Las Abuelas celebraron sus 35 años rodeadas de nietos recuperados

La entidad conmemoró la histórica fecha en un teatro porteño. Antes, se reunieron con la presidenta Cristina Fernández en la Rosada. Su lucha y compromiso con la memoria y el orgullo de las 107 identidades restituidas.

Estamos rodeadas de amor», resumió la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, al ingresar junto con otras abuelas al teatro ND Ateneo ayer por la tarde, donde la esperaban muchos de los nietos restituidos en una sala repleta para celebrar los 35 años de lucha de la institución por encontrar a los niños apropiados durante la última dictadura. En el acto, organizado y encabezado por sus nietos, la institución repasó su historia y sus logros: el principal, que 107 jóvenes recuperaron su identidad. Minutos antes, junto con otras de las Abuelas, Estela fue recibida por la presidenta Cristina Fernández en la Casa Rosada. En el despacho presidencial, las Abuelas le llevaron a la mandataria la edición especial del periódico por los 35 años.  «La presidenta, como siempre, nos recibió con cariño, con regalos, flores y bombones, para disfrutarlos después en la casa de Abuelas. Hablamos como si fuéramos amigas de toda la vida», destacó Carlotto sobre el encuentro, al que se sumó después el cantante Luis Miguel, quien había llegado a la Casa de Gobierno para visitar a Cristina. Carlotto recordó también los comienzos de la institución que, en 1977, comenzó a dar sus primeros pasos cuando se agruparon madres de desaparecidos que además buscaban a sus nietos, algunos secuestrados junto con sus padres y otros nacidos durante el cautiverio de sus madres. «Hubo muchos primeros días porque, si bien la dictadura comenzó el 24 de marzo de 1976, ya había, desde 1975, madres y abuelas buscando a sus hijos y nietos en soledad, sin saber qué hacer. Con la dictadura comienzan los secuestros masivos y el robo de bebés, que fue un plan sistemático. Hubo abuelas que empezaron en el ’76 porque el hijo no volvió, pero yo me incorporé en el ’78», recordó la dirigente. Y agregó: «Yo no soy de las 12 fundadoras, en esa época era una directora de escuela que tenía miedo, y cuidando los cuatro hijos. Luego fue secuestrado y luego liberado mi esposo, y después Laura, la mayor de mis hijas. Esa es mi historia, pero cada abuela tiene su historia, su ingreso, su tiempo.» Carlotto se refirió además al futuro de la institución, donde los nietos ya participan de las reuniones periódicas como parte del recambio generacional. «Tenemos ya poco tiempo, pero hemos tenido esa sabiduría de dejar los relevos y cuando no estemos, van a quedar otras personas que son nuestros herederos, nietos recuperados que integran nuestra comisión directiva», manifestó. «Mi nombre es Manuel Gonçalves Granada y lo sé gracias a las Abuelas», dijo el joven al subir al escenario junto a Leo Fossati, otro nieto restituido. Los dos condujeron el emotivo acto en el teatro al que asistieron integrantes de HIJOS, Familiares, Madres Línea Fundadora, junto con legisladores y el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina. Minutos antes, Gonçalves manifestó que este aniversario «hace que cada uno de los nietos estemos enormemente agradecidos por la lucha de las Abuelas» y se refirió a los objetivos a futuro de la organización: «El desafío que tenemos es sostener en el tiempo ese recambio generacional para poder terminar con esa búsqueda, que va a finalizar cuando encontremos al último de los nietos apropiados.» La celebración se realizó en coincidencia con el Día Nacional del Derecho a la Identidad, que se fijó el 22 de octubre en conmemoración a la lucha de las Abuelas.   «Ejemplo de vida y trabajo» Al ingreso del teatro ND Ateneo, Alejandro Sandoval Fontana celebraba por partida triple: se cumplieron los 35 años de Abuelas de Plaza de Mayo, una fecha que coincidió con el cumpleaños de Estela de Carlotto, su titular, y con el segundo aniversario del momento en que recibió el DNI con sus nombre biológico luego de que en 2008 recuperara su identidad.  «Son momentos muy especiales en los que se me mezcla la euforia, la alegría. Lo único que tengo para las Abuelas en estos 35 años es decirles gracias por la lucha que vinieron haciendo, por pelear de la manera en que lo hicieron y por bancarnos a nosotros de la manera en que lo hacen», señaló Alejandro. Y agregó: «Yo tengo mi abuela pero para mí todas son mis abuelas. Ellas son tan fuertes que no se dividieron nunca en estos 35 años. Son un ejemplo de vida y de trabajo y, como destacan ellas siempre, con diferentes pensamientos y clases sociales, tienen una lucha que las une.»  por Gerardo Aranguren Fuente: 

Leer también >>  Una biografía sugiere que Gandhi era bisexual

 Diario Tiempo Argentino 23/10/2012

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú