La vida de lujo en el Titanic, contada por un pasajero

Subastan carta de un pasajero, que relata la vida en el transatlántico. El autor la envió el primer día del viaje. Sobrevivió a la tragedia.

Una carta que ofrece un mayor conocimiento sobre la acomodada vida que llevaban los pasajeros de la primera clase del Titanic se rematará en una casa de subastas británica. Fue escrita por el perfumista Adolphe Saafeld a su «mujercita», como la llama, y describe los suculentos almuerzos, las largas cenas, los buenos cigarros y los paseos que se daban a bordo del transatlántico.

El Titanic, cuando zarpó de Gran Bretaña

La carta está fechada el 10 de abril de 1912, primer día del viaje, y puede leerse: «Querida mujercita, gracias por tu telegrama…El tiempo es bueno, despejado. Hasta ahora el barco ni se mueve y navega de forma muy serena. No es lindo viajar solo y dejarte. Creo que la próxima vez vas a tener que acompañarme (…) Tengo mucho apetito para el almuerzo. Hay sopa, fillet de pescado, chuletas con coliflor y papas fritas, queso roquefort y (el trago) Apple Manhattan, todo regado con grande jarras de cerveza helada Spaten. Como podrás ver, no la estoy pasando nada mal». Luego continúa: «Hice un largo paseo y dormí luego una hora hasta las cinco en punto. A la tarde hay una orquesta que toca mientras se sirve el té. Todo lo que uno come es gratis».

Saafeld contó también en su carta la forma cómo el Titanic, casi choca con otro transatlántico. «Debido a nuestro pequeño inconveniente en Southampton todos nos atrasamos una hora y cenamos a las 19.30 en lugar de a las 19 en punto, como siempre. Ocupé una mesa para dos, yo solo. Disfruté de una muy buena cena y me fumé dos cigarros en la sala para fumadores. Ahora me voy a dormir porque estoy cansado. Al margen de una ligera vibración, uno ni se da cuenta que está en alta mar. Un beso para tí y cariños a todos de tu amado esposo, Adolphe».

Leer también >>  La reina Isabel, a gusto con la película sobre su padre tartamudo

Esta carta de tres hojas está escrita en el papel con el logo del Titanic y fue despachada en el puerto de Irlanda con destino a su esposa Gertrude, en Manchester. Se rematará el 17 de abril en la casa Henry Aldridge & Son.

Andrew Aldridge, de la casa de remates, comentó: «Hemos visto otras cartas y postales enviadas desde el Titanic, pero ésta es la mejor por su contenido. La carta de Saafeld tiene muchos detalles sobre la vida a bordo de un pasajero de primera clase y ofrece al lector impresiones personales sobre el barco».

Cuando el Titanic chocó con un iceberg en el Atlántico Norte la noche del 14 de abril de 1912, murieron más de 1.500 personas. Saafeld, que tenía 47 años por entonces, se encontraba en la sala de fumadores y pudo subir al bote salvavidas número tres. Regresó a Inglaterra y murió en 1926.

TRADUCCION: Silvia S. Simonetti

 

 

Fuente: 

Diario Clarín 2/4/2010

Informacion Adicional: 

Quién era Adolpe Saafeld:

Parte de las ampollas con los perfumes

Era un perfumista de Manchester, Gran Bretaña. A los 47 años, abordó el Titanic como pasajero de primera clase. Llevó consigo un bolso de cuero con muestras de perfumes. En la época del Titanic, el mercado americano de perfume estaba en plena expansión.
Planeaba vender los perfumes en las boutiques de moda y en negocios de Nueva York y de otras ciudades importantes. Adolphe Saalfeld sobrevivió al hundimiento, pero dejó las muestras en el buque. De las 65 ampollas que había empacado, 62 fueron rescatadas.
 

Fuente: Museo de Ciencia e Industria de Chicago

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú