli solía presentarse, en un escenario improvisado entre los escombros al que agregaron luces de colores y mesitas para que la gente recordara el espectáculo cuando el pueblo tenía vida. «Hoy es un día muy especial para todos, estoy muy emocionado», expresó Ércoli cuando tomó el micrófono y se dirigió al público, el que se encontraba sentado en reposeras que habían traído desde sus casas y además entre los escombros, con equipos de mate y cámaras de fotos que no paraban de capturar los momentos.  Así fue como el bandoneonista comenzó a entonar una estrofa del tango que dice: «Vos serás como una herida, para el resto de mi vida», lo que logró aplausos de los presentes y algunas lágrimas; y luego siguió con su repertorio en un clima más distendido, donde invitó a aquellos que se animaran a bailar. Entre los presentes había dos turistas francesas que concurrieron a Epecuén a hacer un documental sobre arquitectura, ya que en varios lugares del pueblo se encuentran obras del reconocido arquitecto Francisco Salamone. Además, había unos jóvenes de la ciudad de Buenos Aires que comenzaron a interesarse por la historia de Epecuén a partir de haber visto un documental que realizó una marca de bebida energizante, en el que el deportista extremo Danny MacAskill recorrió las ruinas con acrobacias demostrando su habilidad con la bicicleta.  @fotoI@ «Vimos ese documental y después empecé a buscar la historia del pueblo y no podía creer lo que le había pasado; así que ayer llegamos acá y vinimos especialmente para esta conmemoración de los 30 años de la inundación», comentó a Télam Ignacio De Titto, el joven de Buenos Aires, que estaba sentado junto a sus amigos en los escombros. El secretario de Turismo contó a Télam que después de la difusión de ese documental a nivel global el año pasado se incrementaron las visitas de turistas, especialmente provenientes de Europa, que ahora agregan a su circuito típico por Argentina al destino de Carhué, no sólo por las aguas termales y curativas de la laguna de Epecuén sino también para conocer las ruinas del pueblo. La laguna de Epecuén se desarrolló como destino turístico desde su fundación en los años 20, y es famosa en el mundo por contener propiedades curativas al contener sus aguas más de 100 gramos de sal por litro, sólo superado por el Mar Muerto. Durante la conmemoración también se presentaron unas placas de madera que se sellaron en las ruinas para distinguir cada hogar o comercio, en un símbolo de «memoria y posteridad» para todos los que visiten el pueblo; y además se colocaron los carteles con los nombres de las calles; explicó a Télam Gastón Partarrieu, director del Museo Regional Adolfo Alsina, quien presentó un libro sobre la historia de Epecuén la semana pasada. @fotoD@ En el 2014 Epecuén fue declarada monumento histórico provincial, y cada intervención que se realiza en el pueblo es consultada con los antiguos residentes al tratarse de un tema con «alta sensibilidad»; expresaron las autoridades municipales. «Esto me trae nostalgia pero es importante que se valore, la conmemoración representa una toma de conciencia de lo que pasó 30 años después», consideró Mirta Stoessel, antigua residente del pueblo que hace 50 años era un pujante destino turístico y hoy son ruinas. Fuente: 

Leer también >>  Hallaron los restos de un navío español que se hundió en 1765

Agencia Telam 16/11/2015

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú