La Fuerza Aérea también

El ex miembro de la Junta Militar entre 1979 y 1981 y otros dos miembros de la Fuerza Aérea están involucrados en la desaparición de Patricia Roisinblit y José Manuel Pérez Rojo, quienes estuvieron secuestrados en la Regional de Inteligencia de Buenos Aires.

La Cámara Federal porteña confirmó el procesamiento con prisión preventiva para el ex jefe de la Fuerza Aérea Omar Domingo Rubens Graffigna y otros dos integrantes de esa fuerza por los secuestros de Patricia Roisinblit y José Manuel Pérez Rojo durante la última dictadura cívico-militar en la Regional de Inteligencia de Buenos Aires, que funcionó en la localidad bonaerense de Morón. Ella es la hija de la vicepresidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Rosa Roisinblit, y ambos son los padres de Mariana y Guillermo Rodolfo Pérez Roisinblit, quien fue arrebatado de su mamá y recuperó su identidad en 2000. Patricia y José Manuel permanecen desaparecidos y son, hasta el momento, las únicas víctimas de la última dictadura cuyo paso por la RIBA fue certificado. La sala I de la Cámara también confirmó el embargo por 75 mil pesos a Gra-ffigna, al ex jefe Luis Trillo y a Francisco Gómez, ex agente civil de Inteligencia de esa fuerza y apropiador de Guillermo, ordenado junto a las otras medidas por el juez federal Daniel Rafecas en junio de 2013. Durante la instrucción que sigue sobre las violaciones a los derechos humanos cometidas bajo la órbita del Primer Cuerpo del Ejército argentino durante la última dictadura, Rafecas se topó con la historia de Patricia y José Manuel, que sumó otro escenario de horror. A partir del secuestro del joven matrimonio, el Regimiento de Inteligencia de Morón, “la RIBA”, pasó a integrar el tramo de aquella megacausa conocido como la Subzona 16. La Mansión Seré, las comisarías de Haedo, Castelar y Morón y las bases aéreas de El Palomar, Moreno y Morón completan los centros que escondieron las atrocidades del terrorismo de Estado entre 1976 y 1983 bajo responsabilidad de la Fuerza Aérea. Al igual que el resto de los que tuvieron lugar en la jurisdicción del Primer Cuerpo, los crímenes sucedidos en la Subzona 16 se le atribuyen al genocida y máximo jefe de ese escalafón Guillermo Suárez Mason, que falleció en 2005 sin ser condenado, aunque estaba preso. No es el caso del secuestro del matrimonio Pérez-Roisinblit, que es el único, por ahora, que permite mantener bajo la mira de la Justicia a Graffigna, Trillo, ex jefe de la RIBA, y Gómez, quien ya cumplió su condena por la sustracción de la identidad de Guillermo y su apropiación durante más de dos décadas. “Por ser un espacio de Inteligencia de la Fuerza Aérea, lo que sucedió en la RIBA nos lleva directo a Gra-ffigna”, informó Rafecas. Hasta que no se unieron un par de cabos, no había destino conocido de víctimas de la última dictadura que atravesara esa oficina de Aeronáutica que funcionaba en Morón. Rafecas determinó que Patricia y José Manuel, secuestrados en octubre de 1978, habían estado allí detenidos clandestinamente a partir de dos líneas de datos: las declaraciones de un grupo de mujeres que salieron con vida de la Escuela de Mecánica de la Armada y el testimonio de Guillermo Pérez Roisinblit, el joven apropiado y restituido. Las sobrevivientes Miriam Lewin, Amalia Larralde, Sara Osatinsky y Noemí Actis vieron a Patricia en la ESMA. Allí, algunas de ellas asistieron el nacimiento de Guillermo –la hija de Roisinblit fue trasladada a ese gran infierno para el parto–, otras la ayudaron durante los primeros días de vida del entonces bebé. Todas escucharon la descripción que Patricia les realizó del sitio de donde venía, que también allí estaba su marido, José Manuel: el lugar tenía un sótano. Tiempo después, ese bebé convertido en hombre sumó más datos: cuando su apropiador le confirmó aquello que le habían revelado los análisis genéticos realizados con la muestra de sangre que el joven había dejado en Abuelas de Plaza de Mayo, en abril de 2000, le precisó que su mamá había estado detenida en el Regimiento de Inteligencia de Buenos Aires, en Morón. Rafecas ordenó un reconocimiento del lugar al que asistieron familiares querellantes y en el que se confirmó la descripción de Patricia reflejada en los testimonios de las sobrevivientes de la ESMA. Los pasos siguientes fueron las detenciones de Graffigna, de Trillo y de Gómez, que en junio de 2013 fueron procesados. Brigadier retirado de la Fuerza Aérea, la fuerza militar con menos integrantes condenados por las violaciones a los derechos humanos cometidas durante el terrorismo de Estado. Graffigna integró la Junta Militar que manejó al país entre 1979 y 1981. Resultó absuelto en el Juicio a la Juntas desarrollado en 1985 y recién la Justicia argentina lo detectó hace poco más de un año. Poco antes, en 2007, había integrado la lista de represores condenados por la justicia de España, con representación en el entonces juez de la Asamblea Nacional Baltasar Garzón, por genocidio, terrorismo y torturas. por Ailín Bullentini Fuente: 

Leer también >>  Una pareja de ladrones que se amaron con el alma

Diario Página/12 3/6/2014

La Fuerza Aérea también
4 (80%) 466 votos

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú