La Ciudad decidió llevar la estatua de Colón a la Costanera Norte

Desde la Ciudad ya lo dan por hecho: el monumento a Cristóbal Colón será trasladado frente al Aeroparque Metropolitano y de cara al Río de la Plata. En un espacio verde ganado a las aguas y que se mete más de 160 metros desde la costa, volverían a montar el grupo escultórico que durante 93 años permaneció detrás de la Casa Rosada, sobre la plaza homónima.

Para darle cierta validez institucional, buscarán que la Legislatura vote una ley para modificar su emplazamiento. Se trata de una ley de doble lectura, con audiencia pública no vinculante, puesto que modificaría la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires y el Código de Planeamiento porteño. Fuentes legislativas consultadas por Clarín, consideraron que se trataría “de un trámite”, ya que la ley sería votada por los bloques mayoritarios a pleno: el del PRO y el del Frente para la Victoria. De esta manera superaría con creces los 31 votos necesarios. Para las entidades italianas se trata de una situación compleja. Aún las que se manifiestan a favor del traslado, lo hacen porque temen que nunca más lo rearmen: “Nos parece bien que, como un símbolo, quede de cara al río. Pero no estamos convencidos de que esa zona de Aeroparque sea una buena opción. Queda muy aislado”, objetó Dario Signorini, de Federación de Instituciones Italianas (Fediba). Desde la asociación impulsaban la mudanza a la plaza Rubén Darío, en Recoleta. Descartada esta ubicación, la Ciudad impulsó el traslado a la intersección de las avenidas Martín García, Paseo Colón y Almirante Brown, en el límite de los barrios de San Telmo y La Boca. Esta propuesta fue rechazada por toda la comunidad italiana. Sin embargo desde el Gobierno porteño desdramatizaron la situación: “Lo más importante es que el monumento no se vaya de Buenos Aires. La ubicación la define la Ciudad. En tanto los estudios del suelo arrojen un resultado positivo, será trasladado frente al Aeroparque”, dijeron, de manera tajante. La Administración Nacional de Aviación Civil habría autorizado su mudanza. Tallado en mármol de Carrara, el grupo escultórico pesa 600 toneladas y tiene 21 metros de alto. “Hay muchas contradicciones en torno a Colón, porque la Legislatura votó el año pasado una ley (promovida por el PRO) para consolidar el valor patrimonial del corredor de Paseo Colón, lo que buscaba proteger al monumento. ¿En qué quedó esa ley?”, se preguntó Gustavo Desplats, secretario parlamentario de bloque Verde Alameda. De allí impulsan una ley para recuperar la plaza y que pueda ser usada por los vecinos. Desde 2002 permanece cerrada. “Estan violando un pronunciamiento judicial que impidió su traslado, incluso parcial”, dijo Horacio Savoia, del Círculo Italiano. También se mostró consternado por la apertura de un cofre, ubicado en la cripta, que contenía dos films, diarios, monedas y otros objetos de la época. Los films serían trasladados al INCAA, para que allí se estudie su contenido. A fines de marzo los jefes de Gabinete de ambos gobiernos –Jorge Capitanich, por Nación, y Horacio Rodríguez Larreta, por la Ciudad– firmaron un acuerdo en torno al futuro de Colón: definieron que permanecerá en Buenos Aires y que el costo del traslado y la obra de ingeniería para volver a ensamblarlo, serán costeados por el Poder Ejecutivo Nacional. Actualmente el conjunto escultórico se haya desmembrado y sus piezas repartidas sobre la plaza Colón. Fue inaugurado en 1921 y en su lugar la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner ordenó colocar una escultura en homenaje a la heroína Juana de Azurduy. por Silvia Gómez Fuente: 

Leer también >>  El Espía Juan Domingo Perón, 2ª parte

Diario Clarín 12/4/2014

Por favor, apóyanos compartiendo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Cerrar menú