La historia de Hanns Alexander, el judío cazador de nazis

Historia notable de un refugiado judío responsable de localizar al comandante de Auschwitz que masacró a más de 3 millones de personas.

Un refugiado judío de origen alemán, que sirvió en el ejército británico durante la Segunda Guerra Mundial, se ha hecho conocido por investigadores históricos como uno de los principales responsables de la captura de uno de los peores criminales nazis del Holocausto. A lo largo de su vida, en Gran Bretaña, Hanns Alexander nunca habló de su participación en la lucha por la caza del comandante de Auschwitz Rudolph Höss, y la verdad no se dio a conocer hasta después de su muerte. En 1946 jugó un papel fundamental en llevar ante la justicia a Höss, el hombre responsable de la muerte de millones de judíos, hombres, mujeres y niños. Rudolph Höss estaba a cargo, no sólo del más mortífero campo de concentración del Holocausto, también fue el cerebro detrás del uso de «Zyklon B» para cometer asesinatos en masa de judíos, principalmente, de los prisioneros. La historia de Alexander fue descubierta por su sobrino nieto en el funeral del héroe de la guerra en 2006. Durante su entierro, sobrinos de Hanns Alexander hablaron de su pasado como cazador de nazis y el historiador Thomas Harding, cuya abuela era hermana del señor Alexander, comenzó a investigar su pasado. Hanns Alexander huyó de Alemania poco antes de “La noche de los cristales rotos”. Luego de que Hanns de 22 años de edad, y su hermano gemelo Paul se sumaron como voluntarios para el ejército británico y fueron designados al los “Auxiliar Pioneer Corps”, una unidad de los refugiados que querían luchar contra los nazis y tras haber participado de en el desembarco del Día D en Normandía Hanns Alexander fue elegido para formar parte de un equipo de 12 soldados con la tarea de búsqueda de los criminales de guerra nazis. Hanns realizó de intérprete en el centro de los interrogatorios y descubrió el papel de Rudolph Höss en el Holocausto. El soldado comenzó la búsqueda de Höss, a sabiendas de que el ex comandante de Auschwitz había sido clave para el funcionamiento de las atrocidades nazis cometidas contra su pueblo. Tras la caída de Auschwitz, Höss y su familia habían huido hacia la frontera danesa. Habiendo logrado interceptar una carta de su esposa dónde demostrando que sabía donde su marido estaba escondido, había sido llevada a un interrogatorio. Hanns llegaron el 7 de marzo de 1946 y comienza a interrogar a la Sra. Höss. Hanns y miembros de su equipo trajeron al hijo mayor de Höss y amenazan con deportarlo a Siberia. Diez minutos más tarde, la esposa delató la ubicación y el nuevo alias de su marido, que vivía en una granja bajo el nombre de Franz Lang. Rudolf Höss fue detenido el 11 de marzo de 1946.  Hanns Alexander y sus hombres lo sacaron de su escondite y lo golpearon hasta que dijo su verdadera identidad. Höss fue juzgado en Nuremberg y posteriormente fue entregado a las autoridades polacas el 25 de mayo de 1946, donde en juicio fue acusado de asesinar a tres millones de personas. Höss fue condenado a muerte el 2 de abril de 1947 y fue ahorcado al  costado del crematorio del antiguo campo de concentración de Auschwitz I, el 16 de abril. El Capitán Hanns Alexander nunca regresó a Alemania, y murió en Londres en 2006, 89 años de edad. Fuente: 

Leer también >>  El retrato de Shakespeare podría no ser del todo cierto

Noticias Terra 19/8/2013

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú