La heroica historia del primer espía doble de Churchill

Arthur Owens tiene motivos para haber sido repudiado durante décadas. Padre de la actriz de Hollywood Patricia Owens, nacionalista galés, traidor a la causa de la Gran Bretaña y, lo peor de todo, espía a las órdenes de Hitler. Las dos primeras etiquetas son ciertas. La última solo a medias. Ahora, un libro demuestra que no fue traidor a los aliados, sino todo lo contrario.

Historias de espías en la Segunda Guerra Mundial. De agentes, con gabardina o sin ella, que pasan información crucial al enemigo, cuándo atacará, dónde tiene su arsenal, cuál es su refugio. Traidores a una causa o a dos a la vez que han dado pie a novelas de intriga, documentales de televisión y libros sorprendentes.

Arthur Owens es el protagonista de la última de estas investigaciones, con un matiz: gracias a lo que desvelan las páginas del libro, Gran Bretaña y el mundo entero pueden rendir el merecido reconocimiento a este ingeniero galés que fue acusado de ser uno de los más eficaces espías de los nazis, y que finalmente ha resultado ser un espía doble que desempeñó un valioso papel para ayudar a los aliados a ganar la guerra.

El libro en cuestión, “Snow: The double life of a World War II spy”,  de Nigel West y Madoc Roberts, narra por primera vez la historia de “Snow”, el nombre en clave con el que se conocía a Arthur Owens, el más importante agente doble británico en los primeros años de la Segunda Guerra Mundial, según los autores.

Este nacionalista galés, ingeniero de profesión y proclive a declarar la guerra al Reino Unido desde dentro (en teoría, claro está), fue el padre de la actriz de Hollywood Patricia Owens, protagonista entre otras películas de “Sayonara”, con Marlon Brando. Reclutado por los servicios secretos británicos, el Mi5, con la apariencia del típico joven desnutrido y resentido de Cardiff, se convirtió en un poderoso agente doble, que desempeñó su papel bajo la apariencia del “antihéroe”, pero con una calculada eficiencia.

Leer también >>  Secuestro del general Aramburu

Traducir los códigos cifrados de los nazis
Basado en centenares de archivos secretos del Mi5 y, por primera vez, los testimonios de sus familiares, “Snow, la doble vida de un espía en la Segunda Guerra Mundial”  revela la auténtica historia, desconocida hasta la fecha, de un espía cuyos mensajes fueron cruciales para abrir la primera brecha en los códigos cifrados de los alemanes.

Según relata el diario londinense The Daily Telegraph, que ha publicado los primeros contenidos del libro, Owens, bajo su etiqueta de nacionalista galés con escasas simpatías por el Imperio británico, fue reclutado por los nazis durante un viaje de negocios que realizó a Bélgica en 1935.

Durante los prolegómenos de la guerra, Owens, a quien se le facilitó el nombre en clave de Johnny O’Brian, proporcionó a los nazis valiosas informaciones sobre los preparativos del Ejército británico. Pero sus actividades fueron descubiertas por el Mi5, que le “convencieron” (por las buenas o por las malas) para hacer un doble juego en las mismas barbas de Hitler y convertirse en el primer agente doble británico, según proclaman los autores de “Snow”.

De esta manera, Owens se convirtió en el miembro más importante de la Unidad XX del Mi5 entregando espías alemanes en las redes británicas, a los que, a su vez, se les daba la oportunidad de trabajar para Londres.

Relaciones con los espías nazis
De esta manera, con el caudal de testimonios que fue recopilando, el Ejército británico tuvo noticia de los detalles de los movimientos de las tropas alemanas y de las claves para desentrañar los códigos de comunicación alemanes. La labor de Owens fue tan arriesgada que Londres se vio obligado incluso a arrestarle en una prisión con otros espías alemanes y acusarle formalmente de traición. Incluso allí, entre rejas, fue capaz de ganarse la confianza de los agentes alemanes y seguir pasando información al Reino Unido.

Leer también >>  Durante la "Conquista del Desierto" del siglo XIX hubo apropiación de menores

Para la opinión pública, Owens quedó como un traidor. Vivió en el anonimato en Canadá y después en Irlanda, hasta que ahora, 65 años después, un libro rescata su historia.
 

 

Fuente: 

Diario La Razón 29/12/2011

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú