La muerte de Kubitschek no fue un atentado

El informe divulgado ayer descartó la hipótesis de que el accidente que causó la muerte del ex presidente Juscelino Kubitschek en agosto de 1976 haya sido en realidad un atentado. Había sido un opositor de la dictadura.

La Comisión Nacional de la Verdad (CNV), creada en 2012 por la presidenta Dilma Rousseff para investigar los crímenes y violaciones a los Derechos Humanos de la dictadura militar que gobernó Brasil entre 1964 y 1985, presentó un informe apoyado en el trabajo de 20 peritos que descarta la hipótesis de asesinato del ex presidente Juscelino Kubitschek (1956-61). El informe divulgado ayer descartó la hipótesis de que el accidente que causó la muerte del ex presidente Juscelino Kubitschek haya sido en realidad un atentado.

Después de dos años de investigaciones realizadas sobre el tema confirmaron que “el ex presidente Juscelino Kubitschek de Oliveira y (su chofer) Feraldo Ribeiro murieron a raíz de un accidente de tránsito”.

Kubitschek murió el 22 de agosto de 1976, cuando viajaba por una carretera cercana al municipio de Resende, en Río de Janeiro. La investigación concluye que no hubo ningún disparo y que la trayectoria del vehículo en el que viajaba el ex presidente, que se estrelló contra un camión tras chocar con un autobús en la carretera que conecta San Pablo con Río de Janeiro, indica claramente que fue un accidente. “No hay en los documentos, fallos forenses y fotos analizados ningún elemento material que pudiera siquiera sugerir que el ex presidente Juscelino Kubitschek de Oliveira y Geraldo Ribeiro hayan sido asesinados”, agrega el informe divulgado este martes en Brasilia.

Leer también >>  Alberti y León, los inmigrantes

Juscelino Kubitschek de Oliveira, conocido por sus iniciales JK, fue un médico y político brasileño que se desempeñó en los cargos de alcalde de Belo Horizonte (1940-1945), gobernador de Minas Gerais (1951-1955) y en numerosas ocasiones ejerció cargos legislativos, llegando a ejercer la presidencia de Brasil entre 1956 y 1961. El proyecto más reconocido de su gestión fue la construcción de la nueva capital, Brasilia (con el objetivo de poblar el interior del país), que fue merecedora de diversas críticas. La inauguración de Brasilia mostró al mundo el potencial que tenía Brasil. Su mandato también es destacado por la legalidad y paz política que alcanzó durante su gestión, cuando Brasil venía de un difícil marco político. En cuanto a política exterior, buscó un acercamiento con los Estados Unidos.

Kubitschek era considerado opositor a la dictadura. Apenas ocurrido el golpe, el régimen lo despojó de su condición de senador y le suspendió sus derechos políticos. En 1966 intentó organizar un frente para reinstaurar la democracia en el país con el depuesto ex presidente João Goulart (1961-1964).

Las sospechas de un atentado también han sido investigadas por una Comisión de la Verdad paralela creada en la Cámara Municipal de San Paulo, que, a diferencia de la CNV, concluyó que Kubitschek había sido asesinado por una conspiración coordinada por el entonces presidente brasileño, el general João Figueiredo. “Juscelino Kubitschek no perdió la vida en un simple accidente de tránsito, tal como alegaron las autoridades del período militar con base en peritajes hechos en 1976 y en otros que se hicieron después”, expresó en marzo el presidente de la Comisión de la Verdad de San Pablo, concejal Gilberto Natalini, del Partido Verde. “JK fue víctima de una conspiración, complot y atentado político. Ahora queremos que las autoridades federales proclamen oficialmente el asesinato de JK, para que podamos alterar de una vez por todas esa página vergonzosa de nuestra historia”, agregó.

Leer también >>  Acusan a militares brasileños por la muerte de un diputado

Las dudas en torno del accidente que causó la muerte a Kubitschek se acentuaron en diciembre de 1976, cuando el ex presidente brasileño João Goulart –derrocado por el golpe militar de 1964– falleció en su exilio en Argentina, oficialmente a raíz de un ataque cardíaco. La CNV hizo exhumar los restos mortales de Goulart y los envió a distintos laboratorios para averiguar si había sido envenenado.

Fuente: 

Diario Página/12 23/4/2014

La muerte de Kubitschek no fue un atentado
5 (100%) 340 voto[s]

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú