Lanzan una estampilla con su imagen

El inolvidable cantante fue elegido por ser uno de los artistas latinos que impusieron su estilo en Hollywood.

Cuando todavía no se manejaba el concepto de música globalizada, Carlos Gardel viajó a los Estados Unidos para conquistar al público internacional con sus encantos. Para conmemorar al mayor exponente del tango, el Servicio de Correo de ese país editó una estampilla con su imagen.

La presentación de “Forever Stamps” se cumplió ayer, show mediante, en la ciudad de Austin, Texas. El sello forma parte de la selección “Forever”, que siempre mantiene su valor monetario.

Como la intención fue evocar a los músicos latinos que impusieron su estilo en Hollywood, además de al Zorzal Criollo, la serie de cinco timbres honra a Celia Cruz, Selena, Tito Puente y Carmen Miranda.

Los sellos, ya están disponibles en todos los servicios postales de los Estados Unidos (USPS).“Estas coloridas imágenes de nuestras leyendas musicales latinas viajarán en cartas y paquetes por toda América” dijo Marie Therese Domínguez, vicepresidenta del USPS.

Sobre el estrellato del Morocho del Abasto, Walter Piazza, secretario fundador de La Academia Nacional del Tango, explica que “tras la muerte de Rodolfo Valentino, en Hollywood estaban buscando una insignia representativa del mercado hispano. Y ese fue Gardel, un artista integral que se preparó para ser una gran figura. De joven era una persona obesa que, con su metro setenta, llegó a pesar 118 kilos y a los 45 años, cuando se consagró definitivamente en el exterior, pesaba 70 kilos. El siempre tuvo en claro cuál era la meta, por eso perfeccionó su dentadura y con su expresión, fue moldeando un género que terminó cautivando al mundo”.

Leer también >>  Una esquina que recuperó su brillo

El primer filme de Gardel en el extranjero fue con la filial que la Paramount tenía en Joinville, Francia. Se llamó Las Luces de Buenos Aires (1931) y contaba con la participación de la orquesta de Julio De Caro.

Con el reconocimiento llegaron nuevas películas y la exigencia de que Le Pera se hiciera cargo de los libretos y se buscaran figuras prestigiosas para secundar al cantor.

Pese a los moderados presupuestos de la productora, los títulos de Gardel alcanzaron un éxito que superó las expectativas de los productores norteamericanos y el personaje comenzó a ascender en el mercado de habla hispana.

Por eso, cuando la Paramount suspendió los rodajes en Joinville, decidió que el músico viaje a la sede central en Nueva York, para extender su carrera cinematográfica.

La primer realización en esa ciudad fue Cuesta Abajo (1934) y se la considera la mejor película hablada en castellano de la época producida por un estudio hollywoodense.

La meteórica carrera de Gardel se interrumpió en 1935, cuando en plan de promocionar sus filmes, perdió su vida en un accidente aéreo en Medellín, el 24 de junio de 1935. Y con él falleció Le Pera y toda su compañía musical.

por Marcelo Belucci

 

Fuente: 

Diario Clarín 17/3/2011

4.5
919
Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú