Las mil y una versiones sobre la muerte de Chita, la fiel amiga de Tarzán

Un santuario animal de EE.UU. anunció que murió la mona de los filmes de Weissmuller. Pero muchos dudan.

Murió la mona Chita –eso dicen los cables–, en un refugio para primates de Florida (EE.UU.). Que no era mona sino mono . Y que tampoco era Chita. Ni Cheeta –el nombre original del personaje que acompañaba a Tarzán–, sino Jiggs Jr. Y que con seguridad no pasó nunca por Hollywood. Lo que no murió es el mito.

Le dio nacimiento Cyril Hume en 1932, cuando escribió el guión de Tarzán de los monos , la primera película de la saga del vigoroso Johnny Weissmuller. En la primera de las 24 novelas, Edgar Rice Burroughs había presentado a su héroe como un joven huérfano que había sido criado por la mona Kama, quien no aparecía más que como una referencia. Recién en las ramas de las últimas historias del escritor se columpió Nkima, un simio que acompañó al atleta en sus andanzas arbóreas.

Rodaba Chita frente a las cámaras, rodaba la película, y comenzó a rodar el mito. En las doce películas que filmó Weissmuller en taparrabos hubo una decena de chimpancés que encarnaron el protagónico cuadrumano. Pero para las nenas y los nenes fascinados con sus monerías, Chita se convirtió en un genérico.

También lo fueron Lassie y Rin Tin Tin, el chanchito Babe, el gato Chatrán y el delfín Flipper, antes de que las asociaciones defensoras de los animales se armaran de alfileres para desinflar los mitos zoológicos. Curiosamente, la collie y el ovejero dejaron sus pisadas en el Paseo de la Fama de Hollywood, pero Chita –o alguno de sus múltiples alter egos – jamás fue invitada.

Leer también >>  "Juan Domingo Perón recibió medio millón de dólares por el pacto que hizo con Arturo Frondizi"

¿Cuál de esos diez simios fue el que sobrevivió hasta ahora? El mito del mito de Chita fue consolidándose en 1991, cuando Dan Westfall creó en Palm Springs el refugio CHEETA, que en inglés significa Hábitats Originales y Mejorados para Simios Amenazados y en Peligro de Extinción. Lo hizo pensando en dar una vejez apacible a los primates jubilados por el show business , e inspirado por su propio mono Chita, que él creía auténtica leyenda del celuloide.

Le había sido regalado en 1993 por su tío Tony Gentry, entrenador de animales, y lo había cobijado con mito y todo . Gentry no le dejó ningún papel, pero le había contado que lo había comprado de bebé en Liberia, y que lo había llevado a EE.UU. en un avión de Pan Am. Había filmado algunos títulos de la serie Tarzán, y su última incursión en la pantalla grande había sido Doctor Doolittle .

Westfall también estaba convencido de que su adorada mascota era el chimpancé más viejo del mundo, tal como lo avalaba el Guiness de 2001 , que le acreditaba 69 años y un mes.

Para celebrar su 75° cumpleaños, Westfall encargó la biografía oficial a R.D. Rosen. El escritor se puso a investigar, y descubrió que los vuelos comerciales transatlánticos se habían iniciado en 1939; que la –o el– Chita de Palm Springs había nacido en los 60; que había varias versiones sobre su origen; y que jamás había pisado un set .

Apenado y honesto, en enero de 2008 Westfall dio marcha atrás con el libro y cambió el relato en el sitio web. El pinchazo del mito parece haber sido aprovechado por el Santuario de Primates Suncoast de Palm Harbor, que aseguró tener como pensionado al auténtico mono Chita . Creado en 1951 por Robert y Mae Noell, alberga a 70 animales –incluidos reptiles y aves tropicales–, y ofrece un show a los visitantes: magia y malabares, y chimpancés que se ganan las bananas boxeando . Westfall, en cambio, para aumentar los ingresos de CHEETA, vende los cuadros monigoteados por su simio insignia.

Leer también >>  Una estación del Ferrocarril San Martín pasará a llamarse "Villa Crespo"

El Chita de Suncoast –que en realidad se llamaba Jiggs Jr– era un animal sin dudas añoso, que el 24 de diciembre tuvo una falla renal y pasó al verde cielo de los monos, previo paso por el crematorio. Debbie Cobb, la directora del refugio, tiene una inefable coartada : “Lamentablemente hubo un incendio en 1995, en el que se perdió mucha documentación”.

Sin darse cuenta, Cobb también quemó parte del mito : contó que a diferencia de la cariñosa mona que se abrazaba al campeón olímpico, Jiggs Jr, cuando se enojaba con alguien, le tiraba caca a través de los barrotes.

por Sibila Camps

Fuente: 

Diario Clarín 29/12/2011

Informacion Adicional: 

Las mil y una versiones sobre la muerte de Chita, la fiel amiga de Tarzán
4.5 (89.88%) 577 voto[s]

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú