La vida ya se organizaba entonces formalmente

Excavaciones realizadas en Israel muestran que los humanos de la Edad de Piedra organizaban su espacio para dar cabida a diferentes actividades.

Unas excavaciones llevadas a cabo hace poco en Israel parecen indicar que nuestros antepasados de la Edad de Piedra empezaron a una etapa sorprendentemente temprana a organizar sus espacios de vida al aire libre en grupos separados y dedicados a actividades diferentes.
Una de las áreas servía principalmente para preparar y consumir alimentos y otra, a más de 8 metros de distancia, se dedicaba la mayor parte a la fabricación de herramientas de piedra.
Los arqueólogos que reportaron recientemente los hallazgos en la publicación Science afirmaron que la existencia de áreas diferenciadas para actividades distintas indicaba “una conceptualización formal de un espacio de vida, algo a menudo considerado como el reflejo de una cognición sofisticada”.
Y agregaron que fue sorprendente la evidencia encontrada de ls anterior en un campamento que fue ocupado aproximadamente hace 790 mil años.
Anteriormente se consideraba que estos patrones de vida y trabajo sólo se asociaban con el Homo Sapiens moderno, es decir que constituían un comportamiento surgido en los últimos 200 mil años.
En el reporte que publicaron Nira Alperson-Alfil y sus colegas señalaron: “el uso moderno de espacio requiere organización social y comunicación entre los miembros de un grupo, por lo que pensamos que involucraba consideraciones de parentesco, género, estatus y destreza”.
Alperson-Afil, arqueóloga de la Universidad Hebrea de Jerusalén, así como investigadores alemanes, israelíes y estadounidenses, analizaron los vestigios encontrados en Gesher Benot Ya’aqov, en el norte del valle del río Jordán, donde ancestros humanos habían vivido en la ribera de un antiguo lago.
Niveles superpuestos de artefactos indicaban que el sitio fue ocupado a lo largo de 100 mil años.
Excavaciones encabezadas por Naama Goren-Inbar, también de la Universidad Hebrea, ya habían revelado evidencia, reportada hace un año, de que los ocupantes del sitio tenían la habilidad de generar y controlar el fuego. De ser así, se trataría de la primera instancia confirmada de dominio del fuego.
Se desconoce la identidad de los ocupantes de la Gesher Benot Ya’aqov; no se ha hallado en el sitio ningún vestigio de sus esqueletos.
El equipo de Alperson-Afil reportó que los ocupantes “elaboraban con destreza herramientas de piedra, sacrificaban y explotaban de forma sistemática a animales, recolectaban alimentos vegetales y controlaban el fuego”. Pedernales, maderas y demás materias orgánicas quemadas demostraron la presencia de fogatas en hogares ubicados en sitios específicos.
Dos coautores, Goren-Inbar y Gonen Sharon, explicaron por correo electrónico que si éstos hubieran resultado de incendios naturales, “esperaríamos que su distribución fuera similar a la distribución general de artefactos de piedra y otros materiales, y no que aparecieran agrupados como es el caso”.
Goren-Inbar y Sharon agregaron, “el hecho de identificar áreas de actividad y definir algunas de las actividades realizadas allí constituye un avance en sí”.
 

Leer también >>  Hallaron dos mil documentos históricos en el sótano de la Sade

Fuente: 

Diario The New York Times – Ciencia & Tecnología 2/1/2010

La vida ya se organizaba entonces formalmente
5 (100%) 723 voto[s]

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú