La confitería del viejo Zoológico del Sud reabrió luego de 74 años

El acto contó con la presencia de dos ministros del macrismo y el subsecretario de Transporte de la Ciudad. Será un showroom del Distrito Tecnológico y estación de bicicletas. Los vecinos proponen que funcione como centro cultural.

En la tarde de ayer se inauguró el salón de usos múltiples de Parque de los Patricios en la remodelación del antiguo edificio que sirvió como confitería del viejo Zoológico del Sud, cerrado y olvidado desde 1938. Las gestiones para revitalizar ese emblemático espacio porteño (ubicado detrás de la también entrañable calesita del parque) fueron iniciadas tiempo atrás por un grupo de vecinos encabezados por el Foro de Memoria de Parque Patricios, presidido por el carismático Manuel Vila. Los vecinos impulsan la creación en el lugar del centro cultural Clemente Onelli, director del zoo en la primera década del siglo XX e impulsor del tono clasicista del espacio. Uno de los ejemplos, el salón inaugurado es una réplica en escala del Templo de la Fortuna Viril, un edificio romano del siglo I a.C. En la inauguración del predio, estuvieron Francisco Cabrera, ministro de Desarrollo Económico porteño, Daniel Chain, ministro de Desarrollo Urbano y Guillermo Dietrich,Viejas instalaciones del Zoológico del Sud – Fotografía Parque Patricios
Blog
 subsecretario de Transporte. «La recuperación de este predio es un ejemplo más de cuán comprometidos estamos con los vecinos del Distrito Tecnológico», dijo Cabrera. El edificio, según el GCBA, «será destinado principalmente al desarrollo de actividades de capacitación y formación en Tecnologías de la Información y las Comunicaciones; de actividades de índole cultural y social vinculadas a la comunidad del barrio; a la realización de exposiciones y presentaciones realizadas por empresas, cuyo rubro se refiera a las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones y cualquier otra actividad que la Administración y el Consejo Consultivo crean conveniente. De ahí deviene la sospecha de muchos vecinos: al macrismo sólo le interesa construir un showroom de las empresas tecnológicas. Quizás por eso llamó la atención el hecho de que –de manera sorpresiva– el GCBA metiera en el espacio una nueva estación de bicicletas de su programa de transporte sustentable. De esta manera, la ex confitería del Zoológico del Sur será un espacio compartido por los ciclistas, las empresas tecnológicas, las organizaciones culturales del barrio y los vecinos, que, según los coordinadores locales, podrán realizar cualquier tipo de evento que no sea con fines de lucro. Cabrera adelantó también que «dos universidades ya están en tratativas para incorporarse al proyecto», aunque, ante la pregunta del periodista barrial Reinaldo Acevedo, Cabrera declinó dar precisiones sobre los nombres de esas universidades. Según supo Tiempo Argentino, el lugar tendrá una administración tripartita: un representante del Centro de Atención al Inversor (dependiente de Desarrollo Económico), otro del consorcio de empresas del distrito tecnológico y un representante de organizaciones vecinales. El macrismo asegura que el proyecto demandó una inversión de $ 2,9 millones para la puesta en valor del sector y el mejoramiento del espacio paisajístico. « Onelli, en la memoria popular El Proyecto Cultural Clemente Onelli, constituido por 62 grupos culturales del barrio, que incluyen conjuntos musicales y de baile, artistas plásticos y teatrales, museos, centros culturales y escuelas, toma el nombre del científico, geógrafo y conservacionista nacido en Italia que desarrolló casi toda su carrera en Argentina. Fue secretario general de la Comisión de Límites junto al perito Moreno. Pero la tarea que lo haría famoso sería su gestión al frente del Jardín Zoológico de la Ciudad de Buenos Aires, donde remplazó al célebre Eduardo Ladislao Holmberg. En 1907, casi una década después de hacerse cargo del Zoo de Palermo, el presidente Julio Argentino Roca le encomienda la creación del otro zoológico, el del Sud, que tendrá al menos dos décadas de esplendor. El sitio es <http://www.culturalonelli.com.ar>. por Roly Villani  Fuente: 

Leer también >>  Chevrolet cumple 100 años

 Diario Tiempo Argentino 30/9/2012

Informacion Adicional: 

 Los restos del Zoológico del Sud

La pequeña semblanza publicada en el portal educativo del Estado argentino Educ.ar sobre este naturalista, director del Jardín Zoológico de Buenos Aires, omite que impulsó la creación del Zoológico del Sud, en Parque Patricios. Dice la publicación «Mi Revista» (año 2, número 16, 1996), citada en el sitio Patriciospq.com.ar «(…) durante la presidencia de Roca se lo convoca para que asuma la Dirección de jardines zoológicos de Buenos Aires. Ahí es donde Onelli se destaca y ocupa un importante lugar en la historia de nuestra ciudad. En ese momento el intendente de Buenos Aires Marcelo T de Alvear «mira al sur de la ciudad» y le pide a Onelli que dentro de lo posible con el menor presupuesto que se pudiera elaborar se creara un lugar de exposiciones zoológicas, esto fue el 26 de agosto de 1907 y el 22 de septiembre del mismo año se habilitaba el primer sector en el predio destinado. Así el Zoológico del Sud comenzaba a funcionar.» Ariel Lomba escribió en Nuevociclo.com.ar que a la muerte de su fundador este Zoo fue decayendo hasta desaparecer en 1939: «Nuestra imaginación se detiene ahora en una multitud de personas que forman fila para tomar leche de cabra fresca, originada en la “cabrería municipal”, inaugurada en 1907 dentro del perímetro ocupado por el reciente instituido Jardín Zoológico del Sur, magnifica obra llevada adelante por Clemente Onelli, finalizada en 1915 y que luego, la muerte de su fundador y los cambios políticos, llevaron finalmente al abandono, desapareciendo totalmente en 1939 para dar origen al Centro de Deportes y Recreación, hoy Polideportivo Parque Patricios». La guía turística Leticia, que suele venir al barrio con sus visitas culturales, escribió en su sitio Más allá tour:»En 1914 se inauguró oficialmente el nuevo paseo. Al principio fue un éxito, pero no tuvo suerte. Onelli sostenía la necesidad de cobrar lo mínimo, unas monedas. Para él, el punto no era el resultado económico sino la valoración. Al depender exclusivamente del presupuesto público quedó sujeto a los vaivenes de las partidas que se recortaban. En 1924 Onelli falleció, así poco a poco la decadencia se llevó al Zoológico cerrando definitivamente en 1938. Las estatuas desaparecieron, La Loba Capitolina se fue al Parque Lezama, el Palomar Romano que ya solo albergaba avestruces, desapareció». Fuente: Parque Patricios Blog 24/7/2006

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú